Artículos destacados
  • Eterno Presidente Kim Il Sung

    Biografía Presidente Kim Il Sung

  • Querido Dirigente Kim Jong Il

    Biografía del Querido Dirigente Kim Jong Il

  • Estimado Mariscal Kim Jong Un

    Biografía del Estimado Mariscal Kim Jong Un

  • Contenido

    viernes, 4 de abril de 2014

    La Asociación de Amistad con Corea de Chile se adhiere y felicita a la nación coreana por los festejos con motivo del Día del Sol, 15 de abril, Cumpleaños del Eterno Presidente Kim Il Sung.

    Sin duda que la personalidad ilustre del Gran Líder Kim Il Sung, padre fundador de la República Popular Democrática de Corea, gran ideoteórico y genial hombre de todos los tiempos, permanecerá para siempre en los corazones de quienes anhelan la paz, libertad e independencia de los pueblos, cuya lucha representa un baluarte de la justicia internacional también para nosotros los chilenos.


    No se puede separar una realidad tan cruda, como la que enfrentó el Eterno Presidente Kim Il Sung durante las guerras contra los imperialismos nipón y norteamericano, de lo ocurrido con las injerencias sanguinarias sufridas por los chilenos a partir del golpe de Estado de septiembre de 1973, hecho que derrocó al legítimo Gobierno del presidente mártir chileno, Salvador Allende.


    Es por ello que la descollante figura del Gran Líder Kim Il Sung es para el mundo entero un motivo de satisfacción y de fe en que el desarrollo independiente es posible, tal como lo es la República Popular Democrática de Corea para el mundo, donde la felicidad del pueblo se encuentra primero bajo el desvelo de sus autoridades, encabezadas por el Mariscal Kim Jong Un, quien se mantiene firme orientando a sus compatriotas contra las amenazas del imperialismo, considerando al pueblo como el cielo, siendo esto una política gubernamental enseñada por el Gran Líder Kim Il Sung, situación que ofrece sólidas bases, más duras que el diamante, las que derribarán todos los complots, bloqueos, sanciones y boicots de quienes pretenden ser los amos del mundo.


    Por todos estos motivos es que enviamos este cálido mensaje de apoyo y amistad al pueblo coreano, en esta fecha tan importante para los pueblos del mundo.


    Felicitaciones a la República Popular Democrática de Corea, a su pueblo y sus líderes.

    Asociación de Amistad con Corea, Chile - KFA, Chile

    Chilenos felicitan el Día del Sol, con motivo del Aniversario del nacimiento del Gran Líder Kim Il Sung

    La Asociación de Amistad con Corea de Chile se adhiere y felicita a la nación coreana por los festejos con motivo del Día del Sol, 15 de abril, Cumpleaños del Eterno Presidente Kim Il Sung.

    Sin duda que la personalidad ilustre del Gran Líder Kim Il Sung, padre fundador de la República Popular Democrática de Corea, gran ideoteórico y genial hombre de todos los tiempos, permanecerá para siempre en los corazones de quienes anhelan la paz, libertad e independencia de los pueblos, cuya lucha representa un baluarte de la justicia internacional también para nosotros los chilenos.


    No se puede separar una realidad tan cruda, como la que enfrentó el Eterno Presidente Kim Il Sung durante las guerras contra los imperialismos nipón y norteamericano, de lo ocurrido con las injerencias sanguinarias sufridas por los chilenos a partir del golpe de Estado de septiembre de 1973, hecho que derrocó al legítimo Gobierno del presidente mártir chileno, Salvador Allende.


    Es por ello que la descollante figura del Gran Líder Kim Il Sung es para el mundo entero un motivo de satisfacción y de fe en que el desarrollo independiente es posible, tal como lo es la República Popular Democrática de Corea para el mundo, donde la felicidad del pueblo se encuentra primero bajo el desvelo de sus autoridades, encabezadas por el Mariscal Kim Jong Un, quien se mantiene firme orientando a sus compatriotas contra las amenazas del imperialismo, considerando al pueblo como el cielo, siendo esto una política gubernamental enseñada por el Gran Líder Kim Il Sung, situación que ofrece sólidas bases, más duras que el diamante, las que derribarán todos los complots, bloqueos, sanciones y boicots de quienes pretenden ser los amos del mundo.


    Por todos estos motivos es que enviamos este cálido mensaje de apoyo y amistad al pueblo coreano, en esta fecha tan importante para los pueblos del mundo.


    Felicitaciones a la República Popular Democrática de Corea, a su pueblo y sus líderes.

    Asociación de Amistad con Corea, Chile - KFA, Chile

    Posted at 4:28 |  by Manuel Arismendi

    jueves, 27 de marzo de 2014

    Y ahora a los enfermitos, pseudo periodistas, les ha dado con el corte de pelo del Mariscal Kim Jong Un. 

    Como fuente principal citan a la supuestamente "independiente", Radio Free Asia, que no es otra cosa que una filial mediática de la CIA. Sí, la misma que auspició el golpe militar en Chile. Del resto de la noticia no vamos a escribir, porque seguir desmintiendo más mentiras es improductivo, sólo hacer esta declaración para dejar las cosas en su lugar de forma breve, porque no se trata de desgastarse con los rifleros (así le decimos en Chile a los falsos periodistas) que tienen conectado el cerebro al trasero de los imperialistas y otros bastardos de baja categoría.

    Prensa capitalista y momia de Chile hace gárgaras con noticia inventada sobre Mariscal Kim Jong Un

    Y ahora a los enfermitos, pseudo periodistas, les ha dado con el corte de pelo del Mariscal Kim Jong Un. 

    Como fuente principal citan a la supuestamente "independiente", Radio Free Asia, que no es otra cosa que una filial mediática de la CIA. Sí, la misma que auspició el golpe militar en Chile. Del resto de la noticia no vamos a escribir, porque seguir desmintiendo más mentiras es improductivo, sólo hacer esta declaración para dejar las cosas en su lugar de forma breve, porque no se trata de desgastarse con los rifleros (así le decimos en Chile a los falsos periodistas) que tienen conectado el cerebro al trasero de los imperialistas y otros bastardos de baja categoría.

