Artículos destacados
  • Eterno Presidente Kim Il Sung

    Biografía Presidente Kim Il Sung

  • Querido Dirigente Kim Jong Il

    Biografía del Querido Dirigente Kim Jong Il

  • Estimado Mariscal Kim Jong Un

    Biografía del Estimado Mariscal Kim Jong Un

  • Contenido

    martes, 20 de septiembre de 2016



    Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea y del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, dirigió en el Campo de Lanzamiento de Satélites Sohae la prueba en el terreno de la expulsión del motor de gran capacidad de nuevo tipo para cohete transportador de satélite estacionario.

    Este monomotor, desarrollado nuevamente, tiene capacidad de expulsión de 80tf.

    La presente prueba se realizó bajo el objeto de confirmar definitivamente la característica de combustión de la cámara de combustión del motor, la exactitud de funcionamiento de diferentes válvulas y sistemas de control y la confiabilidad de la estructura durante el tiempo de operación de 200 segundos.

    El Presidente dio la orden de comenzar la prueba.

    Al momento, fue echada la gran llama de fuego desde el motor de gran capacidad dando ruidos ensordecedores.

    A través de esta prueba, fue comprobado completamente el hecho de que la fuerza propulsora y otros índices técnicos del motor llegaron exactamente a los valores previstos y que los valores propios de todos los sistemas se mantienen con estabilidad durante toda la operación.

    Gracias a la perfección del motor de gran capacidad, se prepararon las garantías científico-técnicas para desarrollar seguramente el cohete transportador de satélite estacionario en el período del plan quinquenal estatal para el desarrollo espacial y el país llegó a poseer la suficiente capacidad transportadora capaz de lanzar en el nivel mundial el satélite de observación de la Tierra y otros con diversos fines.

    Mostrando gran satisfacción por los resultados de la prueba, el Presidente evaluó altamente las proezas de los funcionarios, científicos y técnicos de la Administración Nacional de Desarrollo Espacial (ANDE) quienes materializaron cabal y magníficamente en un corto plazo las tareas dadas por el partido.

    Las ciencias y técnicas cósmicas y la industria espacial devienen la pauta importante para la evaluación del poderío estatal, puntualizó y refirió a la necesidad de abrir más vigorosamente el ancho camino para la conquista espacial, dando acicate a las labores de desarrollo espacial para cumplir el plan quinquenal arriba citado.

    Acotando que el desarrollo y el uso del cosmos constituyen la orientación importante del partido y las importantes labores estatales, señaló que la ANDE debe realizar el desarrollo cósmico dando primordial atención al desarrollo de satélites artificiales y producir y lanzar con fuerzas y técnicas propias muchos satélites de diferentes usos, convirtiendo así el país en unos años cercanos en el poseedor de satélite estacionario.

    Gracias a la materialización de la línea del partido de dar importancia a las ciencias y técnicas, se registran sin parar, aun en las difíciles situaciones económicas del país, los éxitos milagrosos y sorprendentes al mundo en el sector de la tecnología espacial y otros dominios de ciencias y técnicas de punta, recordó.

    Agregó la necesidad de acelerar los preparativos de lanzamiento de satélite a base de los resultados logrados en la presente prueba para darle la noticia de mayor victoria a nuestro pueblo que vive y lucha confiando y siguiendo invariablemente al partido pese a las dificultades económicas creadas debido a las viles maquinaciones de sanción y aplastamiento de los enemigos. 

    Fuente: KCNA

    Kim Jong Un dirige prueba en terreno de expulsión de motor para cohete transportador de satélite



    Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea y del Comité de Estado de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea, dirigió en el Campo de Lanzamiento de Satélites Sohae la prueba en el terreno de la expulsión del motor de gran capacidad de nuevo tipo para cohete transportador de satélite estacionario.

    Este monomotor, desarrollado nuevamente, tiene capacidad de expulsión de 80tf.

    La presente prueba se realizó bajo el objeto de confirmar definitivamente la característica de combustión de la cámara de combustión del motor, la exactitud de funcionamiento de diferentes válvulas y sistemas de control y la confiabilidad de la estructura durante el tiempo de operación de 200 segundos.

    El Presidente dio la orden de comenzar la prueba.

    Al momento, fue echada la gran llama de fuego desde el motor de gran capacidad dando ruidos ensordecedores.

    A través de esta prueba, fue comprobado completamente el hecho de que la fuerza propulsora y otros índices técnicos del motor llegaron exactamente a los valores previstos y que los valores propios de todos los sistemas se mantienen con estabilidad durante toda la operación.

    Gracias a la perfección del motor de gran capacidad, se prepararon las garantías científico-técnicas para desarrollar seguramente el cohete transportador de satélite estacionario en el período del plan quinquenal estatal para el desarrollo espacial y el país llegó a poseer la suficiente capacidad transportadora capaz de lanzar en el nivel mundial el satélite de observación de la Tierra y otros con diversos fines.

    Mostrando gran satisfacción por los resultados de la prueba, el Presidente evaluó altamente las proezas de los funcionarios, científicos y técnicos de la Administración Nacional de Desarrollo Espacial (ANDE) quienes materializaron cabal y magníficamente en un corto plazo las tareas dadas por el partido.

    Las ciencias y técnicas cósmicas y la industria espacial devienen la pauta importante para la evaluación del poderío estatal, puntualizó y refirió a la necesidad de abrir más vigorosamente el ancho camino para la conquista espacial, dando acicate a las labores de desarrollo espacial para cumplir el plan quinquenal arriba citado.

    Acotando que el desarrollo y el uso del cosmos constituyen la orientación importante del partido y las importantes labores estatales, señaló que la ANDE debe realizar el desarrollo cósmico dando primordial atención al desarrollo de satélites artificiales y producir y lanzar con fuerzas y técnicas propias muchos satélites de diferentes usos, convirtiendo así el país en unos años cercanos en el poseedor de satélite estacionario.

    Gracias a la materialización de la línea del partido de dar importancia a las ciencias y técnicas, se registran sin parar, aun en las difíciles situaciones económicas del país, los éxitos milagrosos y sorprendentes al mundo en el sector de la tecnología espacial y otros dominios de ciencias y técnicas de punta, recordó.

    Agregó la necesidad de acelerar los preparativos de lanzamiento de satélite a base de los resultados logrados en la presente prueba para darle la noticia de mayor victoria a nuestro pueblo que vive y lucha confiando y siguiendo invariablemente al partido pese a las dificultades económicas creadas debido a las viles maquinaciones de sanción y aplastamiento de los enemigos. 

    Fuente: KCNA

    Posted at 20:08:00 |  by Manuel Arismendi

    lunes, 19 de septiembre de 2016




       En Corea, concentran toda la fuerza en la recuperación de calamidades naturales de la zona septentrional de la provincia de Hamgyong del Norte en respuesta al llamamiento del CC del Partido del Trabajo de Corea.

       También los obreros de la rama de la industria metalúrgica hacen tesoneros esfuerzos para incrementar la producción de materiales de hierro y acero necesarios para eliminar las consecuencias de los daños. 

       Kim Yong Il, funcionario del Ministerio de Industria Metalúrgica dice:

       "Ahora, nosotros, los funcionarios del ministerio nos incorporamos como un solo hombre a la ayuda a los damnificados con el amor fraternal. Por la inundación, sufrieron estragos las viviendas, edificios públicos y otros muchos objetos, y para eliminar sus consecuencias cuanto antes, se necesita ante todo mucha cantidad de materiales de hierro y acero. 
       Ya enviamos el 5 de septiembre a la zona damnificada ciento y decenas de toneladas de materiales de hierro y acero producidos en los Complejos Siderúrgico de Hwanghe y de Acero Chollima, y nos esmeramos en la operación y mando para asegurarselos mucho más."

        Los obreros del Complejo de Acero Chollima producen mucha cantidad de planchuela de acero al asegurar la laminación continua de lingote de acero y al mismo tiempo, manifiestan en alto los bellos rasgos colectivistas de ayuda mútua entre los relevos, de modo que cada día incrementan la producción 2, 5 veces como promedio diario.

        En el Complejo Siderúrgico de Hwanghe cortaron la hora de fundición e incrementaron más que antes la producción de hierro derretido por colada. También en el Complejo Siderúrgico Kim Chaek sito en la parte septentrional del país, registran innovaciones en la fabricación sobre la base del éxito de la originalidad y modernización de los procesos productivos. Tales esfuerzos se realizan también en las unidades de producción de minerales de hierro. 

       Gracias a la ferviente pasión de los mencionados obreros que hacen todo lo posible para producir aunque sea una tonelada más, los materiales de hierro y acero considerando como los suyos los dolores de los habitantes damnificados, se realizará sin duda alguna la decisión del PTC de eliminar lo más pronto posible las consecuencias de los graves estragos por la inundación.

    Reconstrucción por daños fluviales en la RPD de Corea




       En Corea, concentran toda la fuerza en la recuperación de calamidades naturales de la zona septentrional de la provincia de Hamgyong del Norte en respuesta al llamamiento del CC del Partido del Trabajo de Corea.

       También los obreros de la rama de la industria metalúrgica hacen tesoneros esfuerzos para incrementar la producción de materiales de hierro y acero necesarios para eliminar las consecuencias de los daños. 

       Kim Yong Il, funcionario del Ministerio de Industria Metalúrgica dice:

       "Ahora, nosotros, los funcionarios del ministerio nos incorporamos como un solo hombre a la ayuda a los damnificados con el amor fraternal. Por la inundación, sufrieron estragos las viviendas, edificios públicos y otros muchos objetos, y para eliminar sus consecuencias cuanto antes, se necesita ante todo mucha cantidad de materiales de hierro y acero. 
       Ya enviamos el 5 de septiembre a la zona damnificada ciento y decenas de toneladas de materiales de hierro y acero producidos en los Complejos Siderúrgico de Hwanghe y de Acero Chollima, y nos esmeramos en la operación y mando para asegurarselos mucho más."

        Los obreros del Complejo de Acero Chollima producen mucha cantidad de planchuela de acero al asegurar la laminación continua de lingote de acero y al mismo tiempo, manifiestan en alto los bellos rasgos colectivistas de ayuda mútua entre los relevos, de modo que cada día incrementan la producción 2, 5 veces como promedio diario.

        En el Complejo Siderúrgico de Hwanghe cortaron la hora de fundición e incrementaron más que antes la producción de hierro derretido por colada. También en el Complejo Siderúrgico Kim Chaek sito en la parte septentrional del país, registran innovaciones en la fabricación sobre la base del éxito de la originalidad y modernización de los procesos productivos. Tales esfuerzos se realizan también en las unidades de producción de minerales de hierro. 

       Gracias a la ferviente pasión de los mencionados obreros que hacen todo lo posible para producir aunque sea una tonelada más, los materiales de hierro y acero considerando como los suyos los dolores de los habitantes damnificados, se realizará sin duda alguna la decisión del PTC de eliminar lo más pronto posible las consecuencias de los graves estragos por la inundación.

    Posted at 23:22:00 |  by Manuel Arismendi

    Día a día vemos con cierto grado de impotencia los atentados terroristas perpetrados por los grupos aliados al imperialismo, sionismo y especificamente, de los Estados Unidos de América en países como Siria, Irak, Libia o Afganistán. Grupos criminales como el ISIS (Daesh), frente Al Nusra o Al Qaeda desangran literalmente a la población civil de esos países, al tiempo que se han favorecido de las agresiones militares emprendidas por Washington para abrirle paso con el tiempo a los mismos que siguen con estas agresiones. No es coincidencia ni casualidad que Afganistán, Irak y Libia sufran con el fenómeno del terrorismo, habiendo sido objetivos de las bombas norteamericanas, las mismas que sus socios terroristas utilizan ahora contra Siria para intentar quedarse con ese país, a objeto de crear un régimen monárquico wahabita, al estilo saudita.

