La Asociación de Amistad con Corea, KFA, Chile, se complace en presentarles su reestructurado sitio web, con información sobre la República Popular Democrática de Corea y sus lazos de amistad y solidaridad con los pueblos del mundo.

jueves, 12 de diciembre de 2019

"¡Que no me esperen ningún cambio!"

0 comments
Después del inesperado fallecimiento del gran Líder Kim Il Sung en julio de 83 (1994) de la era Juche, la atención de todo el mundo se dirigió a Corea.

Precisamente a esta altura, un día de octubre del mismo año, el gran General Kim Jong Il señaló a los directivos que debían defender resueltamente y abrillantar las proezas revolucionarias del gran Líder al igual que éste estaba vivo, y cumplir de cabo a rabo la revolución y la construcción según su propósito y a su modo.

Posteriormente, el primero de noviembre del mismo año, él publicó su famosa obra "El socialismo es ciencia" en que argumentó la cientificidad, la veracidad y la fuerza atractiva del socialismo y aclaró el principio a mantenerse en el proceso revolucionario y constructivo por los partidos revolucionarios de la clase obrera y los métodos y las medidas de su lucha.

Días después, él afirmó que la publicación de su trabajo "El socialismo es ciencia" declaró que su idea es roja, y no hay que ceder ni en lo mínimo el principio revolucionario.

A principios de diciembre del propio año, volvió a subrayar a los cuadros:

"Debemos seguir sólo el camino de la revolución forjado por el gran Líder por muy abrupto que sea y si bien esté minado. No tenemos desviarnos de su ruta ni un paso."

En febrero de 1996, declaró ante los funcionarios su inmutable determinación: "¡Que no me esperen ningún cambio!".

Esta declaración interpreta fielmente la invariable y férrea voluntad del gran General de promover con vigor y llevar a cabo al estilo del Líder la causa revolucionaria del Juche.