    Posted at 17:02 |  by Manuel Arismendi

    domingo, 5 de enero de 2014

    Corea del Norte en 2013


    Corea del Norte en 2013

    Corea del Norte en 2013


    Posted at 14:54 |  by Manuel Arismendi

    miércoles, 1 de enero de 2014






    Pyongyang, 1 de enero (ACNC) -- El Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea pronunció el día primero el mensaje del Año Nuevo 2014.
        El texto completo del mensaje sigue:
        Queridos compañeros,
        Entrañables oficiales y soldados del Ejército Popular, pueblo del país entero y compatriotas fraternales:
        Despedimos el 2013 que dejó huellas indelebles en el sagrado avance de la revolución del Juche y acogemos el Año Nuevo de 2014, pletóricos de la confianza en el futuro y el orgullo revolucionario.
        Ante todo, rindo mi más sincero tributo y cordiales saludos por el Año Nuevo a los grandes compañeros Kim Il Sung y Kim Jong Il en reflejo de la infinita añoranza y veneración de todos los oficiales y soldados del Ejército Popular y otros sectores de la población.
        Rindo homenaje a los mártires que el año pasado dieron su valiosa vida en aras de la defensa nacional y la construcción del socialismo, así como saludo a todos los militares y civiles que en pos de nuestro Partido abren una nueva era de prosperidad de la patria.
        Formulo los más sinceros votos por la mayor felicidad y dicha de todas las familias del país.
        Saludos a los surcoreanos que luchan por la independencia, la democracia y la reunificación nacional, a los compatriotas residentes en otros países que se entregan en cuerpo y alma para la prosperidad de la patria, así como a todos los pueblos progresistas del mundo y amigos extranjeros amantes de la justicia y la paz.
        El que despedimos fue un año enorgullecedor en el que todo el Partido, ejército y pueblo libraron una ofensiva general en acato a la nueva línea del Partido acerca del desarrollo simultáneo y alcanzaron una brillante victoria en la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero y la defensa del socialismo.
        En ese período nuestros uniformados y civiles, unidos compactamente en torno al Partido, hicieron prevalecer las ideas y la causa del gran Líder Kim Il Sung y el gran General Kim Jong Il y potenciaron nuestras filas revolucionarias en lo político e ideológico.
        En el proceso de la lucha del año anterior, incluidas las actividades políticas efectuadas en saludo al aniversario 65 de la fundación de la República y el 60 de la victoria en la Guerra de Liberación de la Patria, hicieron gala de su inquebrantable fe y voluntad de enaltecer al gran Líder y al gran General y eternizar sus proezas generación tras generación.
        La política de nuestro Partido de respeto y amor al pueblo y la ardiente lealtad de nuestro pueblo que lo quiere como a su madre se han identificado para colocar en una nueva altura los lazos consanguíneos que unen al Partido y las masas populares.
        El año pasado nuestro Partido adoptó la resuelta medida de extirpar una inmundicia que persistía en el seno del Partido en un período de intenso bregar para edificar un Estado poderoso y próspero. Al descubrir y eliminar, en un momento oportuno y con una atinada decisión, ese grupo de sectarios opuestos a él y la revolución, logró consolidar sus filas y las de la revolución y fortalecer con creces nuestra gran unidad. A través de esta lucha, nuestro Partido reafirmó la determinación de reforzar su función militante y papel para cumplir con el honroso cometido que asume ante la época y la historia como agrupación al servicio del pueblo y consagrarse más para su bienestar.
        El año anterior obtuvimos un gran triunfo en el empeño por elevar nuestra capacidad de defensa nacional y en la cruenta confrontación con el imperialismo.
        Los científicos, técnicos y obreros de la industria de defensa nacional, armados de inconmovible fe y valor, superaron a los demás en la tecnología de punta, con lo cual demostraron el poderío de la Corea del Songun y contribuyeron sustancialmente a elevar la capacidad de defensa nacional. Poseedores del gran espíritu, los integrantes del Ejército Popular y del Ejército de Seguridad Interior del Pueblo defendieron a riesgo de su vida al Partido, el Líder, la patria y el pueblo y pusieron de manifiesto la dignidad y el poderío de la República al frustrar cada una de las descabelladas provocaciones del enemigo encaminadas a desencadenar una guerra nuclear y sus campañas de enfrentamiento.
        En medio de una situación compleja y preñada de dificultades, nuestros militares y civiles aunaron la fuerza y obtuvieron resonantes éxitos en sus esfuerzos para construir una potencia económica y elevar el nivel de vida de la población.
        Se logró un gran auge en la producción de distintos sectores y unidades de la economía nacional, se afirmó la base de una economía independiente y, en particular, los funcionarios y demás trabajadores del sector agrícola introdujeron innovaciones en sus faenas y contribuyeron a mejorar la vida del pueblo pese a las duras condiciones y desfavorables factores climáticos.
        Los constructores, entre ellos los militares, levantaron numerosas creaciones monumentales destinadas a la prosperidad de la patria y el bienestar del pueblo y abrieron una época de mayor esplendor de la construcción.
        En obediencia al llamado del Partido de crear la “velocidad Masikryong”, exhibieron el fervor patriótico y abnegación para erigir, en un corto plazo y como realizaciones de la era de Partido del Trabajo, numerosas obras como el Museo Conmemorativo de la Victoria en la Guerra de Liberación de la Patria, el Reparto para Científicos Unha, el Complejo de Piscinas de Recreación de Munsu y la Estación de esquí del monte Masik. Con ello mostraron el gallardo aspecto de la patria que rejuvenece cada día más y contribuyeron a que resonaran más las risas de felicidad de nuestro pueblo. Los participantes en las grandes obras como el acondicionamiento de la meseta Sepho consiguieron domar la naturaleza venciendo múltiples dificultades e hicieron posible realizar antes del tiempo previsto el ambicioso proyecto del Partido.
        El año pasado experimentó nuevos avances en el deporte, la enseñanza y otras ramas de la cultura.
        En correspondencia con el propósito del Partido de construir una potencia deportiva, una fiebre de deporte se desató en todo el país y nuestros fidedignos jugadores honraron al país con medallas de oro en las lides internacionales. Se impulsaron exitosamente los preparativos de la enseñanza obligatoria general de doce años, se lograron innumerables éxitos en las esferas científico-técnicas y la creación de modernos establecimientos sanitarios mejoró el servicio médico para el pueblo. La prolífera producción de excelentes piezas de la época en el sector del arte musical sublimó en un mundo de lealtad el alma de todos los militares y civiles y los alentó para la lucha y las hazañas.
        La brillante victoria y los logros alcanzados en el año pasado constituyen frutos maduros de una lucha audaz y heroica que todo el Partido, ejército y pueblo libraron en acato al lineamiento y la política de carácter revolucionario y popular y la destacada dirección de nuestro Partido, movidos por la inquebrantable voluntad de levantar a toda costa un Estado socialista poderoso y próspero.
        Mediante la lucha del año pasado patentizamos que son mejores nuestra ideología, fuerza y estilo y que con nada se puede detener el avance de nuestra sagrada causa que persigue un gran ideal y meta.
        Agradezco cordialmente a todos los militares y civiles quienes, al hacer gala de una insuperable abnegación con su ilimitada lealtad al Partido y ardiente patriotismo, supieron engalanar el significativo año de 2013 con acontecimientos extraordinarios.
        Compañeros:
        El 2014 será un año de la lucha impetuosa y de grandes cambios en que abriremos la era de prosperidad de la Corea del Songun al lograr nuevos saltos en todos los dominios de la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.
        Para nosotros este es un año de esfuerzos dignos por realizar con antelación el hermoso ideal y sueño del pueblo, un año de la marcha de triunfadores hacia el gran festival que adornará el 70 aniversario de la fundación del glorioso Partido del Trabajo de Corea.
        En este prometedor año nuevo debemos acelerar la marcha heroica confiando en la victoria y con el gran entusiasmo y abrir una era de plena prosperidad en la revolución y su construcción.
        ¡Con la firme confianza en la victoria, levantemos una ola de grandes saltos en todos los dominios de la construcción de un Estado poderoso y próspero!, esta es la consigna combativa que nuestro Partido y pueblo deben enarbolar este año.
        Este año debemos procurar que la agricultura, la construcción y el sector de las ciencias y la técnica sean vanguardia en la marcha, con la antorcha de innovaciones en alto, y que incentiven con ella el avance de todos los demás sectores de la construcción socialista.
        En este significativo año conmemoramos el cincuentenario de la publicación de la tesis sobre el problema rural socialista por el gran Líder, compañero Kim Il Sung.
        Hemos de vigorizar en el campo las revoluciones ideológica, técnica y cultural, lograr cambios decisivos en la producción agrícola y, de esta manera, evidenciar la justeza y vitalidad de la tesis. En los esfuerzos de este año por la construcción económica y la mejora de la vida del pueblo debemos considerar la agricultura como la mayor prioridad y concentrar la fuerza en ella. En ese sector introducirán de modo activo los científicos métodos de cultivo y trabajarán con toda responsabilidad hasta conquistar a toda costa la meta de producción de cereales presentada por el Partido. Promoverán la ganadería y ampliarán el cultivo de hongos y de verduras en invernaderos para que la población se beneficie de la mayor cantidad posible de sus productos.
        Este año debemos abrir una nueva era de prosperidad en la construcción.
        La construcción es un renglón importante para consolidar la base del Estado poderoso y próspero y crear el cimiento para la felicidad del pueblo. A la rama de construcción le incumbe levantar muchos edificios de categoría mundial que representen la era del Songun y obras destinadas a mejorar la vida de los habitantes, para así consolidar la base de nuestra economía independiente y procurarle al pueblo una vida más rica y civilizada. Hay que acelerar y terminar en la fecha prevista las obras importantes como la construcción escalonada de centrales hidroeléctricas a lo largo del río Chongchon, la base ganadera en la zona de Sepho, la Granja de Frutas de Kosan, la roturación de marismas y los canales de riego para la provincia de Hwanghae del Sur. Es menester impulsar enérgicamente la construcción de viviendas, albergues y otros edificios destinados a mejorar las condiciones y ambientes de la educación y levantar en el supremo nivel establecimientos culturales y de servicio. Este año debemos seguir levantando majestuosas y elegantes construcciones en la ciudad de Pyongyang y resaltar la peculiaridad de cada provincia, ciudad y distrito, mediante la cooperación de militares y civiles.
        Las ciencias y la tecnología son la fuerza motriz que impulsa la edificación de un Estado poderoso y próspero y de su desarrollo dependen la felicidad del pueblo y el porvenir de la patria.
        Ese sector debe resolver problemas para el futuro desarrollo de la economía nacional y el mejoramiento de la vida del pueblo y los que se presentan en la actualidad, superar a los demás en la tecnología de punta y abrir un atajo para la estructuración de la economía de conocimientos. Los científicos y técnicos, montados sobre el caballo alado que les ha regalado el Partido y valiéndose de todo el talento y entusiasmo, deben lograr grandes éxitos en su trabajo y ser genuinos patriotas que contribuyen a la edificación de una patria rica y poderosa. En toda la sociedad concederán prioridad a las ciencias y la tecnología, en tanto que todos los funcionarios y trabajadores las aprenderán con aplicación, enarbolando la consigna que los convoca a ser talentosos científicos y técnicos.
        Es preciso hacer grandes innovaciones en el sector priorizado, las industrias básicas, y las demás esferas de la economía nacional.
        El renglón metalúrgico y el químico son pilares gemelos de la potencia económica y su desarrollo asegura la construcción económica y el mejoramiento de la vida de la población. En estas ramas debemos esforzarnos con tesón para aumentar la producción recurriendo a nuestras materias primas, combustible y últimos logros científicos, en acato a la consigna de modernizar la economía y adecuarla a nuestra realidad, con el fin de activar el conjunto de la economía nacional y producir suficiente cantidad de materiales de hierro y acero y diversos artículos químicos necesarios para el fomento de la vida del pueblo.
        Hay que priorizar decididamente las industrias eléctrica y carbonífera. Al tiempo que toman medidas para maximizar la generación energética en las centrales, trazarán acertadamente el plan de largo alcance para resolver radicalmente la falta de electricidad, se enfocarán en su cumplimiento y generarán más electricidad principalmente con los recursos hidráulicos y aprovechando asimismo la energía de la naturaleza como la eólica, la geotérmica y la solar. Deben elevar la producción en las minas carboníferas, resolver decisivamente el problema del transporte como el ferroviario y lograr innovaciones en cooperación de las ramas de electricidad, carbón y transporte ferroviario, con el objetivo de impulsar el progreso económico del país.
        Es menester dedicar gran empeño en la industria ligera, renglón que desempeña un gran papel en la mejora de la vida de la población. A las fábricas de esta rama les corresponde acelerar con entusiasmo la modernización y la aplicación de la tecnología de CNC (control numérico computarizado –N.T.) y lograr la estabilidad productiva al elevar la proporción de uso de materias primas y materiales nacionales, mientras que todas las ciudades y distritos desarrollarán sus industrias acorde con la situación de cada cual, para la mayor producción de diversos artículos de consumo masivo de buena calidad.
        Es preciso adoptar medidas estatales para desarrollar la pesquería. A ese sector le corresponde modernizar barcos y otros equipos de pesca e impulsarla con métodos científicos siguiendo el ejemplo de los pescadores del Ejército Popular que lograron capturar gran cantidad de peces en fiel cumplimiento de la orden del Comandante Supremo, para que todos los barcos regresen a sus puertos haciendo sonar la sirena en señal de la gran pesca. También le compete promover la maricultura en gran escala.
        Es necesario proteger y aumentar de manera activa las riquezas del país, entre ellas los recursos subterráneos, forestales y marítimos, e impulsar con energía la reforestación con la participación de todo el pueblo hasta que todas las montañas se conviertan en frondosos bosques.
        En todas las esferas de la economía nacional se fomentará el ahorro, además de aumentar la producción aprovechando al máximo sus potencialidades productivas y reservas internas. Ahorrar es producir y por ese conducto se revela el patriotismo. Reinará en toda la sociedad el espíritu de ahorro para consumir con eficiencia un vatio de electricidad, un gramo de carbón y una gota de agua y prevalecerá un ambiente en que todos aportan más a la vida económica del país con alto sentido de patriotismo y la conciencia de ser sus dueños.
        Es menester mejorar decisivamente la dirección y la administración de la economía. Se reforzará, bajo el liderazgo del Partido, la dirección unificada del Estado sobre las actividades económicas y se propiciará que las empresas realicen sus labores con más responsabilidad y creatividad y que todos los trabajadores cumplan fielmente su misión y funciones como protagonistas de la producción y la gestión.
        Hace falta dar grandes pasos de avance en la educación y otras ramas de la cultura.
        Se mejorarán el contenido educativo, el método didáctico y las condiciones y el ambiente de la docencia conforme a la demanda de la revolución y la época que progresa y se producirán cambios en las labores educacionales incluida la educación secundaria general. A la salud pública le incumbe poner más empeño en el tratamiento y la prevención de enfermedades para el fomento de la salud de la población, de modo que todos disfruten de mayores beneficios del sistema sanitario del socialismo.
        El arte y la literatura son como trompeteros e impulsores de la ofensiva revolucionaria para la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero. Se crearán muchas obras de gran valor ideológico y artístico que conmuevan el corazón de las personas y representen nuestro tiempo siguiendo el ritmo de la marcha de nuestra revolución y la realidad palpitante.
        Hay que avivar la fiebre del deporte en todas partes del país. Los deportistas, con la ambición de ser campeones mundiales, se entregarán más al entrenamiento; se desarrollará la ciencia y técnica deportiva; se materializará la orientación de promover la participación masiva en esa actividad para hacer realidad el proyecto del Partido de convertir nuestro país en una potencia deportiva.
        Continuaremos dedicando ingentes esfuerzos a elevar la capacidad de defensa nacional.
        Consolidar las fuerzas armadas es la tarea más importante del Estado y la potencial militar garantiza la dignidad de la nación, la felicidad del pueblo y la paz.
        Se reforzará y desarrollará el Ejército Popular como invencibles fuerzas armadas revolucionarias inspiradas en el espíritu del monte Paektu al total servicio del Partido y el líder, de la patria y el pueblo. A este efecto lo más importante es fortalecer las compañías, principales unidades de combate y centros de vida de los militares. Convertiremos todas las compañías en fuerzas élite preparadas tanto en el plano político-ideológico como en el técnico-militar y en queridas familias llenas de hermandad. Se intensificará la educación ideológico-política de los militares para prepararlos como hombres de firme idea y convicción, dispuestos a defender a riesgo de su vida el Palacio del Sol Kumsusan y el Comité Central del Partido. Mediante intensos ejercicios de combate y un movimiento de destacados tiradores de fusil y cañón, los militares poseerán una puntería certera, complexión fuerte y espíritu de férrea disciplina y se prepararán para combatir cada uno a cien enemigos.
        En el Ejército de Seguridad Interior del Pueblo de Corea se establecerán firmemente el sistema de dirección del Partido y la disciplina revolucionaria para que sus miembros cumplan plenamente su noble misión y deber de defender al Líder, el régimen y el pueblo. La Guardia Roja Obrero-Campesina siempre estará lista para la batalla redoblando ejercicios militares.
        A la industria de defensa nacional le incumbe producir mayor cantidad de modernas armas típicas ligeras, no tripuladas, inteligentes y precisas, los cuales multiplicarán nuestra capacidad de autodefensa.
        Es indispensable consolidar aún más la base político-ideológica de nuestra revolución.
        Pues ella constituye el baluarte que decide la victoria o la derrota en la batalla de defensa del socialismo y el fortalecimiento de las filas revolucionarias en lo político e ideológico es la tarea más importante para nosotros.
        En este año de significación en que cumple 40 años la declaración del programa de transformación de toda la sociedad según el kimilsungismo elaborado por el gran General, fortificaremos al Partido en el plano organizativo-ideológico, formaremos a todos los miembros de la sociedad como kimilsungista-kimjongilistas y estrecharemos la unidad monolítica de las filas revolucionarias.
        Es preciso establecer firmemente en el seno del Partido el sistema de dirección única, asegurar la pureza de las filas de sus miembros y elevar la función y el papel combativos de sus organizaciones. Intensificarán la educación ideológica entre los cuadros, militantes y otros trabajadores para que sigan, en cualquier momento y lugar, únicamente a los grandes compañeros Kim Il Sung y Kim Jong Il y a nuestro Partido y piensen y actúen según la idea y voluntad del Partido. Se mantendrán alerta ante cualquier manifestación y factor que afecte y perjudique la unidad de las filas del Partido y la revolución, por insignificante que sea, y los eliminarán implacablemente. Necesita arreciar la lucha contra las ideas extrañas y las corrupciones que minan nuestro régimen y frustrar totalmente las maniobras de la penetración ideológica y cultural del enemigo.
        Con miras a dar grandes saltos en todos los sectores de la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero, es imprescindible activar al máximo la potencial espiritual de las masas. Esto es la mayor posibilidad de la creación e innovación y la clave fundamental para lograr éxitos admirables. Es necesario realizar una dinámica campaña de educación ideológica, la de propaganda y agitación, encaminada a incentivar la potencial espiritual de los militantes del Partido y otros trabajadores. Todos personificarán el patriotismo de Kim Jong Il y lo aplicarán en todos los aspectos de la práctica, realizando méritos heroicos en la orgullosa empresa para construir un país socialista rico, poderoso y civilizado.
        Urge establecer una firme disciplina y orden revolucionario en todos los campos de la lucha revolucionaria y la labor constructiva, factor importante para demostrar en alto grado la superioridad de nuestra sociedad regida por el colectivismo y obtener éxitos en todas las tareas. En todos los sectores y unidades se cumplirán estrictamente las políticas y orientaciones del Partido y las leyes, resoluciones y directivas del Estado, y todos los funcionarios y trabajadores, conscientes de ser dueños de la sociedad y ciudadanos de la República, respetarán las leyes, las reglas y el orden.
        Los cuadros deben esforzarse por todos los medios para cumplir su misión como miembros de mando de la revolución y fieles servidores del pueblo.
        Con absoluta lealtad hacia el Partido, alto sentido de responsabilidad y gran entusiasmo programarán ambiciosos proyectos y lucharán con tesón para realizarlos hasta sus últimas consecuencias, cumpliendo así infaliblemente lo que el Partido se propone.
        Tomarán por norma inviolable de su trabajo la demanda y el interés del pueblo y se esforzarán para satisfacer sus deseos y gustos y para beneficiarlo. Respetarán con infinita sinceridad la demanda del pueblo, la voz de las masas, y siempre se comportarán y trabajarán como sus fieles servidores.
        Hace 20 años el gran Líder Kim Il Sung dejó su última firma en un documento de trascendencia histórica relacionado con la reunificación del país.
        Este año, en cumplimiento de su legado y el del General, debemos lograr avances en el movimiento por reunificar el país.
        Con miras a resolver el problema de la reintegración territorial en correspondencia con el deseo y voluntad de los compatriotas, es preciso rechazar la intervención de las fuerzas extranjeras y mantener con firmeza el principio de Entre nosotros, los connacionales.
        Los protagonistas de la reunificación del país son todos los coreanos del Norte, el Sur y en el ultramar y podemos lograrla de manera independiente de acuerdo con el interés y la exigencia de la nación solo cuando nos atengamos al referido principio. Apelar a las fuerzas extranjeras para conseguir la “cooperación internacional” en cuanto al problema de la nación, el de las relaciones Norte-Sur, es un humillante acto servil y traicionero que deja el destino de la nación a su libre albedrío. El Norte y el Sur deben mantener la independencia estipulada en los tres principios de la reunificación del país y la Declaración Conjunta Norte-Sur, sostener firmemente la posición de Entre nosotros, los connacionales, y respetar e implementar fielmente las declaraciones conjuntas.
        Es ineludible luchar por salvaguardar la seguridad y la paz de la nación.
        Los bélicos estadounidenses y surcoreanos hacen frenéticos ejercicios de guerra contra el Norte concentrando gran cantidad de armas nucleares en la Península Coreana y en sus alrededores. Por eso se crea una situación tan crítica que un pequeño choque militar eventual puede desembocar en una guerra total. Si estalla aquí una nueva contienda, esta supondrá una espantosa catástrofe nuclear, de la cual ni siquiera Estados Unidos puede estar a salvo. Todos los integrantes de la nación coreana no deben permitir en absoluto las maniobras de enfrentamiento y de guerra de los belicistas del interior y exterior del país y frustrarlas resueltamente.
        Urge crear un ambiente propicio para mejorar las relaciones entre el Norte y el Sur.
        Provoca dolor el simple hecho de que la nación esté dividida por culpa de las fuerzas foráneas. También resulta intolerable promover la difamación, el antagonismo y la antipatía entre los compatriotas, situación que puede ser aprovechada por las fuerzas extranjeras que no desean la reunificación de Corea. Ha llegado el momento de poner el punto final a la calumnia inútil y dañina, y no se debe permitir por más tiempo el perjuicio a la reconciliación y la unidad. A las autoridades surcoreanas les corresponde renunciar al enfrentamiento imprudente contra otra parte de la nación y a la campaña de reprimir el “pro-Norte”, así como optar por mejorar las relaciones bilaterales en atención a la demanda de los compatriotas, a favor de la independencia, la democracia y la reunificación de la patria. Admitiremos a todos los que aprecian la nación y desean la reintegración, independientemente de su pasado, y también en el futuro, nos esforzaremos de modo activo por mejorar las relaciones intercoreanas.
        Todos los compatriotas del Norte, el Sur y el extranjero, firmemente unidos bajo la bandera del patriotismo auténtico, el ideal Entre nosotros, los connacionales, se levantarán con energía en la lucha a escala nacional para la reunificación territorial, y abrirán así una nueva fase para la reunificación independiente, la paz y la prosperidad.
        El año pasado la intervención y las maniobras de guerra de los imperialistas que amenazaban la independencia de los Estados soberanos y el derecho a vivir continuaron sin cesar en el ámbito internacional.
        Hay que destacar que en la Península Coreana, el punto más candente del mundo, se cernía el peligro de una inminente guerra nuclear debido a las maniobras de las fuerzas enemigas para eliminar a nuestra República, lo cual amenazó seriamente la paz y la seguridad de esta región y el resto del mundo.
        La paz es muy valiosa para nuestro pueblo, pero no se logra solo con desearla o pedirla. No podemos permanecer indiferentes ante el nubarrón de la guerra nuclear que nos amenaza permanentemente en la Península Coreana y defenderemos firmemente la soberanía y la paz del país y la dignidad nacional con nuestra gran capacidad de defensa.
        En lo adelante nuestro Partido y Gobierno, manteniendo inclaudicable el ideal de política exterior de la independencia, la paz y la amistad, seguirán ampliando las relaciones de amistad y cooperación con los países que respetan nuestra soberanía y nos tratan como amigos y no cejarán en el empeño por la paz y la seguridad del mundo y por la prosperidad común de la humanidad.
        Enormes son las tareas que enfrentamos y existen dificultades en nuestro camino, pero nuestra causa revolucionaria que avanza bajo la bandera del gran kimilsungismo-kimjongilismo triunfará infaliblemente.
        Todos, llenos de gran esperanza y firme fe y unidos compactamente con una sola idea y voluntad en torno al Partido, marchemos con pasos firmes por lograr victorias más resonantes en el año nuevo.