    Todo este dolor se ha evitado en la República Popular Democrática de Corea, gracias a una política responsable y coherente con la protección de la vida al recurrir al disuasivo nuclear defensivo, es decir, al programa atómico de Corea democrática, pese a que el imperialismo norteamericano y sus lamebotas lo tachan de supuesta “amenaza a la comunidad internacional”, en una suerte de mantra anodino que intenta arrastrar a otras naciones hacia aquellos sucios propósitos, logrando que más de algún gobierno lacayo caiga en esta bolsa de gatos, donde la única esperanza es estar en sintonía con quien les garantiza llegar al poder por la vía electorera con dólares norteamericanos y recibir el crédito en medios estadounidenses como una “nación modelo”. Ya de eso conocemos mucho en los medios comerciales.

    El arma nuclear que se ha utilizado contra los pueblos ha sido en Hiroshima y Nagasaki, donde miles fueron asesinados. La única nación que ha invadido, invade y puede invadir a otras es Estados Unidos. El único país que ha fomentado golpes de estado en todo el mundo ha sido Estados Unidos, la única nación que ha asesinado a millones de personas de las formas más atroces ha sido, y es, corresponde a Estados Unidos. Si hacemos un balance entre Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea, la historia se pone del lado del segundo, pero los medios corporativos y comerciales pintan lo blanco en negro.

    Al día de hoy, si la República Popular Democrática de Corea no hubiera iniciado su programa defensivo nuclear, ya estaría (por segunda vez) arrasada por las bombas norteamericanas, y sus autoridades habrían sido tan irresponsables como Saddam Hussein, Muammar Gadafi o como el régimen wahabita talibán de Afganistán. Exculpamos de esto el caso de Siria, donde no se pudo concretar un programa atómico, porque los recursos del que disponía el país árabe eran limitados. Por lo tanto, el disuasivo nuclear coreano ha funcionado perfectamente en la medida que el imperialismo lo ha pensado como para llevar adelante un ataque contra Corea. Pese a ello, desarrolla una campaña mediática para desacreditar a la nación coreana, agresión comunicacional para condenar a la República Popular Democrática de Corea por ser un país independiente que no se pliega a ninguna exigencia como para desmantelar, aminorar o disminuir su programa defensivo atómico.

    La exitosa prueba de la ovija nuclear efectuada por la República Popular Democrática de Corea ha hecho que los imperialistas y sus aliados, directos e indirectos, pongan el grito en el cielo. Sin embargo, los pueblos del mundo apoyan este digno paso, que le brinda independencia y fortaleza por sobre el imperialismo en persona.


    Como Asociación de Amistad con Corea en Chile apoyamos tales pruebas, lo que corresponde a un decisión correcta y la consideramos como una prueba de que la independencia se puede alcanzar con una genuina política defensiva en pro de la vida y la seguridad de los pueblos.

    Asociación de Amistad con Corea en Chile (KFA Chile)

    Disuasivo nuclear coreano: velar por la paz para evitar la eterna tortura


    Día a día vemos con cierto grado de impotencia los atentados terroristas perpetrados por los grupos aliados al imperialismo, sionismo y especificamente, de los Estados Unidos de América en países como Siria, Irak, Libia o Afganistán. Grupos criminales como el ISIS (Daesh), frente Al Nusra o Al Qaeda desangran literalmente a la población civil de esos países, al tiempo que se han favorecido de las agresiones militares emprendidas por Washington para abrirle paso con el tiempo a los mismos que siguen con estas agresiones. No es coincidencia ni casualidad que Afganistán, Irak y Libia sufran con el fenómeno del terrorismo, habiendo sido objetivos de las bombas norteamericanas, las mismas que sus socios terroristas utilizan ahora contra Siria para intentar quedarse con ese país, a objeto de crear un régimen monárquico wahabita, al estilo saudita.

    Todo este dolor se ha evitado en la República Popular Democrática de Corea, gracias a una política responsable y coherente con la protección de la vida al recurrir al disuasivo nuclear defensivo, es decir, al programa atómico de Corea democrática, pese a que el imperialismo norteamericano y sus lamebotas lo tachan de supuesta “amenaza a la comunidad internacional”, en una suerte de mantra anodino que intenta arrastrar a otras naciones hacia aquellos sucios propósitos, logrando que más de algún gobierno lacayo caiga en esta bolsa de gatos, donde la única esperanza es estar en sintonía con quien les garantiza llegar al poder por la vía electorera con dólares norteamericanos y recibir el crédito en medios estadounidenses como una “nación modelo”. Ya de eso conocemos mucho en los medios comerciales.

    El arma nuclear que se ha utilizado contra los pueblos ha sido en Hiroshima y Nagasaki, donde miles fueron asesinados. La única nación que ha invadido, invade y puede invadir a otras es Estados Unidos. El único país que ha fomentado golpes de estado en todo el mundo ha sido Estados Unidos, la única nación que ha asesinado a millones de personas de las formas más atroces ha sido, y es, corresponde a Estados Unidos. Si hacemos un balance entre Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea, la historia se pone del lado del segundo, pero los medios corporativos y comerciales pintan lo blanco en negro.

    Al día de hoy, si la República Popular Democrática de Corea no hubiera iniciado su programa defensivo nuclear, ya estaría (por segunda vez) arrasada por las bombas norteamericanas, y sus autoridades habrían sido tan irresponsables como Saddam Hussein, Muammar Gadafi o como el régimen wahabita talibán de Afganistán. Exculpamos de esto el caso de Siria, donde no se pudo concretar un programa atómico, porque los recursos del que disponía el país árabe eran limitados. Por lo tanto, el disuasivo nuclear coreano ha funcionado perfectamente en la medida que el imperialismo lo ha pensado como para llevar adelante un ataque contra Corea. Pese a ello, desarrolla una campaña mediática para desacreditar a la nación coreana, agresión comunicacional para condenar a la República Popular Democrática de Corea por ser un país independiente que no se pliega a ninguna exigencia como para desmantelar, aminorar o disminuir su programa defensivo atómico.

    La exitosa prueba de la ovija nuclear efectuada por la República Popular Democrática de Corea ha hecho que los imperialistas y sus aliados, directos e indirectos, pongan el grito en el cielo. Sin embargo, los pueblos del mundo apoyan este digno paso, que le brinda independencia y fortaleza por sobre el imperialismo en persona.


    Como Asociación de Amistad con Corea en Chile apoyamos tales pruebas, lo que corresponde a un decisión correcta y la consideramos como una prueba de que la independencia se puede alcanzar con una genuina política defensiva en pro de la vida y la seguridad de los pueblos.

    Asociación de Amistad con Corea en Chile (KFA Chile)

    Posted at 21:43:00 |  by Manuel Arismendi

    domingo, 18 de septiembre de 2016

    Zona afectada: El norte de la Provincia Ham del Norte 

    El Total de las personas damnificadas: 116,300 personas

    Pérdida humana: 

    538 personas (138 muertos, 400 desaparecidos)

    Pérdidas Físicas:

    Viviendas: 16,513 edificios de las 29,839 familias(6,916 edificios caídos totalmente de las 11,606 familias; 5,406 destruidos parcialmente de las 11,283 familias), (68,990 personas sin techo)

    Pérdida de las tierras cultivables: 27,411 hect. en total. (10,345 hect. para el cultivo de arroz húmedo; 12,402 hect. para maíz; 4,664 hect. para otros cultivos.)

    Carreteras cortadas: En 183 lugares correspondientes a 98,590 metros.

    Destrucción de las acroteras y pendientes de las carreteras: 

    En 71 lugares, 138,679 metros.

    Caída de las puentes: En 66 lugares de 1,868 metros.

    Derrumbe del dique de la central hidráulica: 1 dique de 150m.

    Destrucción de los diques fluviales: En 150 lugares, 60 km.

    Represas destruidas: 4

    Canales agricultores cortados: En 7 lugares, 28 km.

    Pérdida de las acroteras ferroviarias: En 103 lugares, 61, 497m

    Destrucción de los edificios públicos: 871 edificios, 175,155m2

    Destrucción de los edificios productivos: 69 edificios, 23,742m2

    Destrucción de los edificios de las escuelas primarias y secundarias: 36 edificios, 11,039m2

    Destrucción de los edificios de jardín infantil: 11 edificios, 2,637m2

    Destrucción de los edificios de guardería: 1 edificio, 980m2

    Destrucción de los edificios de las clínicas: 21 edificios, 5,609m2

    Los distritos más afectados son: Musan, Yonsa, Hoeryong, Kyongwon, Kyonghumg, Onsong.


    Ante el desastre natural que ha afectado a la República Popular Democrática de Corea, en varias de sus ciudades y distritos, producto de las lluvias torrenciales desde la liberación del país en 1945, la Asociación de Amistad con Corea en Chile (KFA, por sus siglas en inglés) urge a la comunidad internacional para ir en ayuda de la población coreana, ubicada en las zonas ribereñas del Tuman, extremo norte del país.

    De acuerdo con el delegado oficial de la KFA Chile, Manuel Arismendi, lo más urgente es enviar recursos económicos, de manera que se puedan comprar techos metálicos para las viviendas dañadas, porque en octubre venidero se inician los fríos.

    Arismendi ha explicado que los interesados en tender su mano solidaria y fraterna a la RPD de Corea pueden coordinar sus ayudas en los correos electrónicos: korea@korea-dpr.info (desde Europa), así como a: chile@korea-dpr.info, para coordinar las remesas en América Latina, lo que permitirá adquirir materiales de construcción y remitirlos a los sitios de las inundaciones, las que causaron el derrumbre de miles de viviendas, la destrucción o anegamiento de edificios públicos, elevación de las aguas en las vías de tránsito en ferrovías y carreteras, daños en los sistemas del suministro eléctrico, fábricas, empresas y tierras cultivables. 

    Como resultado, se quedaron sin casa los moradores en la zona septentrional de la provincia de Hamgyong del Norte, quienes desarrollan durante las 24 horas intensos trabajos de reconstrucción, esfuerzos a los que se han unido cientos de voluntarios para mitigar el dolor de los familiares que sufrieron la pérdida de sus seres queridos.

    Chile se caracteriza por su espíritu de cooperación, solidaridad y de ayuda a otras naciones que sufren desastres naturales, tal como lo ha padecido su propio territorio en diversas ocasiones como tsunamis, terremotos, aludes, inundaciones, erupciones volcánicas y colpaso de vías públicas, por lo que es una buena oportunidad de alejar las futuras desgracias que podrían tocar la puerta de nuestra nación, destacó el delegado oficial de la KFA en Chile, Manuel Arismendi. 

    Información sobre los daños por las inundaciones en la RPD de Corea

    Zona afectada: El norte de la Provincia Ham del Norte 

    El Total de las personas damnificadas: 116,300 personas

    Pérdida humana: 

    538 personas (138 muertos, 400 desaparecidos)

    Pérdidas Físicas:

    Viviendas: 16,513 edificios de las 29,839 familias(6,916 edificios caídos totalmente de las 11,606 familias; 5,406 destruidos parcialmente de las 11,283 familias), (68,990 personas sin techo)

    Pérdida de las tierras cultivables: 27,411 hect. en total. (10,345 hect. para el cultivo de arroz húmedo; 12,402 hect. para maíz; 4,664 hect. para otros cultivos.)

