La Asociación de Amistad con Corea, KFA, Chile, se complace en presentarles su reestructurado sitio web, con información sobre la República Popular Democrática de Corea y sus lazos de amistad y solidaridad con los pueblos del mundo.

domingo, 8 de diciembre de 2019

Admiración de Alba Chávez de Alvarado

0 comments
Sra. Alba Chávez de Alvarado (Q.E.P.D)
Numerosas personalidades progresistas de distintas latitudes del mundo le tributan un gran respeto al Presidente Kim Il Sung (1912-1994), fundador de la Corea socialista. Figura entre ellas la ecuatoriana Alba Chávez, ex presidenta del Instituto Latinoamericano de la Idea Juche.

En sus memorias Presidente Kim Il Sung y el socialismo de Corea publicada en enero de 1991, Alba Chávez escribió: Quisiera decir a los especialistas de ciencias sociales del mundo que el único camino a seguir por el mundo de 5 400 millones de habitantes de hoy, 8 500 millones en 2025, 10 000 millones en 2050, es el socialismo de Corea guiada por el gran Líder    Kim Il Sung.

Es la exposición de su confianza de que la humanidad debe marchar por el camino del socialismo al estilo coreano centrado en el hombre que encarna la idea Juche y actualiza la aspiración e ideal de las masas populares.

Entonces, ¿de dónde viene ese criterio?

En mayo de 1990 ella, en compañía de su esposo e hijos, visitó por cuarta vez a la RPD de Corea.

Recorriendo varios lugares llegó a convencerse de que el socialismo de Corea donde el pueblo trabajador, otrora reprimido y humillado por largo tiempo, se aprecia como un ente más valioso siendo dueño de la sociedad con todo a su servicio es un faro de esperanza de la humanidad.

Durante su estancia en Pyongyang, tuvo la fortuna de ser invitada a la Primera Sesión de la IX Legislatura de la Asamblea Popular Suprema de la República Popular Democrática de Corea.

En la sesión el Presidente Kim Il Sung pronunció el histórico discurso de orientación política: Manifestemos en alto grado la superioridad del socialismo en nuestro país, cuyas frases se grabaron letra por letra en la mente de Alva Chávez.

El Presidente aclaró que el socialismo coreano es un socialismo centrado en el hombre e impregnado de la idea Juche y su característica principal la constituye su autenticidad popular, dado que las masas populares son sus genuinas dueñas y todo se pone a su servicio, y esclareció las vías para verificar la causa socialista.

Alva Chávez se quedó muy conmovida.

Por aquel tiempo, resurgía el capitalismo en los países socialistas de Europa Oriental, los imperialistas vociferaban ruidosamente sobre el “fin” del socialismo en el planeta y se escuchaban voces de preocupación por la existencia y el avance del socialismo.

Fue precisamente cuando el Presidente Kim Il Sung comprobó la superioridad del socialismo, la inevitabilidad de su victoria y la derrota del imperialismo, y aclaró la necesidad de mantener invariable la bandera socialista.

El abuelo de Alva Chávez, adepto del ideal socialista, fundó el Partido Socialista del Ecuador y libró enérgicas actividades por materializar ese ideal, y su padre, líder del movimiento obrero, hizo todos los esfuerzos para realizar el socialismo en su país. Influenciada por sus antecedentes, ella emprendió el mismo camino. En esos días tuvo que sufrir la vida carcelaria y en el exilio. Se esforzó tanto en busca del camino a seguir para realizar el ideal socialista al que anhelaba tanto su familia, generación tras generación y por fin, llegó a conocer la idea Juche creada por el Presidente Kim Il Sung.

Ella pensó que solo el Presidente, personificación del gran amor al hombre y el pueblo, pudo presentar la original teoría socialista y establecer la sociedad socialista en Corea.

Posteriormente ella escribió: El Presidente Kim Il Sung, diciendo que él ha venido haciendo la revolución y su construcción con el amor al pueblo y siendo objeto del amor de este, manifestó que, como escribió en sus memorias, el pueblo era maestro y doctor y en el pueblo estaban la filosofía y la economía política y que, si le hubiera siquiera un momento para desatender la vinculación con el pueblo y olvidar la existencia del este, no habría guardado hasta la fecha el genuino e inmaculado amor al pueblo. Y sonriendo, expresó con profunda significación que él trabajaría siempre con el billete para el viaje hacia el pueblo.

Es de todo corazón el respeto y veneración de Alva Chávez hacia el Presidente Kim Il Sung, poseedor de gran confianza y amor al pueblo.