    Kim Jong Un, Mensaje de Año Nuevo 103 Era Juche






    Pyongyang, 1 de enero (ACNC) -- El Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea pronunció el día primero el mensaje del Año Nuevo 2014.
        El texto completo del mensaje sigue:
        Queridos compañeros,
        Entrañables oficiales y soldados del Ejército Popular, pueblo del país entero y compatriotas fraternales:
        Despedimos el 2013 que dejó huellas indelebles en el sagrado avance de la revolución del Juche y acogemos el Año Nuevo de 2014, pletóricos de la confianza en el futuro y el orgullo revolucionario.
        Ante todo, rindo mi más sincero tributo y cordiales saludos por el Año Nuevo a los grandes compañeros Kim Il Sung y Kim Jong Il en reflejo de la infinita añoranza y veneración de todos los oficiales y soldados del Ejército Popular y otros sectores de la población.
        Rindo homenaje a los mártires que el año pasado dieron su valiosa vida en aras de la defensa nacional y la construcción del socialismo, así como saludo a todos los militares y civiles que en pos de nuestro Partido abren una nueva era de prosperidad de la patria.
        Formulo los más sinceros votos por la mayor felicidad y dicha de todas las familias del país.
        Saludos a los surcoreanos que luchan por la independencia, la democracia y la reunificación nacional, a los compatriotas residentes en otros países que se entregan en cuerpo y alma para la prosperidad de la patria, así como a todos los pueblos progresistas del mundo y amigos extranjeros amantes de la justicia y la paz.
        El que despedimos fue un año enorgullecedor en el que todo el Partido, ejército y pueblo libraron una ofensiva general en acato a la nueva línea del Partido acerca del desarrollo simultáneo y alcanzaron una brillante victoria en la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero y la defensa del socialismo.
        En ese período nuestros uniformados y civiles, unidos compactamente en torno al Partido, hicieron prevalecer las ideas y la causa del gran Líder Kim Il Sung y el gran General Kim Jong Il y potenciaron nuestras filas revolucionarias en lo político e ideológico.
        En el proceso de la lucha del año anterior, incluidas las actividades políticas efectuadas en saludo al aniversario 65 de la fundación de la República y el 60 de la victoria en la Guerra de Liberación de la Patria, hicieron gala de su inquebrantable fe y voluntad de enaltecer al gran Líder y al gran General y eternizar sus proezas generación tras generación.
        La política de nuestro Partido de respeto y amor al pueblo y la ardiente lealtad de nuestro pueblo que lo quiere como a su madre se han identificado para colocar en una nueva altura los lazos consanguíneos que unen al Partido y las masas populares.
        El año pasado nuestro Partido adoptó la resuelta medida de extirpar una inmundicia que persistía en el seno del Partido en un período de intenso bregar para edificar un Estado poderoso y próspero. Al descubrir y eliminar, en un momento oportuno y con una atinada decisión, ese grupo de sectarios opuestos a él y la revolución, logró consolidar sus filas y las de la revolución y fortalecer con creces nuestra gran unidad. A través de esta lucha, nuestro Partido reafirmó la determinación de reforzar su función militante y papel para cumplir con el honroso cometido que asume ante la época y la historia como agrupación al servicio del pueblo y consagrarse más para su bienestar.
        El año anterior obtuvimos un gran triunfo en el empeño por elevar nuestra capacidad de defensa nacional y en la cruenta confrontación con el imperialismo.
        Los científicos, técnicos y obreros de la industria de defensa nacional, armados de inconmovible fe y valor, superaron a los demás en la tecnología de punta, con lo cual demostraron el poderío de la Corea del Songun y contribuyeron sustancialmente a elevar la capacidad de defensa nacional. Poseedores del gran espíritu, los integrantes del Ejército Popular y del Ejército de Seguridad Interior del Pueblo defendieron a riesgo de su vida al Partido, el Líder, la patria y el pueblo y pusieron de manifiesto la dignidad y el poderío de la República al frustrar cada una de las descabelladas provocaciones del enemigo encaminadas a desencadenar una guerra nuclear y sus campañas de enfrentamiento.
        En medio de una situación compleja y preñada de dificultades, nuestros militares y civiles aunaron la fuerza y obtuvieron resonantes éxitos en sus esfuerzos para construir una potencia económica y elevar el nivel de vida de la población.
        Se logró un gran auge en la producción de distintos sectores y unidades de la economía nacional, se afirmó la base de una economía independiente y, en particular, los funcionarios y demás trabajadores del sector agrícola introdujeron innovaciones en sus faenas y contribuyeron a mejorar la vida del pueblo pese a las duras condiciones y desfavorables factores climáticos.
        Los constructores, entre ellos los militares, levantaron numerosas creaciones monumentales destinadas a la prosperidad de la patria y el bienestar del pueblo y abrieron una época de mayor esplendor de la construcción.
        En obediencia al llamado del Partido de crear la “velocidad Masikryong”, exhibieron el fervor patriótico y abnegación para erigir, en un corto plazo y como realizaciones de la era de Partido del Trabajo, numerosas obras como el Museo Conmemorativo de la Victoria en la Guerra de Liberación de la Patria, el Reparto para Científicos Unha, el Complejo de Piscinas de Recreación de Munsu y la Estación de esquí del monte Masik. Con ello mostraron el gallardo aspecto de la patria que rejuvenece cada día más y contribuyeron a que resonaran más las risas de felicidad de nuestro pueblo. Los participantes en las grandes obras como el acondicionamiento de la meseta Sepho consiguieron domar la naturaleza venciendo múltiples dificultades e hicieron posible realizar antes del tiempo previsto el ambicioso proyecto del Partido.
        El año pasado experimentó nuevos avances en el deporte, la enseñanza y otras ramas de la cultura.
        En correspondencia con el propósito del Partido de construir una potencia deportiva, una fiebre de deporte se desató en todo el país y nuestros fidedignos jugadores honraron al país con medallas de oro en las lides internacionales. Se impulsaron exitosamente los preparativos de la enseñanza obligatoria general de doce años, se lograron innumerables éxitos en las esferas científico-técnicas y la creación de modernos establecimientos sanitarios mejoró el servicio médico para el pueblo. La prolífera producción de excelentes piezas de la época en el sector del arte musical sublimó en un mundo de lealtad el alma de todos los militares y civiles y los alentó para la lucha y las hazañas.
        La brillante victoria y los logros alcanzados en el año pasado constituyen frutos maduros de una lucha audaz y heroica que todo el Partido, ejército y pueblo libraron en acato al lineamiento y la política de carácter revolucionario y popular y la destacada dirección de nuestro Partido, movidos por la inquebrantable voluntad de levantar a toda costa un Estado socialista poderoso y próspero.
        Mediante la lucha del año pasado patentizamos que son mejores nuestra ideología, fuerza y estilo y que con nada se puede detener el avance de nuestra sagrada causa que persigue un gran ideal y meta.
        Agradezco cordialmente a todos los militares y civiles quienes, al hacer gala de una insuperable abnegación con su ilimitada lealtad al Partido y ardiente patriotismo, supieron engalanar el significativo año de 2013 con acontecimientos extraordinarios.
        Compañeros:
        El 2014 será un año de la lucha impetuosa y de grandes cambios en que abriremos la era de prosperidad de la Corea del Songun al lograr nuevos saltos en todos los dominios de la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.
        Para nosotros este es un año de esfuerzos dignos por realizar con antelación el hermoso ideal y sueño del pueblo, un año de la marcha de triunfadores hacia el gran festival que adornará el 70 aniversario de la fundación del glorioso Partido del Trabajo de Corea.
        En este prometedor año nuevo debemos acelerar la marcha heroica confiando en la victoria y con el gran entusiasmo y abrir una era de plena prosperidad en la revolución y su construcción.
        ¡Con la firme confianza en la victoria, levantemos una ola de grandes saltos en todos los dominios de la construcción de un Estado poderoso y próspero!, esta es la consigna combativa que nuestro Partido y pueblo deben enarbolar este año.
        Este año debemos procurar que la agricultura, la construcción y el sector de las ciencias y la técnica sean vanguardia en la marcha, con la antorcha de innovaciones en alto, y que incentiven con ella el avance de todos los demás sectores de la construcción socialista.
        En este significativo año conmemoramos el cincuentenario de la publicación de la tesis sobre el problema rural socialista por el gran Líder, compañero Kim Il Sung.
        Hemos de vigorizar en el campo las revoluciones ideológica, técnica y cultural, lograr cambios decisivos en la producción agrícola y, de esta manera, evidenciar la justeza y vitalidad de la tesis. En los esfuerzos de este año por la construcción económica y la mejora de la vida del pueblo debemos considerar la agricultura como la mayor prioridad y concentrar la fuerza en ella. En ese sector introducirán de modo activo los científicos métodos de cultivo y trabajarán con toda responsabilidad hasta conquistar a toda costa la meta de producción de cereales presentada por el Partido. Promoverán la ganadería y ampliarán el cultivo de hongos y de verduras en invernaderos para que la población se beneficie de la mayor cantidad posible de sus productos.
        Este año debemos abrir una nueva era de prosperidad en la construcción.
        La construcción es un renglón importante para consolidar la base del Estado poderoso y próspero y crear el cimiento para la felicidad del pueblo. A la rama de construcción le incumbe levantar muchos edificios de categoría mundial que representen la era del Songun y obras destinadas a mejorar la vida de los habitantes, para así consolidar la base de nuestra economía independiente y procurarle al pueblo una vida más rica y civilizada. Hay que acelerar y terminar en la fecha prevista las obras importantes como la construcción escalonada de centrales hidroeléctricas a lo largo del río Chongchon, la base ganadera en la zona de Sepho, la Granja de Frutas de Kosan, la roturación de marismas y los canales de riego para la provincia de Hwanghae del Sur. Es menester impulsar enérgicamente la construcción de viviendas, albergues y otros edificios destinados a mejorar las condiciones y ambientes de la educación y levantar en el supremo nivel establecimientos culturales y de servicio. Este año debemos seguir levantando majestuosas y elegantes construcciones en la ciudad de Pyongyang y resaltar la peculiaridad de cada provincia, ciudad y distrito, mediante la cooperación de militares y civiles.
        Las ciencias y la tecnología son la fuerza motriz que impulsa la edificación de un Estado poderoso y próspero y de su desarrollo dependen la felicidad del pueblo y el porvenir de la patria.
        Ese sector debe resolver problemas para el futuro desarrollo de la economía nacional y el mejoramiento de la vida del pueblo y los que se presentan en la actualidad, superar a los demás en la tecnología de punta y abrir un atajo para la estructuración de la economía de conocimientos. Los científicos y técnicos, montados sobre el caballo alado que les ha regalado el Partido y valiéndose de todo el talento y entusiasmo, deben lograr grandes éxitos en su trabajo y ser genuinos patriotas que contribuyen a la edificación de una patria rica y poderosa. En toda la sociedad concederán prioridad a las ciencias y la tecnología, en tanto que todos los funcionarios y trabajadores las aprenderán con aplicación, enarbolando la consigna que los convoca a ser talentosos científicos y técnicos.
        Es preciso hacer grandes innovaciones en el sector priorizado, las industrias básicas, y las demás esferas de la economía nacional.
        El renglón metalúrgico y el químico son pilares gemelos de la potencia económica y su desarrollo asegura la construcción económica y el mejoramiento de la vida de la población. En estas ramas debemos esforzarnos con tesón para aumentar la producción recurriendo a nuestras materias primas, combustible y últimos logros científicos, en acato a la consigna de modernizar la economía y adecuarla a nuestra realidad, con el fin de activar el conjunto de la economía nacional y producir suficiente cantidad de materiales de hierro y acero y diversos artículos químicos necesarios para el fomento de la vida del pueblo.
        Hay que priorizar decididamente las industrias eléctrica y carbonífera. Al tiempo que toman medidas para maximizar la generación energética en las centrales, trazarán acertadamente el plan de largo alcance para resolver radicalmente la falta de electricidad, se enfocarán en su cumplimiento y generarán más electricidad principalmente con los recursos hidráulicos y aprovechando asimismo la energía de la naturaleza como la eólica, la geotérmica y la solar. Deben elevar la producción en las minas carboníferas, resolver decisivamente el problema del transporte como el ferroviario y lograr innovaciones en cooperación de las ramas de electricidad, carbón y transporte ferroviario, con el objetivo de impulsar el progreso económico del país.
        Es menester dedicar gran empeño en la industria ligera, renglón que desempeña un gran papel en la mejora de la vida de la población. A las fábricas de esta rama les corresponde acelerar con entusiasmo la modernización y la aplicación de la tecnología de CNC (control numérico computarizado –N.T.) y lograr la estabilidad productiva al elevar la proporción de uso de materias primas y materiales nacionales, mientras que todas las ciudades y distritos desarrollarán sus industrias acorde con la situación de cada cual, para la mayor producción de diversos artículos de consumo masivo de buena calidad.
        Es preciso adoptar medidas estatales para desarrollar la pesquería. A ese sector le corresponde modernizar barcos y otros equipos de pesca e impulsarla con métodos científicos siguiendo el ejemplo de los pescadores del Ejército Popular que lograron capturar gran cantidad de peces en fiel cumplimiento de la orden del Comandante Supremo, para que todos los barcos regresen a sus puertos haciendo sonar la sirena en señal de la gran pesca. También le compete promover la maricultura en gran escala.
        Es necesario proteger y aumentar de manera activa las riquezas del país, entre ellas los recursos subterráneos, forestales y marítimos, e impulsar con energía la reforestación con la participación de todo el pueblo hasta que todas las montañas se conviertan en frondosos bosques.
        En todas las esferas de la economía nacional se fomentará el ahorro, además de aumentar la producción aprovechando al máximo sus potencialidades productivas y reservas internas. Ahorrar es producir y por ese conducto se revela el patriotismo. Reinará en toda la sociedad el espíritu de ahorro para consumir con eficiencia un vatio de electricidad, un gramo de carbón y una gota de agua y prevalecerá un ambiente en que todos aportan más a la vida económica del país con alto sentido de patriotismo y la conciencia de ser sus dueños.
        Es menester mejorar decisivamente la dirección y la administración de la economía. Se reforzará, bajo el liderazgo del Partido, la dirección unificada del Estado sobre las actividades económicas y se propiciará que las empresas realicen sus labores con más responsabilidad y creatividad y que todos los trabajadores cumplan fielmente su misión y funciones como protagonistas de la producción y la gestión.
        Hace falta dar grandes pasos de avance en la educación y otras ramas de la cultura.
        Se mejorarán el contenido educativo, el método didáctico y las condiciones y el ambiente de la docencia conforme a la demanda de la revolución y la época que progresa y se producirán cambios en las labores educacionales incluida la educación secundaria general. A la salud pública le incumbe poner más empeño en el tratamiento y la prevención de enfermedades para el fomento de la salud de la población, de modo que todos disfruten de mayores beneficios del sistema sanitario del socialismo.
        El arte y la literatura son como trompeteros e impulsores de la ofensiva revolucionaria para la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero. Se crearán muchas obras de gran valor ideológico y artístico que conmuevan el corazón de las personas y representen nuestro tiempo siguiendo el ritmo de la marcha de nuestra revolución y la realidad palpitante.
        Hay que avivar la fiebre del deporte en todas partes del país. Los deportistas, con la ambición de ser campeones mundiales, se entregarán más al entrenamiento; se desarrollará la ciencia y técnica deportiva; se materializará la orientación de promover la participación masiva en esa actividad para hacer realidad el proyecto del Partido de convertir nuestro país en una potencia deportiva.
        Continuaremos dedicando ingentes esfuerzos a elevar la capacidad de defensa nacional.
        Consolidar las fuerzas armadas es la tarea más importante del Estado y la potencial militar garantiza la dignidad de la nación, la felicidad del pueblo y la paz.
        Se reforzará y desarrollará el Ejército Popular como invencibles fuerzas armadas revolucionarias inspiradas en el espíritu del monte Paektu al total servicio del Partido y el líder, de la patria y el pueblo. A este efecto lo más importante es fortalecer las compañías, principales unidades de combate y centros de vida de los militares. Convertiremos todas las compañías en fuerzas élite preparadas tanto en el plano político-ideológico como en el técnico-militar y en queridas familias llenas de hermandad. Se intensificará la educación ideológico-política de los militares para prepararlos como hombres de firme idea y convicción, dispuestos a defender a riesgo de su vida el Palacio del Sol Kumsusan y el Comité Central del Partido. Mediante intensos ejercicios de combate y un movimiento de destacados tiradores de fusil y cañón, los militares poseerán una puntería certera, complexión fuerte y espíritu de férrea disciplina y se prepararán para combatir cada uno a cien enemigos.
        En el Ejército de Seguridad Interior del Pueblo de Corea se establecerán firmemente el sistema de dirección del Partido y la disciplina revolucionaria para que sus miembros cumplan plenamente su noble misión y deber de defender al Líder, el régimen y el pueblo. La Guardia Roja Obrero-Campesina siempre estará lista para la batalla redoblando ejercicios militares.
        A la industria de defensa nacional le incumbe producir mayor cantidad de modernas armas típicas ligeras, no tripuladas, inteligentes y precisas, los cuales multiplicarán nuestra capacidad de autodefensa.
        Es indispensable consolidar aún más la base político-ideológica de nuestra revolución.
        Pues ella constituye el baluarte que decide la victoria o la derrota en la batalla de defensa del socialismo y el fortalecimiento de las filas revolucionarias en lo político e ideológico es la tarea más importante para nosotros.
        En este año de significación en que cumple 40 años la declaración del programa de transformación de toda la sociedad según el kimilsungismo elaborado por el gran General, fortificaremos al Partido en el plano organizativo-ideológico, formaremos a todos los miembros de la sociedad como kimilsungista-kimjongilistas y estrecharemos la unidad monolítica de las filas revolucionarias.
        Es preciso establecer firmemente en el seno del Partido el sistema de dirección única, asegurar la pureza de las filas de sus miembros y elevar la función y el papel combativos de sus organizaciones. Intensificarán la educación ideológica entre los cuadros, militantes y otros trabajadores para que sigan, en cualquier momento y lugar, únicamente a los grandes compañeros Kim Il Sung y Kim Jong Il y a nuestro Partido y piensen y actúen según la idea y voluntad del Partido. Se mantendrán alerta ante cualquier manifestación y factor que afecte y perjudique la unidad de las filas del Partido y la revolución, por insignificante que sea, y los eliminarán implacablemente. Necesita arreciar la lucha contra las ideas extrañas y las corrupciones que minan nuestro régimen y frustrar totalmente las maniobras de la penetración ideológica y cultural del enemigo.
        Con miras a dar grandes saltos en todos los sectores de la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero, es imprescindible activar al máximo la potencial espiritual de las masas. Esto es la mayor posibilidad de la creación e innovación y la clave fundamental para lograr éxitos admirables. Es necesario realizar una dinámica campaña de educación ideológica, la de propaganda y agitación, encaminada a incentivar la potencial espiritual de los militantes del Partido y otros trabajadores. Todos personificarán el patriotismo de Kim Jong Il y lo aplicarán en todos los aspectos de la práctica, realizando méritos heroicos en la orgullosa empresa para construir un país socialista rico, poderoso y civilizado.
        Urge establecer una firme disciplina y orden revolucionario en todos los campos de la lucha revolucionaria y la labor constructiva, factor importante para demostrar en alto grado la superioridad de nuestra sociedad regida por el colectivismo y obtener éxitos en todas las tareas. En todos los sectores y unidades se cumplirán estrictamente las políticas y orientaciones del Partido y las leyes, resoluciones y directivas del Estado, y todos los funcionarios y trabajadores, conscientes de ser dueños de la sociedad y ciudadanos de la República, respetarán las leyes, las reglas y el orden.
        Los cuadros deben esforzarse por todos los medios para cumplir su misión como miembros de mando de la revolución y fieles servidores del pueblo.
        Con absoluta lealtad hacia el Partido, alto sentido de responsabilidad y gran entusiasmo programarán ambiciosos proyectos y lucharán con tesón para realizarlos hasta sus últimas consecuencias, cumpliendo así infaliblemente lo que el Partido se propone.
        Tomarán por norma inviolable de su trabajo la demanda y el interés del pueblo y se esforzarán para satisfacer sus deseos y gustos y para beneficiarlo. Respetarán con infinita sinceridad la demanda del pueblo, la voz de las masas, y siempre se comportarán y trabajarán como sus fieles servidores.
        Hace 20 años el gran Líder Kim Il Sung dejó su última firma en un documento de trascendencia histórica relacionado con la reunificación del país.
        Este año, en cumplimiento de su legado y el del General, debemos lograr avances en el movimiento por reunificar el país.
        Con miras a resolver el problema de la reintegración territorial en correspondencia con el deseo y voluntad de los compatriotas, es preciso rechazar la intervención de las fuerzas extranjeras y mantener con firmeza el principio de Entre nosotros, los connacionales.
        Los protagonistas de la reunificación del país son todos los coreanos del Norte, el Sur y en el ultramar y podemos lograrla de manera independiente de acuerdo con el interés y la exigencia de la nación solo cuando nos atengamos al referido principio. Apelar a las fuerzas extranjeras para conseguir la “cooperación internacional” en cuanto al problema de la nación, el de las relaciones Norte-Sur, es un humillante acto servil y traicionero que deja el destino de la nación a su libre albedrío. El Norte y el Sur deben mantener la independencia estipulada en los tres principios de la reunificación del país y la Declaración Conjunta Norte-Sur, sostener firmemente la posición de Entre nosotros, los connacionales, y respetar e implementar fielmente las declaraciones conjuntas.
        Es ineludible luchar por salvaguardar la seguridad y la paz de la nación.
        Los bélicos estadounidenses y surcoreanos hacen frenéticos ejercicios de guerra contra el Norte concentrando gran cantidad de armas nucleares en la Península Coreana y en sus alrededores. Por eso se crea una situación tan crítica que un pequeño choque militar eventual puede desembocar en una guerra total. Si estalla aquí una nueva contienda, esta supondrá una espantosa catástrofe nuclear, de la cual ni siquiera Estados Unidos puede estar a salvo. Todos los integrantes de la nación coreana no deben permitir en absoluto las maniobras de enfrentamiento y de guerra de los belicistas del interior y exterior del país y frustrarlas resueltamente.
        Urge crear un ambiente propicio para mejorar las relaciones entre el Norte y el Sur.
        Provoca dolor el simple hecho de que la nación esté dividida por culpa de las fuerzas foráneas. También resulta intolerable promover la difamación, el antagonismo y la antipatía entre los compatriotas, situación que puede ser aprovechada por las fuerzas extranjeras que no desean la reunificación de Corea. Ha llegado el momento de poner el punto final a la calumnia inútil y dañina, y no se debe permitir por más tiempo el perjuicio a la reconciliación y la unidad. A las autoridades surcoreanas les corresponde renunciar al enfrentamiento imprudente contra otra parte de la nación y a la campaña de reprimir el “pro-Norte”, así como optar por mejorar las relaciones bilaterales en atención a la demanda de los compatriotas, a favor de la independencia, la democracia y la reunificación de la patria. Admitiremos a todos los que aprecian la nación y desean la reintegración, independientemente de su pasado, y también en el futuro, nos esforzaremos de modo activo por mejorar las relaciones intercoreanas.
        Todos los compatriotas del Norte, el Sur y el extranjero, firmemente unidos bajo la bandera del patriotismo auténtico, el ideal Entre nosotros, los connacionales, se levantarán con energía en la lucha a escala nacional para la reunificación territorial, y abrirán así una nueva fase para la reunificación independiente, la paz y la prosperidad.
        El año pasado la intervención y las maniobras de guerra de los imperialistas que amenazaban la independencia de los Estados soberanos y el derecho a vivir continuaron sin cesar en el ámbito internacional.
        Hay que destacar que en la Península Coreana, el punto más candente del mundo, se cernía el peligro de una inminente guerra nuclear debido a las maniobras de las fuerzas enemigas para eliminar a nuestra República, lo cual amenazó seriamente la paz y la seguridad de esta región y el resto del mundo.
        La paz es muy valiosa para nuestro pueblo, pero no se logra solo con desearla o pedirla. No podemos permanecer indiferentes ante el nubarrón de la guerra nuclear que nos amenaza permanentemente en la Península Coreana y defenderemos firmemente la soberanía y la paz del país y la dignidad nacional con nuestra gran capacidad de defensa.
        En lo adelante nuestro Partido y Gobierno, manteniendo inclaudicable el ideal de política exterior de la independencia, la paz y la amistad, seguirán ampliando las relaciones de amistad y cooperación con los países que respetan nuestra soberanía y nos tratan como amigos y no cejarán en el empeño por la paz y la seguridad del mundo y por la prosperidad común de la humanidad.
        Enormes son las tareas que enfrentamos y existen dificultades en nuestro camino, pero nuestra causa revolucionaria que avanza bajo la bandera del gran kimilsungismo-kimjongilismo triunfará infaliblemente.
        Todos, llenos de gran esperanza y firme fe y unidos compactamente con una sola idea y voluntad en torno al Partido, marchemos con pasos firmes por lograr victorias más resonantes en el año nuevo.