    Carreteras cortadas: En 183 lugares correspondientes a 98,590 metros.

    Destrucción de las acroteras y pendientes de las carreteras: 

    En 71 lugares, 138,679 metros.

    Caída de las puentes: En 66 lugares de 1,868 metros.

    Derrumbe del dique de la central hidráulica: 1 dique de 150m.

    Destrucción de los diques fluviales: En 150 lugares, 60 km.

    Represas destruidas: 4

    Canales agricultores cortados: En 7 lugares, 28 km.

    Pérdida de las acroteras ferroviarias: En 103 lugares, 61, 497m

    Destrucción de los edificios públicos: 871 edificios, 175,155m2

    Destrucción de los edificios productivos: 69 edificios, 23,742m2

    Destrucción de los edificios de las escuelas primarias y secundarias: 36 edificios, 11,039m2

    Destrucción de los edificios de jardín infantil: 11 edificios, 2,637m2

    Destrucción de los edificios de guardería: 1 edificio, 980m2

    Destrucción de los edificios de las clínicas: 21 edificios, 5,609m2

    Los distritos más afectados son: Musan, Yonsa, Hoeryong, Kyongwon, Kyonghumg, Onsong.


    Ante el desastre natural que ha afectado a la República Popular Democrática de Corea, en varias de sus ciudades y distritos, producto de las lluvias torrenciales desde la liberación del país en 1945, la Asociación de Amistad con Corea en Chile (KFA, por sus siglas en inglés) urge a la comunidad internacional para ir en ayuda de la población coreana, ubicada en las zonas ribereñas del Tuman, extremo norte del país.

    De acuerdo con el delegado oficial de la KFA Chile, Manuel Arismendi, lo más urgente es enviar recursos económicos, de manera que se puedan comprar techos metálicos para las viviendas dañadas, porque en octubre venidero se inician los fríos.

    Arismendi ha explicado que los interesados en tender su mano solidaria y fraterna a la RPD de Corea pueden coordinar sus ayudas en los correos electrónicos: korea@korea-dpr.info (desde Europa), así como a: chile@korea-dpr.info, para coordinar las remesas en América Latina, lo que permitirá adquirir materiales de construcción y remitirlos a los sitios de las inundaciones, las que causaron el derrumbre de miles de viviendas, la destrucción o anegamiento de edificios públicos, elevación de las aguas en las vías de tránsito en ferrovías y carreteras, daños en los sistemas del suministro eléctrico, fábricas, empresas y tierras cultivables. 

    Como resultado, se quedaron sin casa los moradores en la zona septentrional de la provincia de Hamgyong del Norte, quienes desarrollan durante las 24 horas intensos trabajos de reconstrucción, esfuerzos a los que se han unido cientos de voluntarios para mitigar el dolor de los familiares que sufrieron la pérdida de sus seres queridos.

    Chile se caracteriza por su espíritu de cooperación, solidaridad y de ayuda a otras naciones que sufren desastres naturales, tal como lo ha padecido su propio territorio en diversas ocasiones como tsunamis, terremotos, aludes, inundaciones, erupciones volcánicas y colpaso de vías públicas, por lo que es una buena oportunidad de alejar las futuras desgracias que podrían tocar la puerta de nuestra nación, destacó el delegado oficial de la KFA en Chile, Manuel Arismendi. 

    Posted at 8:53:00 |  by Manuel Arismendi

    martes, 13 de septiembre de 2016


    Ante el desastre natural que ha afectado a la República Popular Democrática de Corea, en varias de sus ciudades y distritos, producto de las lluvias torrenciales desde la liberación del país en 1945, la Asociación de Amistad con Corea en Chile (KFA, por sus siglas en inglés) urge a la comunidad internacional para ir en ayuda de la población coreana, ubicada en las zonas ribereñas del Tuman, extremo norte del país.

    De acuerdo con el delegado oficial de la KFA Chile, Manuel Arismendi, lo más urgente es enviar recursos económicos, de manera que se puedan comprar techos metálicos para las viviendas dañadas, porque en octubre venidero se inician los fríos.

    Arismendi ha explicado que los interesados en tender su mano solidaria y fraterna a la RPD de Corea pueden coordinar sus ayudas en los correos electrónicos: korea@korea-dpr.info (desde Europa), así como a: chile@korea-dpr.info, para coordinar las remesas en América Latina, lo que permitirá adquirir materiales de construcción y remitirlos a los sitios de las inundaciones, las que causaron el derrumbre de miles de viviendas, la destrucción o anegamiento de edificios públicos, elevación de las aguas en las vías de tránsito en ferrovías y carreteras, daños en los sistemas del suministro eléctrico, fábricas, empresas y tierras cultivables. 

    Como resultado, se quedaron sin casa los moradores en la zona septentrional de la provincia de Hamgyong del Norte, quienes desarrollan durante las 24 horas intensos trabajos de reconstrucción, esfuerzos a los que se han unido cientos de voluntarios para mitigar el dolor de los familiares que sufrieron la pérdida de sus seres queridos.

    Chile se caracteriza por su espíritu de cooperación, solidaridad y de ayuda a otras naciones que sufren desastres naturales, tal como lo ha padecido su propio territorio en diversas ocasiones como tsunamis, terremotos, aludes, inundaciones, erupciones volcánicas y colpaso de vías públicas, por lo que es una buena oportunidad de alejar las futuras desgracias que podrían tocar la puerta de nuestra nación, destacó el delegado oficial de la KFA en Chile, Manuel Arismendi. 

    KFA Chile urge ayudar a la RPD de Corea tras las inundaciones


    Ante el desastre natural que ha afectado a la República Popular Democrática de Corea, en varias de sus ciudades y distritos, producto de las lluvias torrenciales desde la liberación del país en 1945, la Asociación de Amistad con Corea en Chile (KFA, por sus siglas en inglés) urge a la comunidad internacional para ir en ayuda de la población coreana, ubicada en las zonas ribereñas del Tuman, extremo norte del país.

    De acuerdo con el delegado oficial de la KFA Chile, Manuel Arismendi, lo más urgente es enviar recursos económicos, de manera que se puedan comprar techos metálicos para las viviendas dañadas, porque en octubre venidero se inician los fríos.

    Arismendi ha explicado que los interesados en tender su mano solidaria y fraterna a la RPD de Corea pueden coordinar sus ayudas en los correos electrónicos: korea@korea-dpr.info (desde Europa), así como a: chile@korea-dpr.info, para coordinar las remesas en América Latina, lo que permitirá adquirir materiales de construcción y remitirlos a los sitios de las inundaciones, las que causaron el derrumbre de miles de viviendas, la destrucción o anegamiento de edificios públicos, elevación de las aguas en las vías de tránsito en ferrovías y carreteras, daños en los sistemas del suministro eléctrico, fábricas, empresas y tierras cultivables. 

    Como resultado, se quedaron sin casa los moradores en la zona septentrional de la provincia de Hamgyong del Norte, quienes desarrollan durante las 24 horas intensos trabajos de reconstrucción, esfuerzos a los que se han unido cientos de voluntarios para mitigar el dolor de los familiares que sufrieron la pérdida de sus seres queridos.

    Chile se caracteriza por su espíritu de cooperación, solidaridad y de ayuda a otras naciones que sufren desastres naturales, tal como lo ha padecido su propio territorio en diversas ocasiones como tsunamis, terremotos, aludes, inundaciones, erupciones volcánicas y colpaso de vías públicas, por lo que es una buena oportunidad de alejar las futuras desgracias que podrían tocar la puerta de nuestra nación, destacó el delegado oficial de la KFA en Chile, Manuel Arismendi. 

    Posted at 22:20:00 |  by Manuel Arismendi

    miércoles, 31 de agosto de 2016

    Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea, en el informe sobre las labores del PTC rendido ante su VII Congreso presentó tareas programáticas de dar cima a la causa socialista.

    La causa de las masas populares por la independencia, la socialista, dijo, se logra con éxito únicamente cuando toda la sociedad se rige por el kimilsungismo-kimjongilismo y se identifica con esta doctrina.

    Identificar a toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo es el programa supremo de nuestro Partido.

    Significa tomar el gran kimilsungismo-kimjongilismo como la única guía rectora para hacer avanzar la revolución coreana y, basándose en él, construir la sociedad ideal del pueblo. En otras palabras, significa formar a todos los integrantes de la sociedad como auténticos kimilsungistas-kimjongilistas y transformar según el postulado de esa doctrina todos los sectores como el político, militar, económico y cultural, asegurándoles plena independencia a las masas populares.

    En el esfuerzo por armar a toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo, dijo Kim Jong Un, la tarea principal que nos atañe, es concluir exitosamente la construcción de la potencia socialista.
    La potencia socialista que el pueblo coreano se propone construir, será el país más poderoso del mundo que prospera sin cesar y donde las personas llevan una vida feliz y envidiable. Con miras a construirla, enseñó Kim Jong Un, se debe materializar a plenitud la línea general de fortalecer el Poder popular, elevar su función y papel e impulsar con tesón las tres revoluciones: la ideológica, la técnica y la cultural y enarbolar el lema de fortalecerse con los medios propios.

    Señaló que construir una potencia científico-técnica es una de las metas más importantes que el pueblo coreano debe alcanzar en la edificación de la potencia socialista y se refirió al modo de ser de la mencionada potencia, las metas que alcanzar y las tareas y vías para lograrlo.

    Una potencia científico-técnica es un país donde el conjunto de las ciencias y la tecnología son de nivel mundial y ellas desempeñan el papel principal en el rápido desarrollo de la economía, la defensa nacional, la cultura y demás sectores. La meta que se propone en la construcción de la potencia científico-técnica es incorporarse con todo derecho en un futuro cercano a la fila de los países con mayor potencial científico y técnico.

    Con miras a edificar una potencia científico-técnica, indicó Kim Jong Un, es indispensable que en el sector de las ciencias y la tecnología se empeñen en superar a los demás en la tecnología de punta, lograr que las ciencias y la tecnología se desempeñen como locomotora en la construcción de la potencia económica, apreciar a los talentos y formar a toda la población en ciencias y técnicas, que el Estado programe y dirija bien el fomento de las ciencias y la tecnología, establezca un sistema ordenado de investigación y desarrollo científicos y asegure el suministro al sector y establecer en toda la sociedad el ambiente de apreciar las ciencias y la tecnología.

    Kim Jong Un expuso que construir una potencia económica constituye una de las tareas principales en la que el partido gubernamental y el Estado de Corea deben concentrar sus esfuerzos y presentó tareas concretas para lograrlo.

    La potencia económica que Corea construye se caracteriza por una marcada independencia y originalidad y se desarrolla por una productividad basada en las ciencias y la tecnología. La potencia económica socialista es precisamente una potencia con una economía independiente y del conocimiento, que produce con sus propios medios los materiales necesarios para la defensa, la economía y la vida de la población, que logra la integración de las ciencias, la tecnología y la producción y en la que la industria de la tecnología de punta desempeña el papel rector en el crecimiento económico. La línea estratégica del Partido del Trabajo de construir una potencia económica exige alcanzar el alto nivel de originalidad, modernización, informatización y rigurosidad científica de la economía nacional mediante el espíritu de fortalecerse con sus propios recursos y con ayuda de las ciencias y la técnica, así como crear las condiciones para una vida más acomodada y civilizada de los ciudadanos.

