La Asociación de Amistad con Corea, KFA, Chile, se complace en presentarles su reestructurado sitio web, con información sobre la República Popular Democrática de Corea y sus lazos de amistad y solidaridad con los pueblos del mundo.

jueves, 13 de febrero de 2020

Título de Generalísimo ofrecido por el pueblo

0 comments

El gran General Kim Jong Il defendió honrosamente el destino de la patria socialista y la nación, fortaleciendo y desarrollando desde hace mucho tiempo el Ejército Popular de Corea fundado por el gran Líder Kim Il Sung como una invencible hueste revolucionaria.

Convencido de que hacía falta estar versado de los asuntos militares, para hacer la revolución, mientras existía el imperialismo en el mundo, se esforzó constantemente por adquirir ricos conocimientos de la esfera desde la época estudiantil.

También en los días de su trabajo en el Comité Central del Partido, él leyó con avidez las obras del gran Líder y otras publicaciones referentes al dominio militar, lo cual le ayudó a tener los conocimientos multifacéticos y abundantes.

Prestó además profunda atención a formar al Ejército Popular como un colectivo de valerosos combatientes capaces de vencer uno a cien enemigos y dispuestos de los omnipotentes medios ofensivos y defensivos a nuestro estilo, que se corresponden a cualquier tipo de la guerra moderna.

Durante su visita a las tropas, él decía que lo más importante para el Ejército Popular era concentrar su principal fuerza en la intensificación del entrenamiento, y que si el valiente combatiente sería héroe en la guerra, lo será quien se preparara bien para ésta en el tiempo ordinario.

Enseñó además la vía para preparar firmemente a los militares como competentes de cumplir la tarea de combate en cualquier circunstancia, al avivar aún más el fervor de entrenamiento.

Gracias a los incansables desvelos y esfuerzos del gran General, nuestras fuerzas armadas revolucionarias se han fortalecido de modo extraordinario.

Por eso, se le confirió el título de Generalísimo de la RPDC, el 14 de febrero de 101 (2012) de la Era Juche, de acuerdo a la unánime voluntad del pueblo coreano.