    Posted at 19:38 |  by Manuel Arismendi

    sábado, 21 de diciembre de 2013


    Public release of the Korean Friendship Association , Chilean Delegation , on the statements of Deputy Sec Gral and the Communist Party of Chile, Mr Lautaro Carmonahttp://www.kfa.cl/2013/12/comunicado-publico-de-la-asociacion-de.htmlThe Korean Friendship Association , KFA Delegation Chile - Chilean - face declarations of Mr. Lautaro Carmona, General Secretary of the Communist Party of Chile and member of the Republic , which , in his interview given to a foreign channel that operates in Chile , has raised some of uninformed and incorrect views on the Government and system of the Democratic People 's Republic of Korea way , therefore, declare:1. On the application of the sovereign laws of the Democratic People's Republic of Korea, in the case of criminal Jang Song Thaek , his execution was due to the following charges :- Theft more than 4 million euros public .- Sale of natural resources illegally.- Accepting bribes for granting foreign commercial facilities .- North Korean Won artifical Hiperdevaluación to destroy the domestic economy. ( What forced to issue new currency and created a serious financial problem in 2009)- Factionalism between Party and Army to cause a system crash .- Attempted coup.- Consumption of illegal drugs and prostitution pay for their stays abroad .Two . On participation and current expression of the Korean people in the construction of the socialist system of the Democratic People's Republic of Korea, it refers to :- Installing a popular system from the defense exercised against Japanese imperialism and U.S. imperialism ( World War II Invasion of Japan to Korea and U.S. imperialist war of aggression against Korea) in which his people sovereignly chose to build a society of justice social , centered on the popular masses, in which humans are the center of it , as master and master of his fate , as conceived by the Eternal President Kim Il Sung on the Juche idea.Mr. Carmona in the interview , stated: " If there is no participation of the people , and there is a stream of expression that equate the forces , then it is not a system that can run as our policy."Address this issue , we report that there is involvement of the Korean people at all levels , and there are several movements : Workers' Party of Korea, Korean Social Democratic Party , Party Chondoist Chong -u, Democratic Front for the Reunification of the Fatherland Union of Socialist Youth Kim Il Sung , General Federation of Korean Trade Unions , Union of Agricultural Workers of Korea and the Democratic Women's Union of Korea, as well as independent .Article 4 of the Constitution of the DPRK : The power of the Democratic People's Republic of Korea belongs to the workers, peasants , soldiers, intellectuals and other working people.The working people exercise power through their representative bodies, the Supreme People's Assembly and local people's congresses at all levels .Article 6: The organs of power all levels from the district people's congresses to the Supreme People's Assembly are elected by secret ballot , according to the principles of universal, equal and direct suffrage .Article 7: Members of the organs of power at all levels have a close relationship with the electorate and accountable to them for their work.Voters can remove deputies at any time, if you disappoint your trust.Choosing Supreme Commander and First Chairman of the National Defence Commission, Marshal Kim Jong Un, the effected the Supreme People's Assembly , with 687 members , elected by the Korean people secretly and democratic, while that of the First Secretary of the Party Workers , which it is effected by the Central Committee of the Party , and its position must also be revalidated every 5 years.We think it is essential to know the social processes from the beginning, or at least learn to respect as a deputy as he should know to deliver the required responses from the same events in recorded history .Korean Friendship Association - KFA ChileDecember 19, 2013

    Statement of the Chilean KFA (rough translation)


    Public release of the Korean Friendship Association , Chilean Delegation , on the statements of Deputy Sec Gral and the Communist Party of Chile, Mr Lautaro Carmonahttp://www.kfa.cl/2013/12/comunicado-publico-de-la-asociacion-de.htmlThe Korean Friendship Association , KFA Delegation Chile - Chilean - face declarations of Mr. Lautaro Carmona, General Secretary of the Communist Party of Chile and member of the Republic , which , in his interview given to a foreign channel that operates in Chile , has raised some of uninformed and incorrect views on the Government and system of the Democratic People 's Republic of Korea way , therefore, declare:1. On the application of the sovereign laws of the Democratic People's Republic of Korea, in the case of criminal Jang Song Thaek , his execution was due to the following charges :- Theft more than 4 million euros public .- Sale of natural resources illegally.- Accepting bribes for granting foreign commercial facilities .- North Korean Won artifical Hiperdevaluación to destroy the domestic economy. ( What forced to issue new currency and created a serious financial problem in 2009)- Factionalism between Party and Army to cause a system crash .- Attempted coup.- Consumption of illegal drugs and prostitution pay for their stays abroad .Two . On participation and current expression of the Korean people in the construction of the socialist system of the Democratic People's Republic of Korea, it refers to :- Installing a popular system from the defense exercised against Japanese imperialism and U.S. imperialism ( World War II Invasion of Japan to Korea and U.S. imperialist war of aggression against Korea) in which his people sovereignly chose to build a society of justice social , centered on the popular masses, in which humans are the center of it , as master and master of his fate , as conceived by the Eternal President Kim Il Sung on the Juche idea.Mr. Carmona in the interview , stated: " If there is no participation of the people , and there is a stream of expression that equate the forces , then it is not a system that can run as our policy."Address this issue , we report that there is involvement of the Korean people at all levels , and there are several movements : Workers' Party of Korea, Korean Social Democratic Party , Party Chondoist Chong -u, Democratic Front for the Reunification of the Fatherland Union of Socialist Youth Kim Il Sung , General Federation of Korean Trade Unions , Union of Agricultural Workers of Korea and the Democratic Women's Union of Korea, as well as independent .Article 4 of the Constitution of the DPRK : The power of the Democratic People's Republic of Korea belongs to the workers, peasants , soldiers, intellectuals and other working people.The working people exercise power through their representative bodies, the Supreme People's Assembly and local people's congresses at all levels .Article 6: The organs of power all levels from the district people's congresses to the Supreme People's Assembly are elected by secret ballot , according to the principles of universal, equal and direct suffrage .Article 7: Members of the organs of power at all levels have a close relationship with the electorate and accountable to them for their work.Voters can remove deputies at any time, if you disappoint your trust.Choosing Supreme Commander and First Chairman of the National Defence Commission, Marshal Kim Jong Un, the effected the Supreme People's Assembly , with 687 members , elected by the Korean people secretly and democratic, while that of the First Secretary of the Party Workers , which it is effected by the Central Committee of the Party , and its position must also be revalidated every 5 years.We think it is essential to know the social processes from the beginning, or at least learn to respect as a deputy as he should know to deliver the required responses from the same events in recorded history .Korean Friendship Association - KFA ChileDecember 19, 2013

    Posted at 8:59 |  by Manuel Arismendi

    miércoles, 18 de diciembre de 2013

    La Asociación de Amistad con Corea, Delegación Chilena -KFA Chile- frente a las declaraciones del señor Lautaro Carmona, Secretario General del Partido Comunista de Chile y diputado de la República, el cual, en su entrevista ofrecida a un canal extranjero que opera en Chile, ha planteado de manera desinformada e incorrecta algunos puntos de vista sobre el Gobierno y sistema de la República Popular Democrática de Corea, por lo cual, manifestamos:

    1. Sobre la aplicación de las leyes soberanas de la República Popular Democrática de Corea, en el caso del criminal Jang Song Thaek, su ejecución se debió a los siguientes cargos:

    - Robo de más de 4 millones de euros públicos.
    - Venta de recursos naturales de forma ilegal.
    - Aceptar sobornos de extranjeros para otorgar facilidades comerciales.
    - Hiperdevaluación artifical del Won norcoreano para destruir la economía interna. (Lo que obligó a emitir nueva moneda y creó un grave problema financiero en 2009)
    - Fraccionalismo entre Partido y Ejército para provocar una caída del sistema.
    - Intento de golpe de estado.
    - Consumo de drogas ilegales y pago de prostitución durante sus estancias en el extranjero.

    2. Sobre la participación y corrientes de expresión del pueblo coreano en la construcción del sistema socialista de la República Popular Democrática de Corea, la misma se remite a:

    - Instalación de un sistema popular a partir de la defensa ejercida contra el imperialismo japonés e imperialismo norteamericano (Segunda Guerra Mundial, Invasión del Japón a Corea y Guerra de Agresión imperialista norteamericana contra Corea) en el que su pueblo eligió soberanamente construir una sociedad de justicia social, centrada en las masas populares, en el que ser humano es el centro de la misma, como amo y dueño de su destino, tal como lo concibió el Eterno Presidente Kim Il Sung en la idea Juche.

    El señor Carmona en dicha entrevista, planteó: "Si no hay participación del pueblo, y no hay una corriente de expresión que permita equiparar las fuerzas, entonces no es un régimen que podamos postular como nuestra política".

    Frente a este asunto, informamos que existe participación del pueblo coreano en todos los niveles, y hay diversas corrientes de expresión: Partido del Trabajo de Corea, Partido Social Demócrata de Corea, Partido Chondoísta Chong-u, Frente Democrático para la Reunificación de la Patria, Unión de la Juventud Socialista Kim Il Sung, Federación General de los Sindicatos de Corea, Unión de Trabajadores Agrícolas de Corea y la Unión de Mujeres Democráticas de Corea, así como los independientes.

    Artículo 4 de la Constitución de la RPD de Corea: El poder de la República Popular Democrática de Corea pertenece a los obreros, campesinos, militares, intelectuales y demás sectores del pueblo trabajador.
    El pueblo trabajador ejerce el poder a través de sus órganos representativos: la Asamblea Popular Suprema y las asambleas populares locales a todos los niveles.

    Artículo 6:     Los órganos del poder a todos los niveles, desde las asambleas populares distritales hasta la Asamblea Popular Suprema, son elegidos por votación secreta, según los principios del sufragio general, igualitario y directo.

    Artículo 7:     Los diputados a los órganos del poder a todos los niveles mantienen una estrecha relación con los electores y responden ante ellos por su trabajo.
    Los electores pueden remover a los diputados en cualquier momento, si defraudan su confianza.

    La elección de Comandante Supremo y Primer Presidente de la Comisión Nacional de Defensa, Mariscal Kim Jong Un, la efectua la Asamblea Popular Suprema, con 687 diputados, elegidos por el pueblo coreano de forma secreta y democrática, mientras que la del Primer Secretario del Partido de los Trabajadores, la cual que se efectúa por el Comité Central del Partido, y su posición también debe revalidarse cada 5 años.

    Pensamos que es indispensable conocer los procesos sociales desde su origen, o por lo menos informarse al respecto, ya que un diputado como él debe saber entregar las respuestas necesarias desde los mismos hechos registrados en la historia.
     

    Asociación de Amistad con Corea- KFA Chile
    19 de diciembre, 2013

    Comunicado público de la Asociación de Amistad con Corea, Delegación Chilena, sobre las declaraciones del diputado y Sec. Gral del Partido Comunista de Chile, Sr. Lautaro Carmona

    La Asociación de Amistad con Corea, Delegación Chilena -KFA Chile- frente a las declaraciones del señor Lautaro Carmona, Secretario General del Partido Comunista de Chile y diputado de la República, el cual, en su entrevista ofrecida a un canal extranjero que opera en Chile, ha planteado de manera desinformada e incorrecta algunos puntos de vista sobre el Gobierno y sistema de la República Popular Democrática de Corea, por lo cual, manifestamos:

    1. Sobre la aplicación de las leyes soberanas de la República Popular Democrática de Corea, en el caso del criminal Jang Song Thaek, su ejecución se debió a los siguientes cargos:

    - Robo de más de 4 millones de euros públicos.
    - Venta de recursos naturales de forma ilegal.
    - Aceptar sobornos de extranjeros para otorgar facilidades comerciales.
    - Hiperdevaluación artifical del Won norcoreano para destruir la economía interna. (Lo que obligó a emitir nueva moneda y creó un grave problema financiero en 2009)
    - Fraccionalismo entre Partido y Ejército para provocar una caída del sistema.
    - Intento de golpe de estado.
    - Consumo de drogas ilegales y pago de prostitución durante sus estancias en el extranjero.

    2. Sobre la participación y corrientes de expresión del pueblo coreano en la construcción del sistema socialista de la República Popular Democrática de Corea, la misma se remite a:

    - Instalación de un sistema popular a partir de la defensa ejercida contra el imperialismo japonés e imperialismo norteamericano (Segunda Guerra Mundial, Invasión del Japón a Corea y Guerra de Agresión imperialista norteamericana contra Corea) en el que su pueblo eligió soberanamente construir una sociedad de justicia social, centrada en las masas populares, en el que ser humano es el centro de la misma, como amo y dueño de su destino, tal como lo concibió el Eterno Presidente Kim Il Sung en la idea Juche.

    El señor Carmona en dicha entrevista, planteó: "Si no hay participación del pueblo, y no hay una corriente de expresión que permita equiparar las fuerzas, entonces no es un régimen que podamos postular como nuestra política".

    Frente a este asunto, informamos que existe participación del pueblo coreano en todos los niveles, y hay diversas corrientes de expresión: Partido del Trabajo de Corea, Partido Social Demócrata de Corea, Partido Chondoísta Chong-u, Frente Democrático para la Reunificación de la Patria, Unión de la Juventud Socialista Kim Il Sung, Federación General de los Sindicatos de Corea, Unión de Trabajadores Agrícolas de Corea y la Unión de Mujeres Democráticas de Corea, así como los independientes.

    Artículo 4 de la Constitución de la RPD de Corea: El poder de la República Popular Democrática de Corea pertenece a los obreros, campesinos, militares, intelectuales y demás sectores del pueblo trabajador.
    El pueblo trabajador ejerce el poder a través de sus órganos representativos: la Asamblea Popular Suprema y las asambleas populares locales a todos los niveles.

    Artículo 6:     Los órganos del poder a todos los niveles, desde las asambleas populares distritales hasta la Asamblea Popular Suprema, son elegidos por votación secreta, según los principios del sufragio general, igualitario y directo.

    Artículo 7:     Los diputados a los órganos del poder a todos los niveles mantienen una estrecha relación con los electores y responden ante ellos por su trabajo.
    Los electores pueden remover a los diputados en cualquier momento, si defraudan su confianza.

    La elección de Comandante Supremo y Primer Presidente de la Comisión Nacional de Defensa, Mariscal Kim Jong Un, la efectua la Asamblea Popular Suprema, con 687 diputados, elegidos por el pueblo coreano de forma secreta y democrática, mientras que la del Primer Secretario del Partido de los Trabajadores, la cual que se efectúa por el Comité Central del Partido, y su posición también debe revalidarse cada 5 años.

    Pensamos que es indispensable conocer los procesos sociales desde su origen, o por lo menos informarse al respecto, ya que un diputado como él debe saber entregar las respuestas necesarias desde los mismos hechos registrados en la historia.
     

    Asociación de Amistad con Corea- KFA Chile
    19 de diciembre, 2013

    Posted at 19:46 |  by Manuel Arismendi

    martes, 17 de diciembre de 2013

    Tuvo lugar con solemnidad el día 17 en esta capital el acto central por el 2º aniversario del fallecimiento del Dirigente Kim Jong Il.

    Asistió a la ocasión el Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea.

    Participaron los cuadros directivos del partido, el Estado y el ejército, el presidente del partido amigo, los funcionarios de los organismos del partido, las fuerzas armadas y el poder, entidades sociales, ministerios y órganos centrales, los oficiales y soldados del Ejército Popular de Corea y del Ejército de Seguridad Interior del Pueblo de Corea, los funcionarios de organismos, empresas, fábricas y granjas cooperativas de la capital, los familiares de mártires revolucionarios, los beneméritos y trabajadores.

    También estuvieron presentes los compatriotas en ultramar y sus delegaciones, entre otras, la de recordación de los coreanos residentes en Japón y la de la Asociación General de Coreanos Residentes en China, los relacionados con el Dirigente, el representante de la sucursal del Frente Democrático Nacional Antiimperialista en Pyongyang, los representantes diplomáticos de varios países y los representantes de organizaciones internacionales, los miembros del Cuerpo de Agregados Militares, acreditados en Corea, y otros huéspedes extranjeros.

    Todos los participantes guardaron un momento de silencio en memoria del Dirigente.

    La palabra de la ocasión estuvo a cargo de Kim Yong Nam, miembro del Presidium del Buró Político del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea y presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC.

    El orador dijo que la vida del Dirigente fue la de gran ideólogo, gran político y gran general que realizó grandes proezas sin precedentes en la historia de la nación coreana y la política mundial, y continuó:

    Con su extraordinaria previsión y enérgicas actividades ideo-teóricas, el Dirigente sistematizó y desarrolló globalmente la idea Juche, la del Songun, construyó el partido, el Estado y el ejército como los gloriosos de Kim Il Sung bajo la bandera de transformación de toda la sociedad según el kimilsungismo y logró la unidad monolítica.

    Al considerar como credo revolucionario de toda su vida, formó el EPC como ejército revolucionario sin rival y convirtió la RPDC en potencia militar de talla mundial, de modo que se diera la garantía de eterna prosperidad nacional.

    Conduciendo a toda la nación a la lucha por la reunificación independiente y la gran unidad nacional, abrió la era de reunificación del 15 de junio basada en el ideal de "Entre nosotros, los connacionales" e hizo inmortal aporte a la preservación de la paz de Asia y el resto del mundo y al cumplimiento de la causa de verificación de la independencia en el mundo entero.

    Él fue patriota sin igual, gran revolucionario y generoso padre quien se ha consagrado por la patria y el pueblo.

    Durante más de medio siglo desde que se pusiera al frente de la revolución coreana con el gran propósito de hacer brillar a Corea, condujo a la victoria la revolución coreana superando con la voluntad de acero y esfuerzos sobrehumanos las pruebas de toda índole.
     
    Gracias a los esfuerzos incansables y sacrificio del Dirigente quien vestido en chaqueta modesta, estuvo siempre en el camino de visitas de orientación sin hacer caso de intenso frío y calor canicular, se han preparado el inagotable poderío estatal y la vida digna y feliz del pueblo coreano.

    Quedarán para siempre en los anales de la patria la vida revolucionaria e imperecederas proezas del Generalísimo Kim Jong Il quien al conducir con su genial perspicacia y probada dirección a la única senda de victoria la revolución y la construcción, abrió la gloriosa era de prosperidad nacional y asentó la piedra angular de cumplimiento de la causa revolucionaria del Juche.