    Para construir una potencia económica Kim Jong Un planteó la Estrategia Quinquenal para el desarrollo de la economía nacional 2016-2020. La Estrategia persigue el objetivo de asentar una base para el desarrollo sostenible de la economía nacional al activar el conjunto de ella y mantener el equilibrio entre las ramas económicas. El mandatario enunció con lujo de detalles las tareas que cumplir por sectores durante el quinquenio y las vías para cumplirlas.

    Además, señaló las tareas para construir una potencia civilizada.

    La potencia civilizada que Corea se propone construir es un país donde florece plenamente la cultura socialista y donde el pueblo, dotado con un alto nivel de creatividad y cultura, crea y disfruta el más alto nivel de la civilización en las mejores condiciones. A fin de construir una potencia civilizada es preciso desarrollar la educación para transformar el país como un país de la enseñanza, país de talentos, fomentar con rapidez la salud pública, convertir el país en una potencia deportiva, llevar el arte y la literatura socialistas a una etapa de pleno esplendor, frustrar las maniobras de penetración ideológica y cultural del imperialismo y defender firmemente la cultura y modo de vida socialistas propios de Corea, establecer un ambiente de observar los principios y las reglas morales en toda la sociedad y construir con calidad mayor cantidad de modernos centros culturales y de recreación dignos para la potencia socialista civilizada.

    Kim Jong Un señaló que para llevar a cabo la causa de la construcción de una potencia socialista, es preciso fortalecer más el poderío del país como potencia política e ideológica y como potencia militar.

    Con miras a incrementar por todos los medios el poderío de la potencia política e ideológica, es menester afianzar el sistema político del Estado socialista y poner de pleno manifiesto sus potencialidades y consolidar la identificación del partido con las masas populares.

    A fin de multiplicar la capacidad de la potencia militar manteniendo la línea revolucionaria del Songun como eterna línea estratégica, el Ejército Popular de Corea y otras fuerzas armadas en conjunto dedicarán grandes esfuerzos al desarrollo de la industria de defensa nacional, establecerán en toda la sociedad el ambiente de priorizar los asuntos militares y lograrán que todo el pueblo se prepare para una guerra.

    El pueblo coreano se empeña en cumplir las tareas programáticas planteadas por  Kim Jong Un en el VII Congreso del PTC y dar cima a la causa socialista.

    Para culminar la causa socialista

    Kim Jong Un, Presidente del Partido del Trabajo de Corea, en el informe sobre las labores del PTC rendido ante su VII Congreso presentó tareas programáticas de dar cima a la causa socialista.

    La causa de las masas populares por la independencia, la socialista, dijo, se logra con éxito únicamente cuando toda la sociedad se rige por el kimilsungismo-kimjongilismo y se identifica con esta doctrina.

    Identificar a toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo es el programa supremo de nuestro Partido.

    Significa tomar el gran kimilsungismo-kimjongilismo como la única guía rectora para hacer avanzar la revolución coreana y, basándose en él, construir la sociedad ideal del pueblo. En otras palabras, significa formar a todos los integrantes de la sociedad como auténticos kimilsungistas-kimjongilistas y transformar según el postulado de esa doctrina todos los sectores como el político, militar, económico y cultural, asegurándoles plena independencia a las masas populares.

    En el esfuerzo por armar a toda la sociedad con el kimilsungismo-kimjongilismo, dijo Kim Jong Un, la tarea principal que nos atañe, es concluir exitosamente la construcción de la potencia socialista.
    La potencia socialista que el pueblo coreano se propone construir, será el país más poderoso del mundo que prospera sin cesar y donde las personas llevan una vida feliz y envidiable. Con miras a construirla, enseñó Kim Jong Un, se debe materializar a plenitud la línea general de fortalecer el Poder popular, elevar su función y papel e impulsar con tesón las tres revoluciones: la ideológica, la técnica y la cultural y enarbolar el lema de fortalecerse con los medios propios.

    Señaló que construir una potencia científico-técnica es una de las metas más importantes que el pueblo coreano debe alcanzar en la edificación de la potencia socialista y se refirió al modo de ser de la mencionada potencia, las metas que alcanzar y las tareas y vías para lograrlo.

    Una potencia científico-técnica es un país donde el conjunto de las ciencias y la tecnología son de nivel mundial y ellas desempeñan el papel principal en el rápido desarrollo de la economía, la defensa nacional, la cultura y demás sectores. La meta que se propone en la construcción de la potencia científico-técnica es incorporarse con todo derecho en un futuro cercano a la fila de los países con mayor potencial científico y técnico.

    Con miras a edificar una potencia científico-técnica, indicó Kim Jong Un, es indispensable que en el sector de las ciencias y la tecnología se empeñen en superar a los demás en la tecnología de punta, lograr que las ciencias y la tecnología se desempeñen como locomotora en la construcción de la potencia económica, apreciar a los talentos y formar a toda la población en ciencias y técnicas, que el Estado programe y dirija bien el fomento de las ciencias y la tecnología, establezca un sistema ordenado de investigación y desarrollo científicos y asegure el suministro al sector y establecer en toda la sociedad el ambiente de apreciar las ciencias y la tecnología.

    Kim Jong Un expuso que construir una potencia económica constituye una de las tareas principales en la que el partido gubernamental y el Estado de Corea deben concentrar sus esfuerzos y presentó tareas concretas para lograrlo.

    La potencia económica que Corea construye se caracteriza por una marcada independencia y originalidad y se desarrolla por una productividad basada en las ciencias y la tecnología. La potencia económica socialista es precisamente una potencia con una economía independiente y del conocimiento, que produce con sus propios medios los materiales necesarios para la defensa, la economía y la vida de la población, que logra la integración de las ciencias, la tecnología y la producción y en la que la industria de la tecnología de punta desempeña el papel rector en el crecimiento económico. La línea estratégica del Partido del Trabajo de construir una potencia económica exige alcanzar el alto nivel de originalidad, modernización, informatización y rigurosidad científica de la economía nacional mediante el espíritu de fortalecerse con sus propios recursos y con ayuda de las ciencias y la técnica, así como crear las condiciones para una vida más acomodada y civilizada de los ciudadanos.

    Para construir una potencia económica Kim Jong Un planteó la Estrategia Quinquenal para el desarrollo de la economía nacional 2016-2020. La Estrategia persigue el objetivo de asentar una base para el desarrollo sostenible de la economía nacional al activar el conjunto de ella y mantener el equilibrio entre las ramas económicas. El mandatario enunció con lujo de detalles las tareas que cumplir por sectores durante el quinquenio y las vías para cumplirlas.

    Además, señaló las tareas para construir una potencia civilizada.

    La potencia civilizada que Corea se propone construir es un país donde florece plenamente la cultura socialista y donde el pueblo, dotado con un alto nivel de creatividad y cultura, crea y disfruta el más alto nivel de la civilización en las mejores condiciones. A fin de construir una potencia civilizada es preciso desarrollar la educación para transformar el país como un país de la enseñanza, país de talentos, fomentar con rapidez la salud pública, convertir el país en una potencia deportiva, llevar el arte y la literatura socialistas a una etapa de pleno esplendor, frustrar las maniobras de penetración ideológica y cultural del imperialismo y defender firmemente la cultura y modo de vida socialistas propios de Corea, establecer un ambiente de observar los principios y las reglas morales en toda la sociedad y construir con calidad mayor cantidad de modernos centros culturales y de recreación dignos para la potencia socialista civilizada.

    Kim Jong Un señaló que para llevar a cabo la causa de la construcción de una potencia socialista, es preciso fortalecer más el poderío del país como potencia política e ideológica y como potencia militar.

    Con miras a incrementar por todos los medios el poderío de la potencia política e ideológica, es menester afianzar el sistema político del Estado socialista y poner de pleno manifiesto sus potencialidades y consolidar la identificación del partido con las masas populares.

    A fin de multiplicar la capacidad de la potencia militar manteniendo la línea revolucionaria del Songun como eterna línea estratégica, el Ejército Popular de Corea y otras fuerzas armadas en conjunto dedicarán grandes esfuerzos al desarrollo de la industria de defensa nacional, establecerán en toda la sociedad el ambiente de priorizar los asuntos militares y lograrán que todo el pueblo se prepare para una guerra.

    El pueblo coreano se empeña en cumplir las tareas programáticas planteadas por  Kim Jong Un en el VII Congreso del PTC y dar cima a la causa socialista.

    Posted at 22:06:00 |  by Manuel Arismendi

    Corea, anterior luz,
    que irradiaba en la era de oro de Asia,
    si vuelve a encender,
    será lucero del Oriente.

    Se trata de la poesía de Tagore, gran escritor indio, compuesta cuando Corea, con la historia de cinco milenios y brillante cultura, estaba bajo la dominación (1905-1945) del imperialismo japonés.

    Retrospectivamente, la nación coreana se quedó despojada del país, porque el poderío militar era débil.

    En 1905 cuando Japón, con el objetivo de tomar el dominio colonial sobre Corea, imponía al gobierno feudal de este país concluir el “Tratado de 5 Puntos de Ulsa”, su fuerza militar era la más fuerte en Asia. Japón tenía 12 buques de guerra de más de 6 000 toneladas de desplazamiento y 200 000 efectivos terrestres permanentes provistos de armas modernas. Para ocupar a la fuerza a Corea, metió 30 000 infantes, 800 soldados a caballo y 5000 artilleros en Hansong (actual Seúl), capital de la dinastía feudal Joson.

    Corea contaba con dos regimientos (5 000 soldados) en Hansong y 8 batallones (2 000) en las provincias, en total unos 7 000 dotados de lanza, arco y fusil de mecha.

    Un historiador romano antiguo dijo: “Si quieres la paz, prepárate para la guerra.”

    El pueblo coreano, por no haber tenido preparada la fuerza militar frente a la agresión y la guerra, estuvo 40 años bajo la ocupación militar de Japón, siendo privado de sus valiosos recursos y patrimonios culturales, idioma, alfabeto e incluso el nombre. Más de un millón de coreanos fueron asesinados, más de 8 400 000  jóvenes y hombres de mediana edad llevados para el servicio militar y trabajo forzado y 200 000 mujeres como esclavas sexuales del ejército japonés.

    La historia de martirio de la nación coreana terminó con la liberación del país por    Kim Il Sung, eterno Presidente de la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea), que condujo la heroica Lucha Armada Antijaponesa a la victoria.

    El 15 de agosto de 1945 fue el día del inicio de la conversión de una colonia débil en la potencia mundial.

    Merced a Kim Il Sung que hizo grandes esfuerzos y desvelos para el fortalecimiento del poderío militar, en un corto espacio de tiempo posterior a la liberación se creó la industria de defensa nacional independiente, se prepararon las fuerzas armadas regulares y sobre esta base, se fundó la RPD de Corea, primer Estado democrático popular del Oriente.

    En junio de 1950, la RPD de Corea se vio impuesta a la guerra de 3 años por parte de Estados Unidos de América que se jactaba de su “supremacía” del mundo y defendió su soberanía y dignidad, mostrando ante el mundo que no era en modo alguno colonia débil de ayer.

    El Partido del Trabajo de Corea (PTC, partido gubernamental de la RPD de Corea), en el difícil período de la rehabilitación y construcción de postguerra, presentó la original línea de la construcción económica de fomentar primero la industria pesada y simultáneamente la industria ligera y la agricultura, no se rindió ante la imposición exterior de alistarse al Consejo para la Ayuda Mutua Económica (cAME) y desplegó el espíritu de apoyarse en su propia fuerza y fortalecerse con sus propios recursos, convirtiendo en un breve espacio de tiempo el país en un Estado socialista soberano, autosostenido y autodefensivo.

    A finales del siglo pasado la RPD de Corea otra vez mostró al mundo lo fuerte que es. En eso la ex Unión Soviética y otros países socialistas de Europa oriental sucesivamente se derrumbaron, pero la RPD de Corea no. La ofensiva antisocialista de las fuerzas aliadas imperialistas acaudilladas por Estados Unidos que se lanzaba antes sobre el conjunto de los países socialistas se concentró en la RPD de Corea, que se mantuvo firme.

    Lo que merece particular mención es la política del Songun (prioridad de los asuntos militares) practicada por Kim Jong Il, eterno Presidente del Comité de Defensa Nacional de la RPD de Corea. Enarbolando la bandera del Songun fortaleció la fuerza militar y otras del país en conjunto en todos sus aspectos. Convirtió el país en el capaz de fabricar y lanzar el satélite artificial de la Tierra y el nuclear.

    Kim Jong Un, Máximo Dirigente de la RPD de Corea, ha llevado el poderío del país a la cúspide.

    Con la fuerza que poseemos, dijo él en una conferencia efectuada en julio del año pasado, podemos enfrentarnos a EE.UU. en todos los métodos de guerra que él elija. Contamos con la gran capacidad de disuadir a EE.UU. de su intento de provocar una guerra nuclear. La época en que Washington nos chantajeaba con sus armas nucleares ha pasado para siempre. Es una realidad de hoy que EE.UU. ya no puede chantajearnos ni horrorizarnos sino que nosotros somos para él una gran amenaza y agente del pánico.

    En realidad hoy la RPD de Corea se ha hecho potencia militar con la industria de defensa nacional capaz de producir cuantos medios de golpe que quiere, uno de los contados países capaces de fabricar y lanzar el satélite artificial de la Tierra y una de las 6 potencias nucleares que posee incluso la bomba de hidrógeno.

    El año pasado y este logró éxito en la prueba de lanzamiento bajo agua del cohete balístico del submarino estratégico, arma de nivel mundial con la que puede golpear y aniquilar en cualquiera zona marítima a los que intentan atentar contra su soberanía y dignidad.

    Colocada ya en la posesión de la potencia ideológico-política y la militar, da grandes saltos para ser potencias científico-tecnológica, económica y civilizada, orientando la causa de la independización del mundo.

    Esta es la actualidad de Corea que un siglo antes, por haber sido impotente de defender a sí misma, se vio despojada de su estabilidad por los agresores y perdió su color en el mapamundi.

    La predicción de Tagore fue comprobada por la realidad.

    De país débil a uno poderoso


    Corea, anterior luz,
    que irradiaba en la era de oro de Asia,
    si vuelve a encender,
    será lucero del Oriente.

    Se trata de la poesía de Tagore, gran escritor indio, compuesta cuando Corea, con la historia de cinco milenios y brillante cultura, estaba bajo la dominación (1905-1945) del imperialismo japonés.

    Retrospectivamente, la nación coreana se quedó despojada del país, porque el poderío militar era débil.

    En 1905 cuando Japón, con el objetivo de tomar el dominio colonial sobre Corea, imponía al gobierno feudal de este país concluir el “Tratado de 5 Puntos de Ulsa”, su fuerza militar era la más fuerte en Asia. Japón tenía 12 buques de guerra de más de 6 000 toneladas de desplazamiento y 200 000 efectivos terrestres permanentes provistos de armas modernas. Para ocupar a la fuerza a Corea, metió 30 000 infantes, 800 soldados a caballo y 5000 artilleros en Hansong (actual Seúl), capital de la dinastía feudal Joson.

    Corea contaba con dos regimientos (5 000 soldados) en Hansong y 8 batallones (2 000) en las provincias, en total unos 7 000 dotados de lanza, arco y fusil de mecha.

    Un historiador romano antiguo dijo: “Si quieres la paz, prepárate para la guerra.”

    El pueblo coreano, por no haber tenido preparada la fuerza militar frente a la agresión y la guerra, estuvo 40 años bajo la ocupación militar de Japón, siendo privado de sus valiosos recursos y patrimonios culturales, idioma, alfabeto e incluso el nombre. Más de un millón de coreanos fueron asesinados, más de 8 400 000  jóvenes y hombres de mediana edad llevados para el servicio militar y trabajo forzado y 200 000 mujeres como esclavas sexuales del ejército japonés.

    La historia de martirio de la nación coreana terminó con la liberación del país por    Kim Il Sung, eterno Presidente de la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea), que condujo la heroica Lucha Armada Antijaponesa a la victoria.

    El 15 de agosto de 1945 fue el día del inicio de la conversión de una colonia débil en la potencia mundial.

    Merced a Kim Il Sung que hizo grandes esfuerzos y desvelos para el fortalecimiento del poderío militar, en un corto espacio de tiempo posterior a la liberación se creó la industria de defensa nacional independiente, se prepararon las fuerzas armadas regulares y sobre esta base, se fundó la RPD de Corea, primer Estado democrático popular del Oriente.

    En junio de 1950, la RPD de Corea se vio impuesta a la guerra de 3 años por parte de Estados Unidos de América que se jactaba de su “supremacía” del mundo y defendió su soberanía y dignidad, mostrando ante el mundo que no era en modo alguno colonia débil de ayer.

    El Partido del Trabajo de Corea (PTC, partido gubernamental de la RPD de Corea), en el difícil período de la rehabilitación y construcción de postguerra, presentó la original línea de la construcción económica de fomentar primero la industria pesada y simultáneamente la industria ligera y la agricultura, no se rindió ante la imposición exterior de alistarse al Consejo para la Ayuda Mutua Económica (cAME) y desplegó el espíritu de apoyarse en su propia fuerza y fortalecerse con sus propios recursos, convirtiendo en un breve espacio de tiempo el país en un Estado socialista soberano, autosostenido y autodefensivo.

    A finales del siglo pasado la RPD de Corea otra vez mostró al mundo lo fuerte que es. En eso la ex Unión Soviética y otros países socialistas de Europa oriental sucesivamente se derrumbaron, pero la RPD de Corea no. La ofensiva antisocialista de las fuerzas aliadas imperialistas acaudilladas por Estados Unidos que se lanzaba antes sobre el conjunto de los países socialistas se concentró en la RPD de Corea, que se mantuvo firme.

    Lo que merece particular mención es la política del Songun (prioridad de los asuntos militares) practicada por Kim Jong Il, eterno Presidente del Comité de Defensa Nacional de la RPD de Corea. Enarbolando la bandera del Songun fortaleció la fuerza militar y otras del país en conjunto en todos sus aspectos. Convirtió el país en el capaz de fabricar y lanzar el satélite artificial de la Tierra y el nuclear.

    Kim Jong Un, Máximo Dirigente de la RPD de Corea, ha llevado el poderío del país a la cúspide.

    Con la fuerza que poseemos, dijo él en una conferencia efectuada en julio del año pasado, podemos enfrentarnos a EE.UU. en todos los métodos de guerra que él elija. Contamos con la gran capacidad de disuadir a EE.UU. de su intento de provocar una guerra nuclear. La época en que Washington nos chantajeaba con sus armas nucleares ha pasado para siempre. Es una realidad de hoy que EE.UU. ya no puede chantajearnos ni horrorizarnos sino que nosotros somos para él una gran amenaza y agente del pánico.

    En realidad hoy la RPD de Corea se ha hecho potencia militar con la industria de defensa nacional capaz de producir cuantos medios de golpe que quiere, uno de los contados países capaces de fabricar y lanzar el satélite artificial de la Tierra y una de las 6 potencias nucleares que posee incluso la bomba de hidrógeno.

    El año pasado y este logró éxito en la prueba de lanzamiento bajo agua del cohete balístico del submarino estratégico, arma de nivel mundial con la que puede golpear y aniquilar en cualquiera zona marítima a los que intentan atentar contra su soberanía y dignidad.

    Colocada ya en la posesión de la potencia ideológico-política y la militar, da grandes saltos para ser potencias científico-tecnológica, económica y civilizada, orientando la causa de la independización del mundo.

    Esta es la actualidad de Corea que un siglo antes, por haber sido impotente de defender a sí misma, se vio despojada de su estabilidad por los agresores y perdió su color en el mapamundi.

    La predicción de Tagore fue comprobada por la realidad.

    Posted at 21:59:00 |  by Manuel Arismendi
    Kim Jong Un, Máximo Dirigente de la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea) y Presidente del Partido del Trabajo de Corea (PTC), en el VII Congreso de esta organización política iluminó claramente el camino a seguir por la nación coreana para lograr la reunificación independiente del país.

    Para reunificar el país, dijo con solemnidad, es preciso sostener en alto la bandera de la independencia nacional y la de la gran unidad nacional, garantizar la paz y la seguridad en la Península Coreana y lograr que el Norte y el Sur trabajen conjuntamente para lograr la reintegración con el sistema confederativo sobre la base del acuerdo de toda la nación.

    La independencia nacional constituye la clave para la solución del problema nacional y el cordón umbilical del movimiento de la reunificación. Solo al mantener el principio de la independencia es posible defender los derechos y el interés de la nación y resolver de manera independiente y de acuerdo con la voluntad y la exigencia de la nación el problema de la reunificación. Las fuerzas extranjeras no desean jamás que la nación coreana se unifique y haga más poderosa. El problema de la reintegración de Corea ha de ser resuelto por coreanos sobre el principio de autodeterminación nacional y con arreglo a su exigencia por la independencia.

    La gran unidad nacional es la fundamental condición previa de la reunificación independiente de Corea y su esencia. Los coreanos, con el gran propósito de la reintegración y por encima de la diferencia de ideología, ideal y criterio político, deben unirse compactamente como un monolito. La diferencia de ideologías y regímenes que existen en el Norte y el Sur no puede ser la razón por la que los coreanos desconfíen unos de otros y los planteamientos e intereses de las clases y capas sociales no podrán ser obstáculos de su unidad.

    La Cumbre Norte-Sur de Corea de Pyongyang de junio de 2000 fue un evento extraordinario que mostró a todos los coreanos que si por encima de la diferencia de ideología, ideal, criterio político y creencia religiosa, se concilian y unen, se pueden reunificar con toda la seguridad.

    La paz y la seguridad de la Península Coreana es una cuestión vital relacionada con el destino de la nación coreana y premisa indispensable de la reunificación de Corea. En la actualidad cuando con las sucesivas maquinaciones de provocación de la guerra nuclear de Estados Unidos de América y la autoridad surcoreana, la paz y seguridad nacionales se ven gravemente amenazadas, de no prevenir la guerra y defender la paz en la Península Coreana, es probable que cualquiera, sea quien sea, tenga la trágica suerte de ser víctima y la nación coreana misma corra el riesgo de ser extinguida.

    Estados Unidos debe apreciar correctamente la posición estratégica de la RPD de Corea como potencia nuclear y la tendencia actual, abandonar su anacrónica política hostil contra el mismo país, cambiar el acuerdo de armisticio por el de paz y retirar de Corea del Sur sus tropas agresoras y armamentos. Las autoridades surcoreanas deben dejar de seguir servilmente a Estados Unidos y renunciar a todas sus insensatas provocaciones políticas y militares y ejercicios de guerra contra sus compatriotas norteños que ponen en peligro la paz y la seguridad de la Península Coreana.