    Luego, pronunciaron discursos de juramento el vicemariscal del EPC, Choe Ryong Hae, miembro del Presidium del Buró Político del CC del PTC y jefe de la Dirección Política General del EPC, el presidente de la Academia Estatal de Ciencias, Jang Chol, y el presidente del CC de la Federación General de los Sindicatos de Corea, Hyon Sang Ju, en representación del EPC, los científicos y la clase obrera, respectivamente.

    Ellos dijeron que durante los dos años pasados, el ejército y pueblo dieron pruebas de su gran fidelidad al Dirigente realizando la causa de eternidad del líder y estrecharon más los lazos sanguíneos con él.

    Recordaron que en medio de la sagrada lucha por materializar la idea y los ideales del Dirigente, el ejército y pueblo de la RPDC, unidos compactamente en torno al Mariscal Kim Jong Un, han registrado grandes saltos en la revolución y la construcción poniendo de pleno manifiesto el patriotismo de Kim Jong Il.

    Afirmaron que brillarán para siempre como eterno patrimonio de la Corea del Sol las proezas revolucionarias del Dirigente quien bajo la bandera del Songun y con el amor por la patria y el pueblo, preparó el invencible poderío militar y la gran unidad indestructible entre el ejército y pueblo y llevó la dignidad de la patria y la nación al plano más alto de la historia nacional.
     
    Expusieron la firme decisión de garantizar con armas la causa revolucionaria del Dirigente y crear incesantemente nuevos milagros y récordes de la época en todos los campos de construcción de la potencia económica y la potencia civilizada socialista, bajo la orientación victoriosa del Mariscal Kim Jong Un.

    Este día, tuvieron lugar actos similares en todas las provincias, ciudades (municipios), distritos y complejos industriales.

    Tiene lugar acto central por el 2º aniversario de fallecimiento de Kim Jong Il

    Tuvo lugar con solemnidad el día 17 en esta capital el acto central por el 2º aniversario del fallecimiento del Dirigente Kim Jong Il.

    Asistió a la ocasión el Mariscal Kim Jong Un, Primer Secretario del Partido del Trabajo de Corea, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la República Popular Democrática de Corea y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea.

    Participaron los cuadros directivos del partido, el Estado y el ejército, el presidente del partido amigo, los funcionarios de los organismos del partido, las fuerzas armadas y el poder, entidades sociales, ministerios y órganos centrales, los oficiales y soldados del Ejército Popular de Corea y del Ejército de Seguridad Interior del Pueblo de Corea, los funcionarios de organismos, empresas, fábricas y granjas cooperativas de la capital, los familiares de mártires revolucionarios, los beneméritos y trabajadores.

    También estuvieron presentes los compatriotas en ultramar y sus delegaciones, entre otras, la de recordación de los coreanos residentes en Japón y la de la Asociación General de Coreanos Residentes en China, los relacionados con el Dirigente, el representante de la sucursal del Frente Democrático Nacional Antiimperialista en Pyongyang, los representantes diplomáticos de varios países y los representantes de organizaciones internacionales, los miembros del Cuerpo de Agregados Militares, acreditados en Corea, y otros huéspedes extranjeros.

    Todos los participantes guardaron un momento de silencio en memoria del Dirigente.

    La palabra de la ocasión estuvo a cargo de Kim Yong Nam, miembro del Presidium del Buró Político del Comité Central del Partido del Trabajo de Corea y presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC.

    El orador dijo que la vida del Dirigente fue la de gran ideólogo, gran político y gran general que realizó grandes proezas sin precedentes en la historia de la nación coreana y la política mundial, y continuó:

    Con su extraordinaria previsión y enérgicas actividades ideo-teóricas, el Dirigente sistematizó y desarrolló globalmente la idea Juche, la del Songun, construyó el partido, el Estado y el ejército como los gloriosos de Kim Il Sung bajo la bandera de transformación de toda la sociedad según el kimilsungismo y logró la unidad monolítica.

    Al considerar como credo revolucionario de toda su vida, formó el EPC como ejército revolucionario sin rival y convirtió la RPDC en potencia militar de talla mundial, de modo que se diera la garantía de eterna prosperidad nacional.

    Conduciendo a toda la nación a la lucha por la reunificación independiente y la gran unidad nacional, abrió la era de reunificación del 15 de junio basada en el ideal de "Entre nosotros, los connacionales" e hizo inmortal aporte a la preservación de la paz de Asia y el resto del mundo y al cumplimiento de la causa de verificación de la independencia en el mundo entero.

    Él fue patriota sin igual, gran revolucionario y generoso padre quien se ha consagrado por la patria y el pueblo.

    Durante más de medio siglo desde que se pusiera al frente de la revolución coreana con el gran propósito de hacer brillar a Corea, condujo a la victoria la revolución coreana superando con la voluntad de acero y esfuerzos sobrehumanos las pruebas de toda índole.
     
    Gracias a los esfuerzos incansables y sacrificio del Dirigente quien vestido en chaqueta modesta, estuvo siempre en el camino de visitas de orientación sin hacer caso de intenso frío y calor canicular, se han preparado el inagotable poderío estatal y la vida digna y feliz del pueblo coreano.

    Quedarán para siempre en los anales de la patria la vida revolucionaria e imperecederas proezas del Generalísimo Kim Jong Il quien al conducir con su genial perspicacia y probada dirección a la única senda de victoria la revolución y la construcción, abrió la gloriosa era de prosperidad nacional y asentó la piedra angular de cumplimiento de la causa revolucionaria del Juche.

    Luego, pronunciaron discursos de juramento el vicemariscal del EPC, Choe Ryong Hae, miembro del Presidium del Buró Político del CC del PTC y jefe de la Dirección Política General del EPC, el presidente de la Academia Estatal de Ciencias, Jang Chol, y el presidente del CC de la Federación General de los Sindicatos de Corea, Hyon Sang Ju, en representación del EPC, los científicos y la clase obrera, respectivamente.

    Ellos dijeron que durante los dos años pasados, el ejército y pueblo dieron pruebas de su gran fidelidad al Dirigente realizando la causa de eternidad del líder y estrecharon más los lazos sanguíneos con él.

    Recordaron que en medio de la sagrada lucha por materializar la idea y los ideales del Dirigente, el ejército y pueblo de la RPDC, unidos compactamente en torno al Mariscal Kim Jong Un, han registrado grandes saltos en la revolución y la construcción poniendo de pleno manifiesto el patriotismo de Kim Jong Il.

    Afirmaron que brillarán para siempre como eterno patrimonio de la Corea del Sol las proezas revolucionarias del Dirigente quien bajo la bandera del Songun y con el amor por la patria y el pueblo, preparó el invencible poderío militar y la gran unidad indestructible entre el ejército y pueblo y llevó la dignidad de la patria y la nación al plano más alto de la historia nacional.
     
    Expusieron la firme decisión de garantizar con armas la causa revolucionaria del Dirigente y crear incesantemente nuevos milagros y récordes de la época en todos los campos de construcción de la potencia económica y la potencia civilizada socialista, bajo la orientación victoriosa del Mariscal Kim Jong Un.

    Este día, tuvieron lugar actos similares en todas las provincias, ciudades (municipios), distritos y complejos industriales.

    Posted at 18:07 |  by Manuel Arismendi

    lunes, 16 de diciembre de 2013

    Pyongyang, 16 de diciembre (ACNC) -- El presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa, se reunió el día 12 en el Palacio Presidencial con el presidente del Comité Central de la Unión de la Juventud Socialista Kim Il Sung, Jon Yong Nam, quien preside la delegación coreana al XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.
     
    En la ocasión el mandatario dijo que la participación de la delegación coreana en el festival estimula mucho al pueblo ecuatoriano que lucha contra el imperialismo, y deseó que se amplíen y se desarrollen las relaciones de amistad entre los dos países.

    Presidente ecuatoriano desea desarrollo de relaciones con RPDC

    Pyongyang, 16 de diciembre (ACNC) -- El presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa, se reunió el día 12 en el Palacio Presidencial con el presidente del Comité Central de la Unión de la Juventud Socialista Kim Il Sung, Jon Yong Nam, quien preside la delegación coreana al XVIII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.
     
    En la ocasión el mandatario dijo que la participación de la delegación coreana en el festival estimula mucho al pueblo ecuatoriano que lucha contra el imperialismo, y deseó que se amplíen y se desarrollen las relaciones de amistad entre los dos países.

    Posted at 17:26 |  by Manuel Arismendi
    Último diciembre de su gran vida - La Voz de Corea 

    Último diciembre de su gran vida - La Voz de Corea

    Último diciembre de su gran vida - La Voz de Corea 

    Posted at 17:24 |  by Manuel Arismendi

    domingo, 15 de diciembre de 2013

    Songun   es   una   enorgullecedora   tradición   de  la  revolución  coreana  que  emprendió  el  Presidente Kim Il Sung y dirigieron éste y el camarada Kim Jong Il, así como la bandera de la victoria y gloria.

    El querido Mariscal Kim Jong Un, en su declaración para Rodong Sinmun y Joson Inmingun, órganos del Partido del Trabajo de Corea y del Ejército Popular de Corea, respectivamente, en ocasión del Día de Songun, 25 de agosto del año 102 de la era Juche (2013), señaló: “Fue el 25 de agosto de 1960 cuando el camarada Kim Jong Il dejó sus primeras huellas de dirección en la División Guardia de Tanques 105 Seúl Ryu Kyong Su, acontecimiento histórico que manifestó su decisión de continuar la causa revolucionaria del Líder y significó el comienzo de su orientación mediante Songun. Songun fue su idea y práctica revolucionarias, su ideal y método políticos.”

    En sus continuos viajes de inspección a las unidades del Ejército Popular durante más de medio siglo desde que comenzó a dirigir la revolución mediante Songun, consolidó al Ejército Popular como indestructibles fuerzas armadas revolucionarias y, valiéndose de Songun, logró el victorioso avance del proceso revolucionario y constructivo.

    El consideró consolidar al ejército como el quehacer más importante en la empresa

    de Songun. Al convertirlo en indestructibles tropas revolucionarias del Líder, infinitamente fieles a la causa del Partido, lo enalteció como pilar y fuerza principal de la revolución y alcanzó triunfos históricos en los cruentos enfrentamientos con el imperialismo y con Estados Unidos para salvaguardar la seguridad de la patria y el socialismo. Denominó como espíritu revolucionario de los militares, espíritu que simboliza y representa la era de Songun, los rasgos puestos de manifiesto por los soldados del Ejército Popular, como la disposición a defender al Líder y cumplir sus enseñanzas al riesgo de la vida y el sacrificio heroico, y encauzó a todos los militares y civiles para que vivieran y lucharan con ese espíritu, registrando con ello un gran auge y cambio .en todos los dominios de la revolución y su construcción.

    Dispuso que la primera reunión de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de Corea en su X legislatura adoptara una Constitución Socialista que reflejara la idea y los principios revolucionarios de Songun. Asimismo estableció un nuevo sistema de administración estatal que tuviera como eje el Comité de Defensa Nacional y condujo sabiamente para que todas las actividades del Estado se realizaran bajo el principio de la preponderancia militar.

    Formalizó y enriqueció la idea de Songun que consiste en priorizar los asuntos militares en la causa de las masas populares por la independencia y el socialismo y que impulsa todo el proceso revolucionario y constructivo teniendo como núcleo al ejército revolucionario.

    La idea de Songun del Dirigente Kim Jong Il expone por primera vez la teoría de que Songun es la política más poderosa y el principal método político del socialismo.

    Por primera vez en la historia él expuso que, por su objetivo de materializar en todos los aspectos la aspiración de las masas populares a la independencia y defender sus intereses, la política socialista debe ser necesariamente Songun y lo formalizó como principal método de la política socialista.

    La idea de Songun del Dirigente Kim Jong Il es un pensamiento revolucionario que se rige por una firme posición independiente y antimperialista y por el noble amor a la patria, la nación y el pueblo y que se basa en una férrea convicción y voluntad.

    Songun, término de la época actual, nace de la inconmovible fe y voluntad y el gran valor que caracterizaban al Dirigente Kim Jong Il quien, al asumir plena responsabilidad del destino y el futuro de la nación y el pueblo, resolvió todos los problemas a favor de sus exigencias e intereses y a nuestra manera en medio de un duro y prolongado enfrentamiento con las potencias imperialistas. Su gran idea revolucionaria, Songun, nos permite defender firmemente y con nuestras fuerzas y armas la dignidad del país, la independencia del pueblo y las conquistas del socialismo y garantiza el fortalecimiento y la prosperidad de la patria y el luminoso futuro de la nación.

    Con la dirección revolucionaria mediante el Songun el camarada Kim Jong Il defendió el socialismo y aseguró la continuidad de la causa revolucionaria del Juche, la de Songun.

    Bajo su entusiasta dirección, nuestro Ejército Popular se ha convertido en un destacamento de la revolución de Songun que tiene como razón de ser defender al Líder a riesgo de la muerte y cumple infaliblemente las órdenes del Comandante Supremo, tomando siempre la delantera. Adecuar a las condiciones propias del país, modernizar e informatizar en la industria de defensa nacional se han impulsado a tal grado que hoy podemos producir cualquier armamento moderno que deseemos con nuestros propios recursos.

    El gran General asentó una firme base material y técnica para la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.

    Gracias a él, durante la Marcha Penosa, la Forzada, período en que nuestra revolución pasaba severas pruebas, se trazó un gran proyecto de dicha construcción para el enriquecimiento y la prosperidad de la patria y en todo el país se desató una fiebre para alcanzar nuevos éxitos portentosos e innovaciones. Se levantaron las furiosas llamas de la revolución industrial en la nueva centuria, se abrió la era de la economía del conocimiento, se levantaron por doquier construcciones monumentales que representan a la época y se crearon muchos modelos de la cultura de Songun. Los valiosos bienes y realizaciones generados en la era de Songun por nuestro Ejército y toda la población bajo la sabia dirección del gran General, devienen preciosos haberes para el enriquecimiento y la prosperidad de la nación de Kim Il Sung y la Corea de Kim Jong Il.

    Al dirigir la revolución mediante Songun, el gran General imprimió nuevos cambios en el empeño por reunificar a la patria de manera independiente y preservó la paz y la seguridad en el mundo. Abrió la Era de la Reunificación del 15 de Junio, sustentada en el

    ideal “entre nosotros, los connacionales”, preparó un valioso caudal para la reintegración y coprosperidad nacionales y desbarató las interminables maquinaciones de los imperialistas encaminadas a provocar una guerra, defendiendo la paz en Asia y el resto del mundo.

    Hoy la gran idea revolucionaria de Songun del Dirigente Kim Jong Il y sus proezas se heredan fielmente por el querido Mariscal Kim Jong Un.

    La idea revolucionaria de Songun es la gran guía rectora de la revolución coreana y los méritos realizados por el gran General en su dirección mediante Songun constituyen móviles de la victoria.

    En varias ocasiones el Mariscal Kim Jong Un expresó su voluntad de heredar y llevar a cabo hasta el fin la causa revolucionaria del Juche enarbolando invariablemente la bandera de Songun.

    Bajo su sabia dirección en la RPDC se libra con dinamismo la lucha por seguir el camino de Songun, el de la independencia y el socialismo que el Dirigente recorrió en toda su vida, hacer realidad su legado y culminar con éxito la causa revolucionaria del Juche y la de Songun.

    Idea y hazañas revolucionarias de Songun y su brillante continuación

    Songun   es   una   enorgullecedora   tradición   de  la  revolución  coreana  que  emprendió  el  Presidente Kim Il Sung y dirigieron éste y el camarada Kim Jong Il, así como la bandera de la victoria y gloria.

    El querido Mariscal Kim Jong Un, en su declaración para Rodong Sinmun y Joson Inmingun, órganos del Partido del Trabajo de Corea y del Ejército Popular de Corea, respectivamente, en ocasión del Día de Songun, 25 de agosto del año 102 de la era Juche (2013), señaló: “Fue el 25 de agosto de 1960 cuando el camarada Kim Jong Il dejó sus primeras huellas de dirección en la División Guardia de Tanques 105 Seúl Ryu Kyong Su, acontecimiento histórico que manifestó su decisión de continuar la causa revolucionaria del Líder y significó el comienzo de su orientación mediante Songun. Songun fue su idea y práctica revolucionarias, su ideal y método políticos.”

    En sus continuos viajes de inspección a las unidades del Ejército Popular durante más de medio siglo desde que comenzó a dirigir la revolución mediante Songun, consolidó al Ejército Popular como indestructibles fuerzas armadas revolucionarias y, valiéndose de Songun, logró el victorioso avance del proceso revolucionario y constructivo.

    El consideró consolidar al ejército como el quehacer más importante en la empresa

    de Songun. Al convertirlo en indestructibles tropas revolucionarias del Líder, infinitamente fieles a la causa del Partido, lo enalteció como pilar y fuerza principal de la revolución y alcanzó triunfos históricos en los cruentos enfrentamientos con el imperialismo y con Estados Unidos para salvaguardar la seguridad de la patria y el socialismo. Denominó como espíritu revolucionario de los militares, espíritu que simboliza y representa la era de Songun, los rasgos puestos de manifiesto por los soldados del Ejército Popular, como la disposición a defender al Líder y cumplir sus enseñanzas al riesgo de la vida y el sacrificio heroico, y encauzó a todos los militares y civiles para que vivieran y lucharan con ese espíritu, registrando con ello un gran auge y cambio .en todos los dominios de la revolución y su construcción.

    Dispuso que la primera reunión de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de Corea en su X legislatura adoptara una Constitución Socialista que reflejara la idea y los principios revolucionarios de Songun. Asimismo estableció un nuevo sistema de administración estatal que tuviera como eje el Comité de Defensa Nacional y condujo sabiamente para que todas las actividades del Estado se realizaran bajo el principio de la preponderancia militar.

    Formalizó y enriqueció la idea de Songun que consiste en priorizar los asuntos militares en la causa de las masas populares por la independencia y el socialismo y que impulsa todo el proceso revolucionario y constructivo teniendo como núcleo al ejército revolucionario.

    La idea de Songun del Dirigente Kim Jong Il expone por primera vez la teoría de que Songun es la política más poderosa y el principal método político del socialismo.

    Por primera vez en la historia él expuso que, por su objetivo de materializar en todos los aspectos la aspiración de las masas populares a la independencia y defender sus intereses, la política socialista debe ser necesariamente Songun y lo formalizó como principal método de la política socialista.

    La idea de Songun del Dirigente Kim Jong Il es un pensamiento revolucionario que se rige por una firme posición independiente y antimperialista y por el noble amor a la patria, la nación y el pueblo y que se basa en una férrea convicción y voluntad.

    Songun, término de la época actual, nace de la inconmovible fe y voluntad y el gran valor que caracterizaban al Dirigente Kim Jong Il quien, al asumir plena responsabilidad del destino y el futuro de la nación y el pueblo, resolvió todos los problemas a favor de sus exigencias e intereses y a nuestra manera en medio de un duro y prolongado enfrentamiento con las potencias imperialistas. Su gran idea revolucionaria, Songun, nos permite defender firmemente y con nuestras fuerzas y armas la dignidad del país, la independencia del pueblo y las conquistas del socialismo y garantiza el fortalecimiento y la prosperidad de la patria y el luminoso futuro de la nación.

    Con la dirección revolucionaria mediante el Songun el camarada Kim Jong Il defendió el socialismo y aseguró la continuidad de la causa revolucionaria del Juche, la de Songun.

    Bajo su entusiasta dirección, nuestro Ejército Popular se ha convertido en un destacamento de la revolución de Songun que tiene como razón de ser defender al Líder a riesgo de la muerte y cumple infaliblemente las órdenes del Comandante Supremo, tomando siempre la delantera. Adecuar a las condiciones propias del país, modernizar e informatizar en la industria de defensa nacional se han impulsado a tal grado que hoy podemos producir cualquier armamento moderno que deseemos con nuestros propios recursos.

    El gran General asentó una firme base material y técnica para la construcción de un Estado socialista poderoso y próspero.

    Gracias a él, durante la Marcha Penosa, la Forzada, período en que nuestra revolución pasaba severas pruebas, se trazó un gran proyecto de dicha construcción para el enriquecimiento y la prosperidad de la patria y en todo el país se desató una fiebre para alcanzar nuevos éxitos portentosos e innovaciones. Se levantaron las furiosas llamas de la revolución industrial en la nueva centuria, se abrió la era de la economía del conocimiento, se levantaron por doquier construcciones monumentales que representan a la época y se crearon muchos modelos de la cultura de Songun. Los valiosos bienes y realizaciones generados en la era de Songun por nuestro Ejército y toda la población bajo la sabia dirección del gran General, devienen preciosos haberes para el enriquecimiento y la prosperidad de la nación de Kim Il Sung y la Corea de Kim Jong Il.

    Al dirigir la revolución mediante Songun, el gran General imprimió nuevos cambios en el empeño por reunificar a la patria de manera independiente y preservó la paz y la seguridad en el mundo. Abrió la Era de la Reunificación del 15 de Junio, sustentada en el

    ideal “entre nosotros, los connacionales”, preparó un valioso caudal para la reintegración y coprosperidad nacionales y desbarató las interminables maquinaciones de los imperialistas encaminadas a provocar una guerra, defendiendo la paz en Asia y el resto del mundo.

    Hoy la gran idea revolucionaria de Songun del Dirigente Kim Jong Il y sus proezas se heredan fielmente por el querido Mariscal Kim Jong Un.

    La idea revolucionaria de Songun es la gran guía rectora de la revolución coreana y los méritos realizados por el gran General en su dirección mediante Songun constituyen móviles de la victoria.

    En varias ocasiones el Mariscal Kim Jong Un expresó su voluntad de heredar y llevar a cabo hasta el fin la causa revolucionaria del Juche enarbolando invariablemente la bandera de Songun.

    Bajo su sabia dirección en la RPDC se libra con dinamismo la lucha por seguir el camino de Songun, el de la independencia y el socialismo que el Dirigente recorrió en toda su vida, hacer realidad su legado y culminar con éxito la causa revolucionaria del Juche y la de Songun.

    Posted at 21:42 |  by Manuel Arismendi
    KCTV (Kim Jong Un dirige sobre terreno campo de esquí de monte Masik)

    KCTV (Kim Jong Un dirige sobre terreno campo de esquí de monte Masik)

    KCTV (Kim Jong Un dirige sobre terreno campo de esquí de monte Masik)

    Posted at 21:16 |  by Manuel Arismendi

    sábado, 14 de diciembre de 2013

    Prefacio

    La historia contemporánea de Corea fue iniciada y ha venido avanzando victoriosamente por el gran Líder Kim Il Sung y el gran Dirigente Kim Jong Il.

    Durante largo tiempo la nación coreana sufría mucho por retraso, penuria y trabas feudales y para colmo de males a principios del siglo XX se vio obligada a correr una suerte lúgubre por la ocupación militar del imperialismo japonés (1905-1945).

    En este período desafortunado Kim Il Sung nació el 15 de abril de 1912 y a temprana edad emprendió el camino de la revolución para llevar a efecto la máxima de toda su vida de amar a la patria, nación y pueblo, acumulando méritos relevantes en el transcurso del siglo. Alcanzó la libertad de la patria llevando a la victoria la lucha revolucionaria antijaponesa que duraría 20 años, y estableció un poderoso Estado socialista soberano, autosuficiente y autodefensivo en Corea dirigiendo sabiamente la construcción de una nueva sociedad, la encarnizada Guerra de Liberación de la Patria, la rehabilitación posbélica, dos etapas de la revolución social y la edificación socialista.

    El gran Dirigente Kim Jong Il definió la doctrina revolucionaria de Kim Il Sung como kimilsungismo y la desarrolló como idea guía de la época de independencia; fortaleció el Partido del Trabajo de Corea como un invencible partido revolucionario arraigado profundamente entre las masas populares y que logró una férrea cohesión y unidad. A finales del siglo XX, frente al derrumbamiento del sistema socialista en el mundo y la creciente ofensiva de las fuerzas aliadas imperialistas encaminada a aislar y estrangular a la RPDC practicó en todos los aspectos la original política de Songun. De este modo defendió el socialismo, el supremo interés del país, la nación y condujo la Marcha Penosa y la forzada hacia la construcción de un Estado socialista, poderoso y próspero.

    Hoy, el pueblo coreano, bajo la dirección del Mariscal Kim Jong Un, se levantó como un solo  hombre  para  culminar  la  causa  revolucionaria  del  Juche  iniciada  por  el  Presidente Kim Il Sung y avanzada victoriosamente por el Dirigente Kim Jong Il.

    Lucha revolucionaria antijaponesa

    Kim Il Sung, a los trece años de edad, cruzó el río Amnok con la firme decisión de no regresar antes de rescatar el país despojado por el imperialismo japonés.
    El 5  de  junio  de  1926,   sufrió  una  gran  pérdida  por  el  fallecimiento  de  su  padre Kim Hyong Jik, destacado dirigente del movimiento antijaponés de liberación nacional de nuestro país.

    En junio del mismo año, se matriculó en la escuela de Hwasong (un centro docente político-militar de dos años fundado por los nacionalistas coreanos), formó entre los condiscípulos muchos camaradas revolucionarios capaces de llevar un mismo propósito y destino y a base de esto el 17 de octubre de 1926 creó la Unión para Derrotar al Imperialismo (UDI) emprendiendo así la lucha revolucionaria. La UDI resultó ser la primera auténtica organización revolucionaria de carácter comunista de nuevo tipo en Corea. Tenía por su programa conseguir la liberación e independencia nacional, construir el socialismo y el comunismo en Corea y, a la larga, derrocar a todo tipo de imperialismo y lograr el triunfo del comunismo en el orbe.

    Kim Il Sung convocó en verano de 1930 en Kalun la conferencia de los directivos de la Unión de la Juventud Comunista y la Unión de la Juventud Antimperialista, donde rindió el histórico informe El camino a seguir por la revolución coreana. En él presentó la original línea revolucionaria de cumplir la revolución coreana con su propia fuerza y el de derrocar al imperialismo japonés con la lucha armada para liberar la patria, lo cual sirvió de un motivo histórico que declararía ante el mundo la fundación de la idea Juche y la Songun.

    El 25 de abril de 1932 creó una fuerza armada revolucionaria, la Guerrilla Popular Antijaponesa, antecedente del Ejército Revolucionario Popular de Corea, en virtud de lo cual se evidenciaron cambios sustanciales en la lucha revolucionaria del pueblo coreano. Luego, mediante la sangrienta lucha contra los invasores imperialistas japoneses que fanfarroneaban su supremacía, la Guerrilla creció y se fortaleció como invencibles fuerzas armadas capaces de vencer a cualesquier enemigos potentes y propinó un demoledor golpe militar al imperialismo japonés.

    En mayo de 1936 Kim Il Sung creó la Asociación para la Restauración de la Patria, primera organización del frente unido nacional antijaponés en Corea, la cual se convirtió en una gran fuerza patriótica antijaponesa arraigada sólidamente en toda Corea, en una amplia zona manchú y varias regiones de Japón donde vivían muchos coreanos.

    La intensa ofensiva del Ejército Revolucionario Popular de Corea y la activa resistencia general de todos los coreanos asestaron golpes decisivos al imperialismo nipón, que declaró la capitulación incondicional el 15 de agosto de 1945. Por fin, la heroica lucha armada antijaponesa de los revolucionarios y demás pueblos coreanos organizada y desplegada bajo la dirección del camarada Kim Il Sung obtuvo brillante victoria y Corea se liberó de la ocupación militar del imperialismo japonés que duró alrededor de 40 años.

    Construcción de una nueva Corea democrática

    El Presidente Kim Il Sung, quien logró la histórica causa de la liberación de Corea llevando a la victoria la ardua lucha revolucionaria antijaponesa que duraba dos décadas, dirigió con denuedo los empeños por la edificación de una nueva Corea.

    Presentó las tres tareas de la construcción: el Partido, el Estado y el ejército, e impulsó dinámicamente la lucha por su ejecución.

    Después de perfeccionar los preparativos por la fundación del partido, convocó el 10 de octubre de 1945 en Pyongyang el congreso fundacional donde constituyó el Comité Central Organizador del Partido Comunista de Corea del Norte como órgano directivo de nivel central y proclamó su nacimiento ante el mundo. Luego el Partido Comunista de Corea del Norte se convirtió en Partido del Trabajo de Corea del Norte mediante la fusión con el Partido Neodemocrático en agosto de 1946. En 1949 se quedó con el nombre de Partido del Trabajo de Corea por la unión de las partes Norte y Sur.

    Concluida la preparación por la creación de la fuerza armada regular, Kim Il Sung transformó el 8 de febrero de 1948 el Ejército Revolucionario Popular de Corea como Ejército Popular de Corea.

    Convocó la Conferencia Conjunta de los Representantes de los Partidos Políticos y las Organizaciones Sociales de Corea del Norte y del Sur en abril de 1948 y la reunión consultiva de los dirigentes de los partidos políticos y organizaciones sociales del Norte y del Sur en junio del mismo año y presentó el proyecto de implantar un órgano legislativo supremo a escala de toda Corea, poner en vigencia la Constitución de la República Popular Democrática y fundar un gobierno unificado mediante la elección general de Corea del Norte y Sur. En su efecto, el 9 de septiembre de 1948 se fundó la República Popular Democrática de Corea, en virtud de lo cual el pueblo coreano se convirtió por primera vez en su historia como un ente digno que, siendo dueño del Estado y la sociedad, forjara de modo independiente su destino y Corea llegó a descollar como un Estado soberano e independiente en el área internacional.

    En todas partes de Corea del Norte, bajo la dirección del Presidente Kim Il Sung, se pusieron en marcha varias reformas económicas como la reforma agraria y nacionalización de las industrias claves, y otras democráticas como la ley del trabajo destinada a asegurarles en general a los trabajadores el derecho democrático y la Ley de la Igualdad de los Derechos del Hombre y la Mujer dirigida a liberarla de las trabas sociales, así como diversas medidas políticas para democratizar los sectores de la administración jurídica, la fiscalía, la educación, la cultura, etc. Además, los dinámicos movimientos de masas como la Campaña de Movilización Ideológica General para la Construcción del Estado, el movimiento de emulación por el aumento de la producción y la campaña de alfabetización, hicieron posible eliminar los atrasos ideológico, técnico y cultural que restringían la independencia de las masas trabajadoras, y llevar a feliz término la construcción de una nueva Corea democrática.

    Al cumplirse con éxito la tarea de la revolución democrática, antimperialista y antifeudal y desarrollarse de modo activo la labor por construcción de una nueva Corea democrática en un corto tiempo después de la liberación de la patria, en el Norte se estableció sólidamente el sistema democrático y popular dando lugar así a la base democrática y revolucionaria, una segura garantía para la reunificación del país.

    Guerra de Liberación de la Patria

    El 25 de junio de 1950, por la agresión armada del imperialismo yanqui, el pueblo coreano se vio obligado a cesar por un tiempo la construcción pacífica y entrar en severas pruebas.

    Los yanquis movilizaron un tercio y una quinta parte de sus fuerzas terrestres y aéreas, respectivamente, la gran parte de sus flotas pacíficas, y las unidades de Corea del Sur y 15 países satélites y remanentes del derrotado ejército japonés, en total alrededor de dos millones de efectivos. Por otra parte, la RPDC llevaba dos años de su fundación y dos años de desarrollo del Ejército Popular de Corea como fuerza armada regular, y su cimiento económico fue muy débil.

    Pero al frente del pueblo coreano estaba Kim Il Sung que había acumulado inmortales hazañas y ricas experiencias en las llamas de la lucha revolucionaria antijaponesa y que poseía gran ideología militar, hábiles estrategias y tácticas, destacada capacidad de dirección y arte militar, gran capacidad de despliegue y noble virtud. El Presidente acentuó que el combate del pueblo coreano contra los agresores armados yanquis era una lucha por la liberación y la independencia completas de la patria y, al mismo tiempo, por la paz y seguridad del mundo y devenía la bandera del movimiento de liberación nacional para los pueblos de los países dependientes y coloniales, y exhortó activamente a todo el ejército y pueblo hacia la victoria de la guerra.

    Los militares coreanos se pusieron de pie como un solo hombre en defensa de la soberanía e independencia de la patria y pasaron a la contraofensiva aniquilando a los enemigos. Como resultado, a un mes y medio de la guerra liberaron más de 90% del territorio del Sur de Corea y más de 92% de la población surcoreana. En la parte sureña emancipada se aplicaron la reforma agraria y otras democráticas.

    A medida que la guerra se alargaba debido a las frenéticas maniobras del imperialismo estadounidense, Kim Il Sung hizo formar el segundo frente con una gran unidad para combinar operaciones en los frentes y golpes en la retaguardia enemiga y tomó varias medidas para el traslado de las bases de la industria armamentista y el incremento de la producción de materiales bélicos. Por otra parte, movilizó a todo el Partido y pueblo en los empeños por intensificar la disciplina revolucionaria dentro del Partido, Estado y ejército, establecer firmemente el Juche en el dominio militar superando el dogmatismo y el servilismo a los grandes países e incrementar la producción y el apoyo al frente. También ideó el método de combate de defensa activa de posiciones apoyadas en búnkeres, tomó medidas para reforzar el fuego parabólico conforme a nuestro territorio, y creó originales métodos como ataques sorpresivos, los movimientos de grupos de francotiradores, de cazadores de aviones y tanques. Al hacer al Ejército Popular aprovechar con habilidad los dichos métodos, le posibilitó asestar golpes demoledores a los efectivos y los equipos bélicos enemigos.

    Los estadounidenses, aunque utilizaron muchos gastos militares y materiales bélicos y recurrieron a todos los medios y métodos despiadados sin precedentes en la historia de la guerra mundial, no podían eludir las irremediables derrotas en lo militar, político y moral.

    Ellos, por fin, arrodillándose ante el poderío del pueblo y ejército de Corea, firmaron el 27 de julio de 1953 el Acuerdo de Armisticio. La Guerra de Liberación de la Patria de tres años se llevó a cabo con la gran victoria del pueblo coreano.

    Durante la guerra, el EPC mató, hirió y apresó a más de 1 567 000 enemigos, incluidos más de 405 mil soldados yanquis, y capturó y destruyó una enorme cantidad de equipos técnicos de combate y materiales de guerra: 12 200 aviones, 560 buques de diversos tipos, 3 250 tanques y carros blindados, 13 000 camiones, 7 695 cañones, entre otros, pérdida 2,3 veces mayor que la sufrida por el imperialismo yanqui en las campañas del Pacífico de cuatro años en la II Guerra Mundial.

    Reconstrucción posbélica y edificación del socialismo

    Los daños que la guerra trajo fueron muy grandes. Los yanquis redujeron a cenizas ciudades, aldeas rurales, fábricas, ferrocarriles y redes de transporte, y establecimientos educativos, culturales y de salud pública, lanzando sobre el territorio norteño un promedio de 18 bombas por kilómetro cuadrado. Los norcoreanos perdieron casi todas sus casas y utensilios domésticos y carecían de víveres y vestidos.

    Kim Il Sung, considerando la industria pesada como eslabón principal para resolver todos los problemas de la reconstrucción en posguerra, presentó la línea fundamental de la construcción de la economía nacional consistente en dar primacía a la industria pesada y al mismo tiempo, desarrollar la industria ligera y la agricultura. Para la economía rural, hizo realizar la cooperativización socialista de la economía privada campesina y dedicar una gran fuerza a la producción de cereales por satisfacer su escasez.

    Ateniéndose a esta línea y orientación, se estableció el Plan Trienal para la Rehabilitación y el Desarrollo de la Economía Nacional en posguerra (1954-1956) y el pueblo coreano, apretándose el cinturón y desplegando al máximo el espíritu revolucionario de apoyarse en las propias fuerzas, superó las dificultades y cumplió con anticipación el dicho plan.

    Luego, al llevar a efecto los planes quinquenal y sexenal y el septenal (tres veces) para el desarrollo de la economía nacional, obtuvo relevantes éxitos en la obra para asentar sobre el fundamento científico la economía nacional, adecuarla a las condiciones del país y modernizarla. Por efecto, Corea se convirtió en 1961 en un Estado socialista industrial-agrícola apoyado absolutamente en su economía nacional autosuficiente y en 1970 en un Estado industrial socialista. En marzo de 1974 con la promulgación de la ley de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC sobre la abolición completa de los impuestos, restos de una sociedad caduca, Corea fue el primer país exento de los impuestos en el mundo.

    En agosto de 1958, al concluir exitosamente la cooperativización agrícola y la transformación del comercio y la industria privados por vía socialista, en Corea se estableció el sistema socialista. Kim Il Sung planteó tres revoluciones: la ideológica, la técnica y la cultural, como tareas revolucionarias que cumplir después de edificación del régimen socialista. También presentó la transformación de toda la sociedad según las exigencias de la idea Juche como objetivo general de la revolución encaminada a lograr completamente la independencia de las masas populares y el supremo programa del PTC, y por su cumplimiento indicó las tareas de imbuir en todos los miembros de la sociedad la conciencia revolucionaria y de la clase obrera e intelectualizarlos y adecuar la economía nacional a las condiciones del país, modernizarla y asentarla sobre bases científicas.