    Solo lograr la reunificación con el sistema confederativo es la única y justa vía para salvar la nación del peligro de la guerra y realizar satisfactoriamente la causa de la reunificación del país.

    Norcorea propuso hace mucho a Surcorea lograr la reunificación con el sistema confederativo basado en el principio de una nación y un Estado, pero de dos regímenes y gobiernos.

    El “proceso de confianza”, la “declaración de Dresden” y otras cosas por el estilo por los que abogan las autoridades surcoreanas, en esencia persiguen el objetivo de lograr la “reunificación de sistema” y la “reunificación de absorción”. Ellos causarán solo la guerra y división y no el reconocimiento y respeto a otro.

    Para lograr la reunificación independiente del país lo apremiante en la actualidad es, dijo Kim Jong Un, cambiar radicalmente las relaciones Norte-Sur.

    En esto lo más importante es hacer que ambas partes alivien la tensión militar y resuelvan todos los problemas mediante diálogos y negociaciones.

    Aliviar la tensión militar constituye la condición fundamental para el establecimiento del ambiente de la confianza y la renovación de las relaciones intercoreanas. Es precisamente la Península Coreana donde el Norte y el Sur, con la Línea de Demarcación Militar entre los mismos, se enfrentan agudamente uno con otro y que siempre está al borde de la guerra. Encima, si persiste la actual tensión creada por la completa incomunicación entre las autoridades militares del Norte y el Sur y por su confrontación militar, no se puede prever dónde y cuándo estallará el choque con armas, ni evitar que se extienda a una guerra.

    Lo más importante es lograr que ambas partes adopten medidas prácticas para atenuar la tensión militar y el peligro de conflicto primero en la Línea de Demarcación Militar y en la región candente del Mar Oeste. El Norte y el Sur, en 2007 al adoptar la histórica declaración del 4 de Octubre, se convinieron en preparar un proyecto de definir el área de pesca conjunta y convertirla en la pacífica. Si en la Línea de Demarcación Militar y en la región candente del Mar Oeste terminan todas las hostilidades militares, desaparecerá el origen de la agravación de la tensión y el choque militar y se abrirá una importante coyuntura para el mejoramiento de las relaciones intercoreanas.

    La paz y las negociaciones constituyen la vía fundamental para resolver los problemas de las referidas relaciones de acuerdo con el deseo y la voluntad de la nación. El Norte y el Sur, como en la era de la reunificación del 15 de junio, en varios sectores deben fomentar activamente los diálogos y las negociaciones de varios niveles, disipando el malentendimiento y la desconfianza recíprocos y abriendo juntos el camino de la reunificación del país y la coprosperidad nacional.
    Particularmente, los diálogos y las negociaciones entre las autoridades militares bilaterales devienen una importante vía para poner fin a las hostilidades militares y crear una circunstancia pacífica en la Península Coreana. Las conversaciones de las autoridades militares Norte-Sur.
    Se aprovecharán esas oportunidades para discutir globalmente los temas de interés común como eliminar el peligro de conflicto y atenuar el estado de tensión en la zona de la Línea de Demarcación Militar.

    Los países relacionados con la división de Corea y sus vecinos, dijo Kim Jong Un, coadyubarán a su reintegración, en vez de fomentar la desconfianza y la confrontación entre el Norte y el Sur.

    Corea, en un futuro cercano, sin duda será reunificada y hará gala de su dignidad y majestuosidad como potencia con 80 millones de habitantes y un enorme poderío, como uno de los Estados más civilizados que avanza a la vanguardia del mundo, con su firme espíritu y sobresaliente inteligencia y como potencia de justicia que desempeña un papel significativo en la preservación de la paz en el noreste de Asia y el resto del mundo.

    Por la reunificación independiente de Corea

    Kim Jong Un, Máximo Dirigente de la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea) y Presidente del Partido del Trabajo de Corea (PTC), en el VII Congreso de esta organización política iluminó claramente el camino a seguir por la nación coreana para lograr la reunificación independiente del país.

    Para reunificar el país, dijo con solemnidad, es preciso sostener en alto la bandera de la independencia nacional y la de la gran unidad nacional, garantizar la paz y la seguridad en la Península Coreana y lograr que el Norte y el Sur trabajen conjuntamente para lograr la reintegración con el sistema confederativo sobre la base del acuerdo de toda la nación.

    La independencia nacional constituye la clave para la solución del problema nacional y el cordón umbilical del movimiento de la reunificación. Solo al mantener el principio de la independencia es posible defender los derechos y el interés de la nación y resolver de manera independiente y de acuerdo con la voluntad y la exigencia de la nación el problema de la reunificación. Las fuerzas extranjeras no desean jamás que la nación coreana se unifique y haga más poderosa. El problema de la reintegración de Corea ha de ser resuelto por coreanos sobre el principio de autodeterminación nacional y con arreglo a su exigencia por la independencia.

    La gran unidad nacional es la fundamental condición previa de la reunificación independiente de Corea y su esencia. Los coreanos, con el gran propósito de la reintegración y por encima de la diferencia de ideología, ideal y criterio político, deben unirse compactamente como un monolito. La diferencia de ideologías y regímenes que existen en el Norte y el Sur no puede ser la razón por la que los coreanos desconfíen unos de otros y los planteamientos e intereses de las clases y capas sociales no podrán ser obstáculos de su unidad.

    La Cumbre Norte-Sur de Corea de Pyongyang de junio de 2000 fue un evento extraordinario que mostró a todos los coreanos que si por encima de la diferencia de ideología, ideal, criterio político y creencia religiosa, se concilian y unen, se pueden reunificar con toda la seguridad.

    La paz y la seguridad de la Península Coreana es una cuestión vital relacionada con el destino de la nación coreana y premisa indispensable de la reunificación de Corea. En la actualidad cuando con las sucesivas maquinaciones de provocación de la guerra nuclear de Estados Unidos de América y la autoridad surcoreana, la paz y seguridad nacionales se ven gravemente amenazadas, de no prevenir la guerra y defender la paz en la Península Coreana, es probable que cualquiera, sea quien sea, tenga la trágica suerte de ser víctima y la nación coreana misma corra el riesgo de ser extinguida.

    Estados Unidos debe apreciar correctamente la posición estratégica de la RPD de Corea como potencia nuclear y la tendencia actual, abandonar su anacrónica política hostil contra el mismo país, cambiar el acuerdo de armisticio por el de paz y retirar de Corea del Sur sus tropas agresoras y armamentos. Las autoridades surcoreanas deben dejar de seguir servilmente a Estados Unidos y renunciar a todas sus insensatas provocaciones políticas y militares y ejercicios de guerra contra sus compatriotas norteños que ponen en peligro la paz y la seguridad de la Península Coreana.

    Solo lograr la reunificación con el sistema confederativo es la única y justa vía para salvar la nación del peligro de la guerra y realizar satisfactoriamente la causa de la reunificación del país.

    Norcorea propuso hace mucho a Surcorea lograr la reunificación con el sistema confederativo basado en el principio de una nación y un Estado, pero de dos regímenes y gobiernos.

    El “proceso de confianza”, la “declaración de Dresden” y otras cosas por el estilo por los que abogan las autoridades surcoreanas, en esencia persiguen el objetivo de lograr la “reunificación de sistema” y la “reunificación de absorción”. Ellos causarán solo la guerra y división y no el reconocimiento y respeto a otro.

    Para lograr la reunificación independiente del país lo apremiante en la actualidad es, dijo Kim Jong Un, cambiar radicalmente las relaciones Norte-Sur.

    En esto lo más importante es hacer que ambas partes alivien la tensión militar y resuelvan todos los problemas mediante diálogos y negociaciones.

    Aliviar la tensión militar constituye la condición fundamental para el establecimiento del ambiente de la confianza y la renovación de las relaciones intercoreanas. Es precisamente la Península Coreana donde el Norte y el Sur, con la Línea de Demarcación Militar entre los mismos, se enfrentan agudamente uno con otro y que siempre está al borde de la guerra. Encima, si persiste la actual tensión creada por la completa incomunicación entre las autoridades militares del Norte y el Sur y por su confrontación militar, no se puede prever dónde y cuándo estallará el choque con armas, ni evitar que se extienda a una guerra.

    Lo más importante es lograr que ambas partes adopten medidas prácticas para atenuar la tensión militar y el peligro de conflicto primero en la Línea de Demarcación Militar y en la región candente del Mar Oeste. El Norte y el Sur, en 2007 al adoptar la histórica declaración del 4 de Octubre, se convinieron en preparar un proyecto de definir el área de pesca conjunta y convertirla en la pacífica. Si en la Línea de Demarcación Militar y en la región candente del Mar Oeste terminan todas las hostilidades militares, desaparecerá el origen de la agravación de la tensión y el choque militar y se abrirá una importante coyuntura para el mejoramiento de las relaciones intercoreanas.

    La paz y las negociaciones constituyen la vía fundamental para resolver los problemas de las referidas relaciones de acuerdo con el deseo y la voluntad de la nación. El Norte y el Sur, como en la era de la reunificación del 15 de junio, en varios sectores deben fomentar activamente los diálogos y las negociaciones de varios niveles, disipando el malentendimiento y la desconfianza recíprocos y abriendo juntos el camino de la reunificación del país y la coprosperidad nacional.
    Particularmente, los diálogos y las negociaciones entre las autoridades militares bilaterales devienen una importante vía para poner fin a las hostilidades militares y crear una circunstancia pacífica en la Península Coreana. Las conversaciones de las autoridades militares Norte-Sur.
    Se aprovecharán esas oportunidades para discutir globalmente los temas de interés común como eliminar el peligro de conflicto y atenuar el estado de tensión en la zona de la Línea de Demarcación Militar.

    Los países relacionados con la división de Corea y sus vecinos, dijo Kim Jong Un, coadyubarán a su reintegración, en vez de fomentar la desconfianza y la confrontación entre el Norte y el Sur.

    Corea, en un futuro cercano, sin duda será reunificada y hará gala de su dignidad y majestuosidad como potencia con 80 millones de habitantes y un enorme poderío, como uno de los Estados más civilizados que avanza a la vanguardia del mundo, con su firme espíritu y sobresaliente inteligencia y como potencia de justicia que desempeña un papel significativo en la preservación de la paz en el noreste de Asia y el resto del mundo.

    Posted at 21:54:00 |  by Manuel Arismendi
    Kim Jong Un, Máximo Dirigente de la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea) y Presidente del Partido del Trabajo de Corea (PTC), en el VII Congreso de esta organización política, se refirió a los problemas fundamentales que solucionar en la actualidad para realizar la causa de la independencia en el mundo.

    Para construir un mundo independiente, dijo, primero, todos los países y las naciones tienen que mantener la soberanía enarbolando la bandera del antimperialismo y la independencia.

    Esta es la vida y dignidad para un país o nación y un distintivo de un Estado soberano e independiente.

    Los países y las naciones que aspiran a la independencia y la justicia tienen que rechazar la intervención y la dominación de las fuerzas foráneas y forjar su destino de manera independiente.

    Es imperioso luchar contra la agresión e intervención de las fuerzas imperialistas y dominadoras.
    Lo principal en la lucha antimperialista es detener y frustrar las tentativas de invasión y guerra de Estados Unidos y sus seguidores y salvaguardar la paz y seguridad en el mundo.