    Kim Il Sung tomó la iniciativa del gran auge en la construcción socialista y el movimiento Chollima y estimuló a todo el pueblo a superar audazmente las pruebas y dificultades atravesadas en los avances. Bajo el lema “¡Avancemos con la velocidad de Chollima!” planteado por él, la clase obrera y demás trabajadores dedicaron empeños por la movilización de reservas internas y por el aumento de producción y el ahorro al máximo desplegando en alto el espíritu revolucionario de apoyarse en sus propias fuerzas y de tenaz lucha, de suerte que crearon milagros y renovaciones que sorprendieran al mundo en todos los dominios de la construcción socialista. En todos los sectores y unidades de la economía nacional se promovió activamente la creación de la Velocidad de la década de 1980 por alcanzar con anticipación las diez metas perspectivas para la construcción económica socialista presentadas en el VI Congreso del PTC y resaltar los diez años como los de proezas en la construcción socialista.

    Por otra parte, la cultura socialista de Corea se ha florecido y desarrollado más. Se pusieron en vigencia el sistema de enseñanza obligatoria general de 11 años en 1975, la Ley de Crianza y Educación de los Niños de la RPDC en 1976 que afianza legalmente el régimen de criar a todos los menores a expensas del Estado y la sociedad, la Tesis sobre la educación socialista en 1977 y se llevó a vías de hecho la orientación de intelectualización de todos los miembros de la sociedad con el fin de elevar el nivel técnico y cultural de ellos a nivel de los graduados de la universidad. Se abrió una era de plena prosperidad en la película, ópera, drama, novelas y otras ramas literarias y artísticas. Se introdujo en todo el país la transmisión televisora y se construyeron muchos modernos establecimientos culturales que aseguraran suficientemente la demanda cultural de las masas.

    También en la causa de la reunificación de la patria se registraron relevantes éxitos. En 1972 se efectuaron las conversaciones de alto nivel Norte-Sur, se publicó el 4 de julio de 1972 la Declaración Conjunta del Norte y el Sur que comprueba los tres principios de la reunificación de la patria: la independencia, la reunificación pacífica y la gran unidad nacional, como gran programa común, y tuvieron lugar conversaciones y se concertaron convenios en diversas ramas entre el Norte y el Sur. Se activó el intercambio y la cooperación entre los dos como el envío de muchos materiales de socorro a la parte Sur, afectada por inundaciones en 1984. Se fundaron la Alianza Pannacional por la Reunificación de la Patria (APRP) en 1990, cuya misión es alcanzar la gran unidad y la reintegración nacional sobre la base del principio de la independencia, y de manera pacífica, y otras diversas organizaciones, y se efectuaron actos a favor de la reunificación Norte-Sur. Los tres principios de la reunificación de la patria y el proyecto de la fundación de la República Confederal Democrática de Coryo (1980) y el Programa de Diez Puntos de la Gran Unidad Pannacional para la Reunificación de la Patria (1993) presentados por Kim Il Sung se consideran hoy como Tres Cartas que mantener en esa obra.

    En la primera sesión de la V Legislatura de la Asamblea Popular Suprema efectuada en diciembre de 1972 se aprobó la Constitución Socialista de la RPDC y Kim Il Sung fue electo Presidente de la RPDC.

    En el VIII Pleno del V Comité Central del PTC celebrado en febrero de 1974, en reflejo de la unánime voluntad y deseo de todo el pueblo, enaltecieron a Kim Jong Il como único sucesor de Kim Il Sung y miembro del Comité Político del Comité Central del PTC.

    En una histórica circunstancia en que se produjeron nuevos ascensos en los empeños por cumplir el tercer Plan Septenal y llevar adelante la causa socialista, el pueblo coreano celebró en abril de 1992 el 80 aniversario del Presidente Kim Il Sung como la máxima fiesta nacional y gran festival político de la humanidad.

    En defensa del socialismo

    Después del fallecimiento de Kim Il Sung, Líder paternal de la nación coreana en 1994, Estados Unidos se empeñó con frenesí en estrangular a Corea intensificando más que nunca la ofensiva militar contra este país y a la vez ejerciendo de modo tenaz presiones sobre todos los dominios político, económico, ideo-cultural y diplomático. Para colmo de males, las sucesivas catastróficas calamidades naturales le causaron a Corea la escasez de alimentos, combustibles y energías, por lo cual su población se vio obligada a emprender la Marcha Penosa y la forzada.

    Dado que se debía construir el socialismo en medio de la amenaza militar y el asedio por parte del imperialismo, Kim Jong Il tomó la política de Songun como la principal modalidad política. Definió al Ejército Popular como fuerza medular de la revolución e hizo que el ejército, siendo el ejemplar en todas las labores, abriera brecha para la construcción de la economía socialista.

    Los militares, aun en condiciones difíciles, levantando en alto las consignas “¡Encarguémonos tanto de la defensa de la patria como de la construcción socialista!” y “¡Si el Partido decide, lo cumplimos!”, lograron ascensos en la edificación de grandes monumentos como principales centrales hidráulicas y el acondicionamiento de tierra cultivable, mientras se encargaron de importantes sectores de la economía nacional en aras de la prosperidad de la patria y el bienestar del pueblo.

    Kim Jong Il denominó el espíritu que se creó y manifestaba ampliamente en el seno del Ejército Popular como el espíritu revolucionario del militar e hizo que todos los sectores y unidades lo asimilaran con el fin de superar las situaciones difíciles con la fuerza mancomunada de los civiles y militares y traer grandes auges en la revolución y su construcción.

    El pueblo coreano, con la consigna enhiesta “¡Aunque el camino es duro, vamos sonriendo!” venció obstáculos y penas. En virtud del enérgico movimiento masivo por satisfacer la apremiante demanda de la electricidad, se levantaron muchas centrales de grande, mediano y pequeño tamaños. En la agricultura, en fiel acato a las orientaciones del Partido sobre las revoluciones en la semilla y el cultivo de papas y sobre la doble cosecha al año produjeron nuevos ascensos. A lo largo y ancho del país las tierras mínimas, herencias de la sociedad feudal, se convirtieron en grandes parcelas estandarizadas y se consumó la construcción de diversos canales de riego por gravedad, perfeccionando así en más alto nivel la irrigación en el campo. Se crearon muchas granjas ganaderas, piscifactorías y plantas avícolas equipadas con las técnicas de punta. Además se promovió activamente la modernización en la industria siderúrgica y acería, y en todas partes del país se construyeron y renovaron a base de los adelantos técnicos numerosas fábricas de alimentos básicos y otras de industria ligera. Los jóvenes, al construir la Carretera Juventud Héroe (Pyongyang-Nampho) de 40 kilómetros, demostraron su temperamento heroico. Los científicos y técnicos lograron relevantes éxitos en la ciencia básica, la de vitalidad, la informática y otros dominios y con los éxitos en el lanzamiento de satélites y pruebas nucleares pusieron de pleno manifiesto ante el mundo el poderío de la Corea de Juche.

    La política de Songun hizo posible preparar un sólido cimiento para lograr la reintegración nacional de forma independiente y pacífica. Al concederse la primacía en reforzar el poderío militar del país, se frustraron a cada paso los intentos de Estados Unidos y las fuerzas belicistas surcoreanas por provocar una nueva guerra en la Península Coreana, y se aseguraron la paz y la estabilidad en esta región. Entre tanto, en junio de 2000 se celebró el Encuentro Cumbre Norte-Sur, primer evento de su especie en la historia de división nacional, y se dio a luz la Declaración Conjunta Norte-Sur del 15 de Junio, un jalón para la reunificación de Corea. De seguida, se abrió una emocionante época denominada con la referida fecha, en que el Norte y el Sur que llevaban relaciones de enemistad y confrontación por más de medio siglo aspiraran a la cohesión y reunificación estrechándose las manos bajo el lema de Entre nosotros, los connacionales, y tuvo lugar en 2007 otro encuentro cumbre Norte-Sur dando lugar a la adaptación de la Declaración del 4 de Octubre, una plataforma práctica de la Declaración Conjunta del 15 de Junio.

    Nueva era en la obra por la construcción de un Estado potente y próspero

    El deceso tan inesperado, súbito y doloroso del Dirigente Kim Jong Il el 17 de diciembre de 2011 fue la máxima pérdida en la historia coreana de cinco milenios.

    Kim Jong Il fue un destacado teórico e ideólogo, eminente veterano político y gran General de Songun que con sus profundas teorías e ideologías y distinguido arte de mando condujo siempre por el camino victorioso la causa revolucionaria del Juche, un ardiente patriota y generoso padre del pueblo coreano que en su vida entera revolucionaria dedicó gran devoción en aras de la patria y el pueblo. Gracias a él, las inmortales ideas Juche y Songun creadas por el Presidente Kim Il Sung podían expedir sus brillos como idea rectora de la época de independencia; las tradiciones revolucionarias del Paektu se salvaguardaron de modo firme; el poderío del PTC, ejército y Estado llegó al supremo nivel, abriéndose así una era de prosperidad nunca vista en la historia nacional. El mayor mérito de Kim Jong Il consiste en haber defendido de modo seguro el socialismo y preparado un poderoso cimiento político, militar y económico a favor de la eterna prosperidad nacional en los tiempos más duros.

    Hoy el ejército y el pueblo coreanos sienten de corazón que habían venido cumpliendo la revolución enalteciendo al gran hombre como el Sol y padre de la nación y están decididos firmemente a materializar cueste lo que cueste su causa y anhelo.

    Al  frente  dela  lucha  del  pueblo  coreano  por  llevar a  efecto  su  legado  está el Mariscal Kim Jong Un, gran sucesor de la causa del Juche y encarnación de Kim Il Sung y Kim Jong Il en los pensamientos y el arte de dirección, rasgos y virtudes.

    Los solemnes actos festivos por el centenario del Presidente Kim Il Sung efectuados en presencia de Kim Jong Un en abril de 2012 en Pyongyang, retrotrajeron con gran orgullo los últimos cien años de la historia de la nación de Kim Il Sung que ha colocado la dignidad de la patria y del pueblo en una altura que jamás ha conocido en toda su historia y demostraron ante el mundo la firme voluntad del pueblo coreano de coronar una nueva centuria de la construcción de un Estado poderoso y próspero siguiendo el camino de la independencia, de Songun y del socialismo forjado por Kim Il Sung y Kim Jong Il.

    Actualmente el Mariscal Kim Jong Un disfruta de absoluta confianza por el Partido del Trabajo de Corea, ejército y pueblo y se desempeña como Primer Secretario del PTC, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la RPDC y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea.

    En la VI sesión de la XII legislatura de la APS efectuada en septiembre de 2012 fue aprobada la ley “Sobre la aplicación de la enseñanza obligatoria general de 12 años, una medida que encarna los conceptos de Kim Jong Un sobre las posteridades y el porvenir.

    El exitoso lanzamiento del segundo satélite artificial de la Tierra “Kwangmyongsong 3” el 12 de diciembre del mismo año patentiza que Corea que ha dado inicio a la construcción de la potencia socialista acogerá una época de prosperidad en el futuro no lejano.

    El pueblo coreano, también en lo adelante, llevando el mismo propósito y destino que el estimado camarada Kim Jong Un y levantando en alto la bandera roja de la revolución con la firme convicción en la victoria segura, se esforzará con denuedo por construir un Estado socialista próspero y potente en el siglo XXI.

    Corea contemporánea

    Prefacio

    La historia contemporánea de Corea fue iniciada y ha venido avanzando victoriosamente por el gran Líder Kim Il Sung y el gran Dirigente Kim Jong Il.

    Durante largo tiempo la nación coreana sufría mucho por retraso, penuria y trabas feudales y para colmo de males a principios del siglo XX se vio obligada a correr una suerte lúgubre por la ocupación militar del imperialismo japonés (1905-1945).

    En este período desafortunado Kim Il Sung nació el 15 de abril de 1912 y a temprana edad emprendió el camino de la revolución para llevar a efecto la máxima de toda su vida de amar a la patria, nación y pueblo, acumulando méritos relevantes en el transcurso del siglo. Alcanzó la libertad de la patria llevando a la victoria la lucha revolucionaria antijaponesa que duraría 20 años, y estableció un poderoso Estado socialista soberano, autosuficiente y autodefensivo en Corea dirigiendo sabiamente la construcción de una nueva sociedad, la encarnizada Guerra de Liberación de la Patria, la rehabilitación posbélica, dos etapas de la revolución social y la edificación socialista.

    El gran Dirigente Kim Jong Il definió la doctrina revolucionaria de Kim Il Sung como kimilsungismo y la desarrolló como idea guía de la época de independencia; fortaleció el Partido del Trabajo de Corea como un invencible partido revolucionario arraigado profundamente entre las masas populares y que logró una férrea cohesión y unidad. A finales del siglo XX, frente al derrumbamiento del sistema socialista en el mundo y la creciente ofensiva de las fuerzas aliadas imperialistas encaminada a aislar y estrangular a la RPDC practicó en todos los aspectos la original política de Songun. De este modo defendió el socialismo, el supremo interés del país, la nación y condujo la Marcha Penosa y la forzada hacia la construcción de un Estado socialista, poderoso y próspero.

    Hoy, el pueblo coreano, bajo la dirección del Mariscal Kim Jong Un, se levantó como un solo  hombre  para  culminar  la  causa  revolucionaria  del  Juche  iniciada  por  el  Presidente Kim Il Sung y avanzada victoriosamente por el Dirigente Kim Jong Il.

    Lucha revolucionaria antijaponesa

    Kim Il Sung, a los trece años de edad, cruzó el río Amnok con la firme decisión de no regresar antes de rescatar el país despojado por el imperialismo japonés.
    El 5  de  junio  de  1926,   sufrió  una  gran  pérdida  por  el  fallecimiento  de  su  padre Kim Hyong Jik, destacado dirigente del movimiento antijaponés de liberación nacional de nuestro país.

    En junio del mismo año, se matriculó en la escuela de Hwasong (un centro docente político-militar de dos años fundado por los nacionalistas coreanos), formó entre los condiscípulos muchos camaradas revolucionarios capaces de llevar un mismo propósito y destino y a base de esto el 17 de octubre de 1926 creó la Unión para Derrotar al Imperialismo (UDI) emprendiendo así la lucha revolucionaria. La UDI resultó ser la primera auténtica organización revolucionaria de carácter comunista de nuevo tipo en Corea. Tenía por su programa conseguir la liberación e independencia nacional, construir el socialismo y el comunismo en Corea y, a la larga, derrocar a todo tipo de imperialismo y lograr el triunfo del comunismo en el orbe.

    Kim Il Sung convocó en verano de 1930 en Kalun la conferencia de los directivos de la Unión de la Juventud Comunista y la Unión de la Juventud Antimperialista, donde rindió el histórico informe El camino a seguir por la revolución coreana. En él presentó la original línea revolucionaria de cumplir la revolución coreana con su propia fuerza y el de derrocar al imperialismo japonés con la lucha armada para liberar la patria, lo cual sirvió de un motivo histórico que declararía ante el mundo la fundación de la idea Juche y la Songun.

    El 25 de abril de 1932 creó una fuerza armada revolucionaria, la Guerrilla Popular Antijaponesa, antecedente del Ejército Revolucionario Popular de Corea, en virtud de lo cual se evidenciaron cambios sustanciales en la lucha revolucionaria del pueblo coreano. Luego, mediante la sangrienta lucha contra los invasores imperialistas japoneses que fanfarroneaban su supremacía, la Guerrilla creció y se fortaleció como invencibles fuerzas armadas capaces de vencer a cualesquier enemigos potentes y propinó un demoledor golpe militar al imperialismo japonés.

    En mayo de 1936 Kim Il Sung creó la Asociación para la Restauración de la Patria, primera organización del frente unido nacional antijaponés en Corea, la cual se convirtió en una gran fuerza patriótica antijaponesa arraigada sólidamente en toda Corea, en una amplia zona manchú y varias regiones de Japón donde vivían muchos coreanos.

    La intensa ofensiva del Ejército Revolucionario Popular de Corea y la activa resistencia general de todos los coreanos asestaron golpes decisivos al imperialismo nipón, que declaró la capitulación incondicional el 15 de agosto de 1945. Por fin, la heroica lucha armada antijaponesa de los revolucionarios y demás pueblos coreanos organizada y desplegada bajo la dirección del camarada Kim Il Sung obtuvo brillante victoria y Corea se liberó de la ocupación militar del imperialismo japonés que duró alrededor de 40 años.

    Construcción de una nueva Corea democrática

    El Presidente Kim Il Sung, quien logró la histórica causa de la liberación de Corea llevando a la victoria la ardua lucha revolucionaria antijaponesa que duraba dos décadas, dirigió con denuedo los empeños por la edificación de una nueva Corea.

    Presentó las tres tareas de la construcción: el Partido, el Estado y el ejército, e impulsó dinámicamente la lucha por su ejecución.

    Después de perfeccionar los preparativos por la fundación del partido, convocó el 10 de octubre de 1945 en Pyongyang el congreso fundacional donde constituyó el Comité Central Organizador del Partido Comunista de Corea del Norte como órgano directivo de nivel central y proclamó su nacimiento ante el mundo. Luego el Partido Comunista de Corea del Norte se convirtió en Partido del Trabajo de Corea del Norte mediante la fusión con el Partido Neodemocrático en agosto de 1946. En 1949 se quedó con el nombre de Partido del Trabajo de Corea por la unión de las partes Norte y Sur.

    Concluida la preparación por la creación de la fuerza armada regular, Kim Il Sung transformó el 8 de febrero de 1948 el Ejército Revolucionario Popular de Corea como Ejército Popular de Corea.

    Convocó la Conferencia Conjunta de los Representantes de los Partidos Políticos y las Organizaciones Sociales de Corea del Norte y del Sur en abril de 1948 y la reunión consultiva de los dirigentes de los partidos políticos y organizaciones sociales del Norte y del Sur en junio del mismo año y presentó el proyecto de implantar un órgano legislativo supremo a escala de toda Corea, poner en vigencia la Constitución de la República Popular Democrática y fundar un gobierno unificado mediante la elección general de Corea del Norte y Sur. En su efecto, el 9 de septiembre de 1948 se fundó la República Popular Democrática de Corea, en virtud de lo cual el pueblo coreano se convirtió por primera vez en su historia como un ente digno que, siendo dueño del Estado y la sociedad, forjara de modo independiente su destino y Corea llegó a descollar como un Estado soberano e independiente en el área internacional.

    En todas partes de Corea del Norte, bajo la dirección del Presidente Kim Il Sung, se pusieron en marcha varias reformas económicas como la reforma agraria y nacionalización de las industrias claves, y otras democráticas como la ley del trabajo destinada a asegurarles en general a los trabajadores el derecho democrático y la Ley de la Igualdad de los Derechos del Hombre y la Mujer dirigida a liberarla de las trabas sociales, así como diversas medidas políticas para democratizar los sectores de la administración jurídica, la fiscalía, la educación, la cultura, etc. Además, los dinámicos movimientos de masas como la Campaña de Movilización Ideológica General para la Construcción del Estado, el movimiento de emulación por el aumento de la producción y la campaña de alfabetización, hicieron posible eliminar los atrasos ideológico, técnico y cultural que restringían la independencia de las masas trabajadoras, y llevar a feliz término la construcción de una nueva Corea democrática.

    Al cumplirse con éxito la tarea de la revolución democrática, antimperialista y antifeudal y desarrollarse de modo activo la labor por construcción de una nueva Corea democrática en un corto tiempo después de la liberación de la patria, en el Norte se estableció sólidamente el sistema democrático y popular dando lugar así a la base democrática y revolucionaria, una segura garantía para la reunificación del país.

    Guerra de Liberación de la Patria

    El 25 de junio de 1950, por la agresión armada del imperialismo yanqui, el pueblo coreano se vio obligado a cesar por un tiempo la construcción pacífica y entrar en severas pruebas.

    Los yanquis movilizaron un tercio y una quinta parte de sus fuerzas terrestres y aéreas, respectivamente, la gran parte de sus flotas pacíficas, y las unidades de Corea del Sur y 15 países satélites y remanentes del derrotado ejército japonés, en total alrededor de dos millones de efectivos. Por otra parte, la RPDC llevaba dos años de su fundación y dos años de desarrollo del Ejército Popular de Corea como fuerza armada regular, y su cimiento económico fue muy débil.

    Pero al frente del pueblo coreano estaba Kim Il Sung que había acumulado inmortales hazañas y ricas experiencias en las llamas de la lucha revolucionaria antijaponesa y que poseía gran ideología militar, hábiles estrategias y tácticas, destacada capacidad de dirección y arte militar, gran capacidad de despliegue y noble virtud. El Presidente acentuó que el combate del pueblo coreano contra los agresores armados yanquis era una lucha por la liberación y la independencia completas de la patria y, al mismo tiempo, por la paz y seguridad del mundo y devenía la bandera del movimiento de liberación nacional para los pueblos de los países dependientes y coloniales, y exhortó activamente a todo el ejército y pueblo hacia la victoria de la guerra.

    Los militares coreanos se pusieron de pie como un solo hombre en defensa de la soberanía e independencia de la patria y pasaron a la contraofensiva aniquilando a los enemigos. Como resultado, a un mes y medio de la guerra liberaron más de 90% del territorio del Sur de Corea y más de 92% de la población surcoreana. En la parte sureña emancipada se aplicaron la reforma agraria y otras democráticas.

    A medida que la guerra se alargaba debido a las frenéticas maniobras del imperialismo estadounidense, Kim Il Sung hizo formar el segundo frente con una gran unidad para combinar operaciones en los frentes y golpes en la retaguardia enemiga y tomó varias medidas para el traslado de las bases de la industria armamentista y el incremento de la producción de materiales bélicos. Por otra parte, movilizó a todo el Partido y pueblo en los empeños por intensificar la disciplina revolucionaria dentro del Partido, Estado y ejército, establecer firmemente el Juche en el dominio militar superando el dogmatismo y el servilismo a los grandes países e incrementar la producción y el apoyo al frente. También ideó el método de combate de defensa activa de posiciones apoyadas en búnkeres, tomó medidas para reforzar el fuego parabólico conforme a nuestro territorio, y creó originales métodos como ataques sorpresivos, los movimientos de grupos de francotiradores, de cazadores de aviones y tanques. Al hacer al Ejército Popular aprovechar con habilidad los dichos métodos, le posibilitó asestar golpes demoledores a los efectivos y los equipos bélicos enemigos.

    Los estadounidenses, aunque utilizaron muchos gastos militares y materiales bélicos y recurrieron a todos los medios y métodos despiadados sin precedentes en la historia de la guerra mundial, no podían eludir las irremediables derrotas en lo militar, político y moral.

    Ellos, por fin, arrodillándose ante el poderío del pueblo y ejército de Corea, firmaron el 27 de julio de 1953 el Acuerdo de Armisticio. La Guerra de Liberación de la Patria de tres años se llevó a cabo con la gran victoria del pueblo coreano.

    Durante la guerra, el EPC mató, hirió y apresó a más de 1 567 000 enemigos, incluidos más de 405 mil soldados yanquis, y capturó y destruyó una enorme cantidad de equipos técnicos de combate y materiales de guerra: 12 200 aviones, 560 buques de diversos tipos, 3 250 tanques y carros blindados, 13 000 camiones, 7 695 cañones, entre otros, pérdida 2,3 veces mayor que la sufrida por el imperialismo yanqui en las campañas del Pacífico de cuatro años en la II Guerra Mundial.

    Reconstrucción posbélica y edificación del socialismo

    Los daños que la guerra trajo fueron muy grandes. Los yanquis redujeron a cenizas ciudades, aldeas rurales, fábricas, ferrocarriles y redes de transporte, y establecimientos educativos, culturales y de salud pública, lanzando sobre el territorio norteño un promedio de 18 bombas por kilómetro cuadrado. Los norcoreanos perdieron casi todas sus casas y utensilios domésticos y carecían de víveres y vestidos.

    Kim Il Sung, considerando la industria pesada como eslabón principal para resolver todos los problemas de la reconstrucción en posguerra, presentó la línea fundamental de la construcción de la economía nacional consistente en dar primacía a la industria pesada y al mismo tiempo, desarrollar la industria ligera y la agricultura. Para la economía rural, hizo realizar la cooperativización socialista de la economía privada campesina y dedicar una gran fuerza a la producción de cereales por satisfacer su escasez.

    Ateniéndose a esta línea y orientación, se estableció el Plan Trienal para la Rehabilitación y el Desarrollo de la Economía Nacional en posguerra (1954-1956) y el pueblo coreano, apretándose el cinturón y desplegando al máximo el espíritu revolucionario de apoyarse en las propias fuerzas, superó las dificultades y cumplió con anticipación el dicho plan.

    Luego, al llevar a efecto los planes quinquenal y sexenal y el septenal (tres veces) para el desarrollo de la economía nacional, obtuvo relevantes éxitos en la obra para asentar sobre el fundamento científico la economía nacional, adecuarla a las condiciones del país y modernizarla. Por efecto, Corea se convirtió en 1961 en un Estado socialista industrial-agrícola apoyado absolutamente en su economía nacional autosuficiente y en 1970 en un Estado industrial socialista. En marzo de 1974 con la promulgación de la ley de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC sobre la abolición completa de los impuestos, restos de una sociedad caduca, Corea fue el primer país exento de los impuestos en el mundo.

    En agosto de 1958, al concluir exitosamente la cooperativización agrícola y la transformación del comercio y la industria privados por vía socialista, en Corea se estableció el sistema socialista. Kim Il Sung planteó tres revoluciones: la ideológica, la técnica y la cultural, como tareas revolucionarias que cumplir después de edificación del régimen socialista. También presentó la transformación de toda la sociedad según las exigencias de la idea Juche como objetivo general de la revolución encaminada a lograr completamente la independencia de las masas populares y el supremo programa del PTC, y por su cumplimiento indicó las tareas de imbuir en todos los miembros de la sociedad la conciencia revolucionaria y de la clase obrera e intelectualizarlos y adecuar la economía nacional a las condiciones del país, modernizarla y asentarla sobre bases científicas.

    Kim Il Sung tomó la iniciativa del gran auge en la construcción socialista y el movimiento Chollima y estimuló a todo el pueblo a superar audazmente las pruebas y dificultades atravesadas en los avances. Bajo el lema “¡Avancemos con la velocidad de Chollima!” planteado por él, la clase obrera y demás trabajadores dedicaron empeños por la movilización de reservas internas y por el aumento de producción y el ahorro al máximo desplegando en alto el espíritu revolucionario de apoyarse en sus propias fuerzas y de tenaz lucha, de suerte que crearon milagros y renovaciones que sorprendieran al mundo en todos los dominios de la construcción socialista. En todos los sectores y unidades de la economía nacional se promovió activamente la creación de la Velocidad de la década de 1980 por alcanzar con anticipación las diez metas perspectivas para la construcción económica socialista presentadas en el VI Congreso del PTC y resaltar los diez años como los de proezas en la construcción socialista.

    Por otra parte, la cultura socialista de Corea se ha florecido y desarrollado más. Se pusieron en vigencia el sistema de enseñanza obligatoria general de 11 años en 1975, la Ley de Crianza y Educación de los Niños de la RPDC en 1976 que afianza legalmente el régimen de criar a todos los menores a expensas del Estado y la sociedad, la Tesis sobre la educación socialista en 1977 y se llevó a vías de hecho la orientación de intelectualización de todos los miembros de la sociedad con el fin de elevar el nivel técnico y cultural de ellos a nivel de los graduados de la universidad. Se abrió una era de plena prosperidad en la película, ópera, drama, novelas y otras ramas literarias y artísticas. Se introdujo en todo el país la transmisión televisora y se construyeron muchos modernos establecimientos culturales que aseguraran suficientemente la demanda cultural de las masas.

    También en la causa de la reunificación de la patria se registraron relevantes éxitos. En 1972 se efectuaron las conversaciones de alto nivel Norte-Sur, se publicó el 4 de julio de 1972 la Declaración Conjunta del Norte y el Sur que comprueba los tres principios de la reunificación de la patria: la independencia, la reunificación pacífica y la gran unidad nacional, como gran programa común, y tuvieron lugar conversaciones y se concertaron convenios en diversas ramas entre el Norte y el Sur. Se activó el intercambio y la cooperación entre los dos como el envío de muchos materiales de socorro a la parte Sur, afectada por inundaciones en 1984. Se fundaron la Alianza Pannacional por la Reunificación de la Patria (APRP) en 1990, cuya misión es alcanzar la gran unidad y la reintegración nacional sobre la base del principio de la independencia, y de manera pacífica, y otras diversas organizaciones, y se efectuaron actos a favor de la reunificación Norte-Sur. Los tres principios de la reunificación de la patria y el proyecto de la fundación de la República Confederal Democrática de Coryo (1980) y el Programa de Diez Puntos de la Gran Unidad Pannacional para la Reunificación de la Patria (1993) presentados por Kim Il Sung se consideran hoy como Tres Cartas que mantener en esa obra.

    En la primera sesión de la V Legislatura de la Asamblea Popular Suprema efectuada en diciembre de 1972 se aprobó la Constitución Socialista de la RPDC y Kim Il Sung fue electo Presidente de la RPDC.

    En el VIII Pleno del V Comité Central del PTC celebrado en febrero de 1974, en reflejo de la unánime voluntad y deseo de todo el pueblo, enaltecieron a Kim Jong Il como único sucesor de Kim Il Sung y miembro del Comité Político del Comité Central del PTC.

    En una histórica circunstancia en que se produjeron nuevos ascensos en los empeños por cumplir el tercer Plan Septenal y llevar adelante la causa socialista, el pueblo coreano celebró en abril de 1992 el 80 aniversario del Presidente Kim Il Sung como la máxima fiesta nacional y gran festival político de la humanidad.

    En defensa del socialismo

    Después del fallecimiento de Kim Il Sung, Líder paternal de la nación coreana en 1994, Estados Unidos se empeñó con frenesí en estrangular a Corea intensificando más que nunca la ofensiva militar contra este país y a la vez ejerciendo de modo tenaz presiones sobre todos los dominios político, económico, ideo-cultural y diplomático. Para colmo de males, las sucesivas catastróficas calamidades naturales le causaron a Corea la escasez de alimentos, combustibles y energías, por lo cual su población se vio obligada a emprender la Marcha Penosa y la forzada.

    Dado que se debía construir el socialismo en medio de la amenaza militar y el asedio por parte del imperialismo, Kim Jong Il tomó la política de Songun como la principal modalidad política. Definió al Ejército Popular como fuerza medular de la revolución e hizo que el ejército, siendo el ejemplar en todas las labores, abriera brecha para la construcción de la economía socialista.

    Los militares, aun en condiciones difíciles, levantando en alto las consignas “¡Encarguémonos tanto de la defensa de la patria como de la construcción socialista!” y “¡Si el Partido decide, lo cumplimos!”, lograron ascensos en la edificación de grandes monumentos como principales centrales hidráulicas y el acondicionamiento de tierra cultivable, mientras se encargaron de importantes sectores de la economía nacional en aras de la prosperidad de la patria y el bienestar del pueblo.

    Kim Jong Il denominó el espíritu que se creó y manifestaba ampliamente en el seno del Ejército Popular como el espíritu revolucionario del militar e hizo que todos los sectores y unidades lo asimilaran con el fin de superar las situaciones difíciles con la fuerza mancomunada de los civiles y militares y traer grandes auges en la revolución y su construcción.

    El pueblo coreano, con la consigna enhiesta “¡Aunque el camino es duro, vamos sonriendo!” venció obstáculos y penas. En virtud del enérgico movimiento masivo por satisfacer la apremiante demanda de la electricidad, se levantaron muchas centrales de grande, mediano y pequeño tamaños. En la agricultura, en fiel acato a las orientaciones del Partido sobre las revoluciones en la semilla y el cultivo de papas y sobre la doble cosecha al año produjeron nuevos ascensos. A lo largo y ancho del país las tierras mínimas, herencias de la sociedad feudal, se convirtieron en grandes parcelas estandarizadas y se consumó la construcción de diversos canales de riego por gravedad, perfeccionando así en más alto nivel la irrigación en el campo. Se crearon muchas granjas ganaderas, piscifactorías y plantas avícolas equipadas con las técnicas de punta. Además se promovió activamente la modernización en la industria siderúrgica y acería, y en todas partes del país se construyeron y renovaron a base de los adelantos técnicos numerosas fábricas de alimentos básicos y otras de industria ligera. Los jóvenes, al construir la Carretera Juventud Héroe (Pyongyang-Nampho) de 40 kilómetros, demostraron su temperamento heroico. Los científicos y técnicos lograron relevantes éxitos en la ciencia básica, la de vitalidad, la informática y otros dominios y con los éxitos en el lanzamiento de satélites y pruebas nucleares pusieron de pleno manifiesto ante el mundo el poderío de la Corea de Juche.

    La política de Songun hizo posible preparar un sólido cimiento para lograr la reintegración nacional de forma independiente y pacífica. Al concederse la primacía en reforzar el poderío militar del país, se frustraron a cada paso los intentos de Estados Unidos y las fuerzas belicistas surcoreanas por provocar una nueva guerra en la Península Coreana, y se aseguraron la paz y la estabilidad en esta región. Entre tanto, en junio de 2000 se celebró el Encuentro Cumbre Norte-Sur, primer evento de su especie en la historia de división nacional, y se dio a luz la Declaración Conjunta Norte-Sur del 15 de Junio, un jalón para la reunificación de Corea. De seguida, se abrió una emocionante época denominada con la referida fecha, en que el Norte y el Sur que llevaban relaciones de enemistad y confrontación por más de medio siglo aspiraran a la cohesión y reunificación estrechándose las manos bajo el lema de Entre nosotros, los connacionales, y tuvo lugar en 2007 otro encuentro cumbre Norte-Sur dando lugar a la adaptación de la Declaración del 4 de Octubre, una plataforma práctica de la Declaración Conjunta del 15 de Junio.

    Nueva era en la obra por la construcción de un Estado potente y próspero

    El deceso tan inesperado, súbito y doloroso del Dirigente Kim Jong Il el 17 de diciembre de 2011 fue la máxima pérdida en la historia coreana de cinco milenios.

    Kim Jong Il fue un destacado teórico e ideólogo, eminente veterano político y gran General de Songun que con sus profundas teorías e ideologías y distinguido arte de mando condujo siempre por el camino victorioso la causa revolucionaria del Juche, un ardiente patriota y generoso padre del pueblo coreano que en su vida entera revolucionaria dedicó gran devoción en aras de la patria y el pueblo. Gracias a él, las inmortales ideas Juche y Songun creadas por el Presidente Kim Il Sung podían expedir sus brillos como idea rectora de la época de independencia; las tradiciones revolucionarias del Paektu se salvaguardaron de modo firme; el poderío del PTC, ejército y Estado llegó al supremo nivel, abriéndose así una era de prosperidad nunca vista en la historia nacional. El mayor mérito de Kim Jong Il consiste en haber defendido de modo seguro el socialismo y preparado un poderoso cimiento político, militar y económico a favor de la eterna prosperidad nacional en los tiempos más duros.

    Hoy el ejército y el pueblo coreanos sienten de corazón que habían venido cumpliendo la revolución enalteciendo al gran hombre como el Sol y padre de la nación y están decididos firmemente a materializar cueste lo que cueste su causa y anhelo.

    Al  frente  dela  lucha  del  pueblo  coreano  por  llevar a  efecto  su  legado  está el Mariscal Kim Jong Un, gran sucesor de la causa del Juche y encarnación de Kim Il Sung y Kim Jong Il en los pensamientos y el arte de dirección, rasgos y virtudes.

    Los solemnes actos festivos por el centenario del Presidente Kim Il Sung efectuados en presencia de Kim Jong Un en abril de 2012 en Pyongyang, retrotrajeron con gran orgullo los últimos cien años de la historia de la nación de Kim Il Sung que ha colocado la dignidad de la patria y del pueblo en una altura que jamás ha conocido en toda su historia y demostraron ante el mundo la firme voluntad del pueblo coreano de coronar una nueva centuria de la construcción de un Estado poderoso y próspero siguiendo el camino de la independencia, de Songun y del socialismo forjado por Kim Il Sung y Kim Jong Il.

    Actualmente el Mariscal Kim Jong Un disfruta de absoluta confianza por el Partido del Trabajo de Corea, ejército y pueblo y se desempeña como Primer Secretario del PTC, Primer Presidente del Comité de Defensa Nacional de la RPDC y Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea.

    En la VI sesión de la XII legislatura de la APS efectuada en septiembre de 2012 fue aprobada la ley “Sobre la aplicación de la enseñanza obligatoria general de 12 años, una medida que encarna los conceptos de Kim Jong Un sobre las posteridades y el porvenir.

    El exitoso lanzamiento del segundo satélite artificial de la Tierra “Kwangmyongsong 3” el 12 de diciembre del mismo año patentiza que Corea que ha dado inicio a la construcción de la potencia socialista acogerá una época de prosperidad en el futuro no lejano.

    El pueblo coreano, también en lo adelante, llevando el mismo propósito y destino que el estimado camarada Kim Jong Un y levantando en alto la bandera roja de la revolución con la firme convicción en la victoria segura, se esforzará con denuedo por construir un Estado socialista próspero y potente en el siglo XXI.

    Posted at 20:14 |  by Manuel Arismendi
    Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.
    back to top