    Los pueblos amantes de la paz no deben perdonar la agresión y guerra de los imperialistas contra los Estados soberanos, sino esforzarse con tesón para preservar la paz y seguridad del mundo evitando el peligro del conflicto. Desplegarán una enérgica lucha por desintegrar los agresivos bloques militares que engendran enfrentamientos armados y guerras y por desmantelar las bases militares extranjeras, para así construir un nuevo mundo pacífico.

    Los derechos humanos son precisamente los del Estado y la soberanía del país y la nación, y los genuinos derechos humanos se garantizan por una política estatal independiente.

    Los países y pueblos progresistas del mundo deben hacer añicos los alborotos hipócritas de los “derechos humanos” de los imperialistas y poner al desnudo el crimen de Estados Unidos y sus seguidores de haber ocasionado el problema del éxodo de una envergadura sin precedentes en la historia de la humanidad, así como sus atroces actos de violación de los derechos humanos.

    Todos los países y naciones aspirantes a la independencia no abrigarán ninguna esperanza ni ilusión por la artimaña de doble cara de los imperialistas y su “ayuda” falsa sino que mantendrán su singularidad y nacionalidad.

    Kim Jong Un, además, dijo que es preciso luchar por la verdadera justicia internacional.

    A la humanidad progresista le compete empeñarse de modo activo, por encima de la diferencia de criterios políticos, creencias y niveles económicos y culturales, para defender la justicia internacional.

    Con miras a llevar a la práctica la verdadera justicia internacional es preciso quemar el velo de “justicia” que tanto ostentan con cinismo los imperialistas y otras fuerzas hegemónicas, desmantelar el viejo orden internacional según el cual la injusticia campea por su respeto con la máscara de “justicia”, e implantar otro orden nuevo, verdaderamente imparcial y justo. Es indispensable luchar dinámicamente para rechazar el despotismo, la arbitrariedad, el doble rasero y la injusticia con que los imperialistas pisotean la soberanía y el derecho a la subsistencia de los países y la nación, y asegurar la imparcialidad en los problemas internacionales como los relacionados con el antiterrorismo, el conflicto y el medio ambiente.

    La justicia internacional no se logra espontáneamente sino solo cuando se fortalecen los países antiimperialistas y aspirantes a la independencia. Si estos no son fuertes, aunque sean muy honestos y justos, se convertirán en juguetes mudos de los poderosos y no podrán hacer valer su justicia y honestidad en los foros internacionales. A los pueblos progresistas amantes de la justicia les compete esforzarse tesoneramente por incrementar sus capacidades, ateniéndose al principio de fortalecerse con sus propios recursos y anticipar así la construcción de un nuevo mundo de la independencia.

    Kim Jong Un, asimismo, señaló que es importante dinamizar las acciones para defender la causa socialista y asegurar su avance victorioso.

    El socialismo es la fuerza principal en la lucha antimperialista por la independencia y el factor decisivo que impulsa el bregar para desbaratar las maniobras de agresión y guerra de los imperialistas y alcanzar la independencia en el orbe.

    Los países socialistas deben apoyarse y solidarizarse y ampliar y desarrollar la colaboración e intercambio en la lucha por realizar su objetivo e ideales comunes.
    Los países que aspiran al socialismo enarbolarán esta bandera, la del antimperialismo y la independencia, para así impulsar esa causa rechazando la agresión y el despotismo de los imperialistas.

    Todos los países y pueblos que defienden la independencia apoyarán y ayudarán la causa socialista y combatirán contra las campañas antisocialistas de los imperialistas y otros reaccionarios.

    Kim Jong Un, igualmente, indicó que hace falta intensificar y desarrollar el Movimiento de los Países No Alineados.

    Este movimiento debe ocupar su posición y desempeñar su papel como poderosa fuerza antibélica y amante de la paz.

    Los países no alineados, con la bandera del antiimperialismo y la independencia en alto, encauzarán ingentes esfuerzos a la causa de la independencia en el planeta. 
    Frustrarán los ardides de los imperialistas encaminados a mantener y consolidar sus agresivos bloques militares y opondrán resistencia a todas las formas de la agresión, intervención, subyugación y desigualdad. Frustrarán con sus acciones coordinadas las maquinaciones de agresión y guerra de los imperialistas.

    Kim Jong Un, además, expresó que los partidos, las agrupaciones y los países progresistas que abogan por la independencia tienen que unirse y colaborarse bajo la bandera del antimperialismo y la independencia.

    Los partidos y organizaciones revolucionarios y los países progresistas se unirán bajo la bandera del antimperialismo y la independencia, y dirigirán la punta de lanza de su lucha al imperialismo, enemigo común, sin recelarse ni pelearse entre sí por sur taimados engaños. Al intensificar la cooperación continental y regional a partir del principio de la independencia, la igualdad y el respeto mutuo, tienen que crear las condiciones favorables para el avance de la causa de la independencia en el mundo.

    El PTC orientado por Kim Jong Un, también en adelante seguirá esforzándose con ahínco para lograr la victoria de la causa de la independencia en el mundo, unido firmemente con todos los pueblos que la defienden, bajo la bandera del socialismo, el antimperialismo y la independencia.

    Por la independencia en el mundo

    Kim Jong Un, Máximo Dirigente de la República Popular Democrática de Corea (RPD de Corea) y Presidente del Partido del Trabajo de Corea (PTC), en el VII Congreso de esta organización política, se refirió a los problemas fundamentales que solucionar en la actualidad para realizar la causa de la independencia en el mundo.

    Para construir un mundo independiente, dijo, primero, todos los países y las naciones tienen que mantener la soberanía enarbolando la bandera del antimperialismo y la independencia.

    Esta es la vida y dignidad para un país o nación y un distintivo de un Estado soberano e independiente.

    Los países y las naciones que aspiran a la independencia y la justicia tienen que rechazar la intervención y la dominación de las fuerzas foráneas y forjar su destino de manera independiente.

    Es imperioso luchar contra la agresión e intervención de las fuerzas imperialistas y dominadoras.
    Lo principal en la lucha antimperialista es detener y frustrar las tentativas de invasión y guerra de Estados Unidos y sus seguidores y salvaguardar la paz y seguridad en el mundo.

    Los pueblos amantes de la paz no deben perdonar la agresión y guerra de los imperialistas contra los Estados soberanos, sino esforzarse con tesón para preservar la paz y seguridad del mundo evitando el peligro del conflicto. Desplegarán una enérgica lucha por desintegrar los agresivos bloques militares que engendran enfrentamientos armados y guerras y por desmantelar las bases militares extranjeras, para así construir un nuevo mundo pacífico.

    Los derechos humanos son precisamente los del Estado y la soberanía del país y la nación, y los genuinos derechos humanos se garantizan por una política estatal independiente.

    Los países y pueblos progresistas del mundo deben hacer añicos los alborotos hipócritas de los “derechos humanos” de los imperialistas y poner al desnudo el crimen de Estados Unidos y sus seguidores de haber ocasionado el problema del éxodo de una envergadura sin precedentes en la historia de la humanidad, así como sus atroces actos de violación de los derechos humanos.

    Todos los países y naciones aspirantes a la independencia no abrigarán ninguna esperanza ni ilusión por la artimaña de doble cara de los imperialistas y su “ayuda” falsa sino que mantendrán su singularidad y nacionalidad.

    Kim Jong Un, además, dijo que es preciso luchar por la verdadera justicia internacional.

    A la humanidad progresista le compete empeñarse de modo activo, por encima de la diferencia de criterios políticos, creencias y niveles económicos y culturales, para defender la justicia internacional.

    Con miras a llevar a la práctica la verdadera justicia internacional es preciso quemar el velo de “justicia” que tanto ostentan con cinismo los imperialistas y otras fuerzas hegemónicas, desmantelar el viejo orden internacional según el cual la injusticia campea por su respeto con la máscara de “justicia”, e implantar otro orden nuevo, verdaderamente imparcial y justo. Es indispensable luchar dinámicamente para rechazar el despotismo, la arbitrariedad, el doble rasero y la injusticia con que los imperialistas pisotean la soberanía y el derecho a la subsistencia de los países y la nación, y asegurar la imparcialidad en los problemas internacionales como los relacionados con el antiterrorismo, el conflicto y el medio ambiente.

    La justicia internacional no se logra espontáneamente sino solo cuando se fortalecen los países antiimperialistas y aspirantes a la independencia. Si estos no son fuertes, aunque sean muy honestos y justos, se convertirán en juguetes mudos de los poderosos y no podrán hacer valer su justicia y honestidad en los foros internacionales. A los pueblos progresistas amantes de la justicia les compete esforzarse tesoneramente por incrementar sus capacidades, ateniéndose al principio de fortalecerse con sus propios recursos y anticipar así la construcción de un nuevo mundo de la independencia.

    Kim Jong Un, asimismo, señaló que es importante dinamizar las acciones para defender la causa socialista y asegurar su avance victorioso.

    El socialismo es la fuerza principal en la lucha antimperialista por la independencia y el factor decisivo que impulsa el bregar para desbaratar las maniobras de agresión y guerra de los imperialistas y alcanzar la independencia en el orbe.

    Los países socialistas deben apoyarse y solidarizarse y ampliar y desarrollar la colaboración e intercambio en la lucha por realizar su objetivo e ideales comunes.
    Los países que aspiran al socialismo enarbolarán esta bandera, la del antimperialismo y la independencia, para así impulsar esa causa rechazando la agresión y el despotismo de los imperialistas.

    Todos los países y pueblos que defienden la independencia apoyarán y ayudarán la causa socialista y combatirán contra las campañas antisocialistas de los imperialistas y otros reaccionarios.

    Kim Jong Un, igualmente, indicó que hace falta intensificar y desarrollar el Movimiento de los Países No Alineados.

    Este movimiento debe ocupar su posición y desempeñar su papel como poderosa fuerza antibélica y amante de la paz.

    Los países no alineados, con la bandera del antiimperialismo y la independencia en alto, encauzarán ingentes esfuerzos a la causa de la independencia en el planeta. 
    Frustrarán los ardides de los imperialistas encaminados a mantener y consolidar sus agresivos bloques militares y opondrán resistencia a todas las formas de la agresión, intervención, subyugación y desigualdad. Frustrarán con sus acciones coordinadas las maquinaciones de agresión y guerra de los imperialistas.

    Kim Jong Un, además, expresó que los partidos, las agrupaciones y los países progresistas que abogan por la independencia tienen que unirse y colaborarse bajo la bandera del antimperialismo y la independencia.

    Los partidos y organizaciones revolucionarios y los países progresistas se unirán bajo la bandera del antimperialismo y la independencia, y dirigirán la punta de lanza de su lucha al imperialismo, enemigo común, sin recelarse ni pelearse entre sí por sur taimados engaños. Al intensificar la cooperación continental y regional a partir del principio de la independencia, la igualdad y el respeto mutuo, tienen que crear las condiciones favorables para el avance de la causa de la independencia en el mundo.

    El PTC orientado por Kim Jong Un, también en adelante seguirá esforzándose con ahínco para lograr la victoria de la causa de la independencia en el mundo, unido firmemente con todos los pueblos que la defienden, bajo la bandera del socialismo, el antimperialismo y la independencia.

    Posted at 21:35:00 |  by Manuel Arismendi

    domingo, 21 de agosto de 2016

    Donald John Trump, candidato republicano estadounidense a la presidencia, en la campaña electoral dijo: Estados Unidos, en Surcorea, unilateralmente gasta dinero. Beneficia al otro, sufriendo solo la pérdida. Si yo fuese electo presidente, le impondré a Surcorea todo el costo para el estacionamiento de las tropas estadounidenses. Si Surcorea no acepta mi exigencia, las retiraré y no haré caso del desencadenamiento o no de una guerra en la Península Coreana.

    En las condiciones financieras extremadamente depravadas, Estados Unidos consume anualmente 156 000 millones de dólares para mantener unas 800 bases militares en otros países incluyendo las en Surcorea. Trump quiere preguntar si hay necesidad de que su país sufre tantas pérdidas para defender a otros.

    Pero, ¿sería el rompecabezas del imperio que sufre por el acantonamiento de sus tropas en Surcorea analizado solo desde el punto de vista económico como hizo Trump de origen del plutócrata de los bienes inmuebles?

    Pérdidas inauditas

    Las tropas norteamericanas entraron en Surcorea el 8 de septiembre de 1945. Es que lo hicieron con la finalización de la II Guerra Mundial, al socaire del “desarme” del ejército japonés y con la máscara de “libertador”.

    Una vez ocupada a Surcorea, Estados Unidos soñó con dominar a toda Corea y el 25 de junio de 1950 con el ataque anticipado contra Norcorea, desató la guerra coreana. 

    Sobre la Península Coreana lanzó más de 2 millones de efectivos, incluido un tercio de su fuerza terrestre que se jactaba de su “supremacía” en el mundo, un quinto de su fuerza aérea, la mayoría de su Flota del Pacífico y una parte de su Flota del Mediterráneo, así como las huestes de los 15 países seguidores, el ejército surcoreano y los restantes del antiguo ejército japonés, y los materiales bélicos evaluados en 73 millones de toneladas, cifra 11 veces mayor que en la guerra del Pacífico.

    Pero, durante el conflicto de 3 años la parte estadounidense sufrió pérdida tan grande que era difícil de creer. Tuvo a 405 498 norteamericanos muertos, heridos y capturados, y perdió 12 224 aviones y enorme cantidad de equipos técnicos de combate y materiales bélicos, pérdida casi 2.3 veces mayor que la sufrida en los 4 años de la guerra del Pacífico.

    Pesadilla horrorosa

    En el territorio norcoreano aún yacen muchos restos de los yanquis muertos durante la pasada guerra coreana.

    En los años de 1990, una parte de ellos se entregaron a Estados Unidos en Panmunjom. Viéndolo por TV los participantes norteamericanos en la pasada guerra coreana se estremecieron porque les hacía recordar la pesadilla que tuvieron durante la pasada guerra coreana.

    Particularmente los gringos y sus familiares estacionados en Surcorea se quedaron cautivados por el gran pavor. El comandante del octavo ejército estadounidense acantonado en Surcorea dijo que en el caso de estallar otra guerra coreana, primero los 36 000 soldados norteamericanos estacionados en aquel tiempo en Surcorea serían muertos y que Estados Unidos, aunque hiciera concesiones, debía prevenir otra guerra en Corea.

    En el caso de que las huestes norteamericanas en Okinawa de Japón y en el territorio estadounidense se movilicen e introduzcan todas en el frente coreano, la consecuencia será más catastrófica. En otras palabras, más yanquis serán muertos y heridos.

    News Week comentó que el cerebro del Pentágono desde los años de 1990 y varias veces efectuó el simulacro de guerra computarizado para agredir a la RPD de Corea y que cada vez resultó que Estados Unidos perdía con el saldo de cientos de miles de muertos.

    Pero, esta es la cosa del pasado. Ahora Estados Unidos se enfrenta a algo más terrible.

    Si no quiere morir quemado

    Norcorea, frente a la constante amenaza de agresión y abierta intimidación con bombas atómicas de Estados Unidos, llegó a poseer la bomba atómica. Ante la agravante amenaza con bombas atómicas de Estados Unidos incluso poseyó la bomba de hidrógeno. Y fortaleciendo en lo cuantitativo y cualitativo las fuerzas armadas nucleares se preparó para eliminar los efectivos norteamericanos estacionados en Surcorea que son el origen de la guerra, las bases militares norteamericanas en Hawai y Guam y hasta las mismas en el territorio estadounidense.

    CNN, en su página Web, insertando la noticia de que recientemente Norcorea lanzó el Hwasong-10, cohete balístico estratégico tierra-tierra de mediano y largo alcance, comentó que Norcorea, a pesar de las duras sanciones internacionales, apareció como ente más peligroso y que las agencias de inteligencia estadounidense ahora “constantemente observan con escrupulosidad a Norcorea”, pero deberían reconocer que ya no tienen más tiempo para hacerlo.

    Un investigador superior del Instituto Cato y asesor especial del presidente Reagan, en su artículo de colaboración titulado Solo con las sanciones no es posible detener a la RPD de Corea dijo que la opción de Estados Unidos era solo negociar con Norcorea y retirar sus tropas del noreste de Asia y que en esta región ser involucrado en la guerra no le daría ninguna ayuda.

    También en su artículo insertado en página de la National Interest, él escribió:

    Norcorea, sin injuriar a Estados Unidos, no pasa ni una semana. No amenaza a Europa, México, Brasil ni Nigeria, sino que quiere atacar con bombas atómicas precisamente a Estados Unidos. Ya tiene bastante la capacidad para ello. Preguntaría si en Surcorea no hubiera las tropas norteamericanas y el imperio no intimidara a Norcorea, ¿por qué este país lo insultaría? Ya hace varios decenios que desapareció la razón por la que las tropas norteamericanas se estacionaran en Surcorea. Que Estados Unidos, si no quiere morir quemado, retire a sus tropas desde Surcorea.

    Rompecabezas de Estados Unidos de América

    Donald John Trump, candidato republicano estadounidense a la presidencia, en la campaña electoral dijo: Estados Unidos, en Surcorea, unilateralmente gasta dinero. Beneficia al otro, sufriendo solo la pérdida. Si yo fuese electo presidente, le impondré a Surcorea todo el costo para el estacionamiento de las tropas estadounidenses. Si Surcorea no acepta mi exigencia, las retiraré y no haré caso del desencadenamiento o no de una guerra en la Península Coreana.

    En las condiciones financieras extremadamente depravadas, Estados Unidos consume anualmente 156 000 millones de dólares para mantener unas 800 bases militares en otros países incluyendo las en Surcorea. Trump quiere preguntar si hay necesidad de que su país sufre tantas pérdidas para defender a otros.

    Pero, ¿sería el rompecabezas del imperio que sufre por el acantonamiento de sus tropas en Surcorea analizado solo desde el punto de vista económico como hizo Trump de origen del plutócrata de los bienes inmuebles?

    Pérdidas inauditas

    Las tropas norteamericanas entraron en Surcorea el 8 de septiembre de 1945. Es que lo hicieron con la finalización de la II Guerra Mundial, al socaire del “desarme” del ejército japonés y con la máscara de “libertador”.

    Una vez ocupada a Surcorea, Estados Unidos soñó con dominar a toda Corea y el 25 de junio de 1950 con el ataque anticipado contra Norcorea, desató la guerra coreana. 

    Sobre la Península Coreana lanzó más de 2 millones de efectivos, incluido un tercio de su fuerza terrestre que se jactaba de su “supremacía” en el mundo, un quinto de su fuerza aérea, la mayoría de su Flota del Pacífico y una parte de su Flota del Mediterráneo, así como las huestes de los 15 países seguidores, el ejército surcoreano y los restantes del antiguo ejército japonés, y los materiales bélicos evaluados en 73 millones de toneladas, cifra 11 veces mayor que en la guerra del Pacífico.

    Pero, durante el conflicto de 3 años la parte estadounidense sufrió pérdida tan grande que era difícil de creer. Tuvo a 405 498 norteamericanos muertos, heridos y capturados, y perdió 12 224 aviones y enorme cantidad de equipos técnicos de combate y materiales bélicos, pérdida casi 2.3 veces mayor que la sufrida en los 4 años de la guerra del Pacífico.

    Pesadilla horrorosa

    En el territorio norcoreano aún yacen muchos restos de los yanquis muertos durante la pasada guerra coreana.

    En los años de 1990, una parte de ellos se entregaron a Estados Unidos en Panmunjom. Viéndolo por TV los participantes norteamericanos en la pasada guerra coreana se estremecieron porque les hacía recordar la pesadilla que tuvieron durante la pasada guerra coreana.

    Particularmente los gringos y sus familiares estacionados en Surcorea se quedaron cautivados por el gran pavor. El comandante del octavo ejército estadounidense acantonado en Surcorea dijo que en el caso de estallar otra guerra coreana, primero los 36 000 soldados norteamericanos estacionados en aquel tiempo en Surcorea serían muertos y que Estados Unidos, aunque hiciera concesiones, debía prevenir otra guerra en Corea.

    En el caso de que las huestes norteamericanas en Okinawa de Japón y en el territorio estadounidense se movilicen e introduzcan todas en el frente coreano, la consecuencia será más catastrófica. En otras palabras, más yanquis serán muertos y heridos.

    News Week comentó que el cerebro del Pentágono desde los años de 1990 y varias veces efectuó el simulacro de guerra computarizado para agredir a la RPD de Corea y que cada vez resultó que Estados Unidos perdía con el saldo de cientos de miles de muertos.

    Pero, esta es la cosa del pasado. Ahora Estados Unidos se enfrenta a algo más terrible.

    Si no quiere morir quemado

    Norcorea, frente a la constante amenaza de agresión y abierta intimidación con bombas atómicas de Estados Unidos, llegó a poseer la bomba atómica. Ante la agravante amenaza con bombas atómicas de Estados Unidos incluso poseyó la bomba de hidrógeno. Y fortaleciendo en lo cuantitativo y cualitativo las fuerzas armadas nucleares se preparó para eliminar los efectivos norteamericanos estacionados en Surcorea que son el origen de la guerra, las bases militares norteamericanas en Hawai y Guam y hasta las mismas en el territorio estadounidense.

    CNN, en su página Web, insertando la noticia de que recientemente Norcorea lanzó el Hwasong-10, cohete balístico estratégico tierra-tierra de mediano y largo alcance, comentó que Norcorea, a pesar de las duras sanciones internacionales, apareció como ente más peligroso y que las agencias de inteligencia estadounidense ahora “constantemente observan con escrupulosidad a Norcorea”, pero deberían reconocer que ya no tienen más tiempo para hacerlo.

    Un investigador superior del Instituto Cato y asesor especial del presidente Reagan, en su artículo de colaboración titulado Solo con las sanciones no es posible detener a la RPD de Corea dijo que la opción de Estados Unidos era solo negociar con Norcorea y retirar sus tropas del noreste de Asia y que en esta región ser involucrado en la guerra no le daría ninguna ayuda.

    También en su artículo insertado en página de la National Interest, él escribió:

    Norcorea, sin injuriar a Estados Unidos, no pasa ni una semana. No amenaza a Europa, México, Brasil ni Nigeria, sino que quiere atacar con bombas atómicas precisamente a Estados Unidos. Ya tiene bastante la capacidad para ello. Preguntaría si en Surcorea no hubiera las tropas norteamericanas y el imperio no intimidara a Norcorea, ¿por qué este país lo insultaría? Ya hace varios decenios que desapareció la razón por la que las tropas norteamericanas se estacionaran en Surcorea. Que Estados Unidos, si no quiere morir quemado, retire a sus tropas desde Surcorea.

    Posted at 9:40:00 |  by Manuel Arismendi
    Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.
    back to top